Público
Público

Isabel Díaz Ayuso Covid-19 Ayuso, en el peor momento de su mandato  tras una semana llena de errores, rectificaciones y tensiones con Cs

Semana negra para la presidenta madrileña. Este jueves ha dimitido la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuertes, después de que el gobierno regional decidiera solicitar su paso a la Fase 1

El recopilatorio de exabruptos políticos de Isabel Díaz Ayuso
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Diaz Ayuso.

marta monforte

Semana negra para la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Pese a que la dirigente popular siempre presume de que su Gobierno "ha ido una semana por delante" del Ejecutivo central y es "ejemplo de gestión" para otras autonomías, la decisión de solicitar permiso para entrar en la Fase 1 de la desescalada el próximo lunes 11 de mayo -ha provocado la dimisión de la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes, según ha podido confirmar Público. Un terremoto político en una semana plagada de errores y rectificaciones por parte de la presidenta madrileña.

A día de hoy, Madrid concentra los peores datos de nuevos contagios, fallecidos y hospitalizaciones junto a Catalunya y Castilla y León. La diferencia entre estas comunidades autónomas es que la región madrileña es la única que ha pedido pasar a la fase 1, pese a ser la tercera región con más nuevos contagios detectados por PCR. Tras la dimisión de Fuentes, Ayuso, en lugar de ofrecer una explicación, ha señalado que no había tenido "ocasión de hablar" con ella y ha presumido de que había tomado la decisión de reestructurar la Consejería de Sanidad.

"Lo que sí que quiero hacer que es poner a los mejores", ha señalado la regidora madrileña, que no ha agradecido el trabajo de Fuentes al frente de la dirección en público. La Comunidad de Madrid ha decidido nombrar al doctor Antonio Zapatero, director hasta la pasada semana del hospital de Ifema, como viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-1, y que también se encargará de sustituir a Fuertes al frente de la Dirección General de Salud Púbica.

La decisión de presentar dicha solicitud al Gobierno provocó un choque en el Ejecutivo regional. A primera hora de la mañana del miércoles, Ayuso expresó sus dudas a la idoneidad de que la comunidad pasara de fase. En un entrevista en RNE, la regidora defendió que Madrid no estaba preparada, ya que el número de camas ocupadas en las UCI continuaba estando por encima de lo habitual, con 610, cuando habitualmente hay unas 400. Una decisión compartida por Fuertes.

Sin embargo, tras un largo debate, que tuvo que ser pospuesto, y que enfrentó las dudas de Ayuso con la insistencia de Ignacio Aguado, su vicepresidente (Cs), favorable a dar el paso, se decidió presentar la propuesta al Ministerio de Sanidad, que es a quien compete decidir si la región está preparada. Desde el entorno de la presidenta señalan a este diario que Ayuso habría preferido ser más conservadora en esta decisión, pero que el empeño de Aguado acabó por decantar la balanza.

Según explican fuentes cercanas a Aguado, Ayuso y miembros de su Ejecutivo habían defendido durante la pasada semana que Madrid sí estaba preparada

En Ciudadanos tienen otra versión de los hechos. Según explican fuentes cercanas a Aguado a Público, Ayuso había defendido durante la pasada semana que Madrid sí estaba preparada y también lo hacían otros miembros de su Ejecutivo. Es más, recuerdan que la presidenta madrileña cuestionó la idoneidad de continuar con el estado de alarma: "Todos los días hay atropellos y no por eso prohíbes los coches", dijo. "Dice una cosa y la contraria. Y así todo", lamentan las citadas fuentes.

El masivo acto en Ifema, las culpas y la rectificación

El acto de cierre del hospital de Ifema el pasado viernes provocó que la Delegación del Gobierno en Madrid abriera una investigación por la aglomeración de personas  por una posible vulneración del Real Decreto sobre el estado de alarma por no respetar las normas de distanciamiento social. Pese a que fue la Comunidad de Madrid la que invitó a los diputados de la oposición, la primera reacción del Gobierno de Ayuso fue culpar a Podemos de la aglomeración por "convocar a sanitarios" que no trabajaban allí para "hacer bulto".

Finalmente, la presidenta madrileña acabó admitiendo que había invitado a demasiadas personas a dicho acto. "Tuvieron que ser menos", señaló, pidiendo perdón por las imágenes, que se hicieron rápidamente virales. La oposición en bloque criticó duramente el acto y acusaron a Ayuso de convertir en el acto en un "espectáculo" con la presidenta de la Comunidad y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, subidos a bordo de un "food truck", una furgoneta con comida, para repartir bocadillos.

Los menús de Telepizza y Rodilla

La Comunidad de Madrid ha decido, después de casi dos meses, dejar de alimentar a los niños y niñas más vulnerables de la región con menús de comida rápida y buscará una alternativa a partir del 18 de mayo. El vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, agradeció el gesto a la dirigente autonómica a través de de Twitter y Ayuso se apresuró a replicarle en la misma red social.

La semana pasada, la presidenta regional defendía que los menús infantiles diarios "les encantan" a los niños, un criterio que rehúsa las advertencias de los nutricionistas, que han afeado la "escasa variedad" y la abundancia de hidratos de carbono. Ante las críticas por la contratación de Telepizza y la cadena de sándwiches Rodilla, Ayuso acabó justificando que no había tenido mucho margen, a pesar de que ya ha transcurrido un mes y medio desde que se puso en marcha esta medida y no fue hasta es mismo martes cuando Aguado admitió que los menús no son saludables y que la Comunidad de Madrid se estaba planteando sustituirlos.

Ayuso rectifica y se compromete a renovar a los profesionales sanitarios

Ayuso aseguró este martes que renovará hasta diciembre a los 10.000 profesionales sanitarios que el Gobierno regional ha contratado para la crisis sanitaria del coronavirus y a los que vencía el contrato en mayo y junio. La presidenta madrileña enmendó, así, las palabras del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que no se comprometió a garantizar la continuidad de los sanitarios.

Ante un posible repunte de casos por la desescalada, Ayuso defendió que Ifema se mantendrá "preparado" por si hay que activarlo por un repunte mientras buscan alternativas. "Tendremos que aprender a convivir con menos libertad pero con la libertad de salir", dijo.

Las tensiones con su socio de Gobierno, Ciudadanos

La ausencia de Ayuso en el Consejo de Gobierno del miércoles no gustó a su socio, Ciudadanos. La dirigente popular decidió dejar la reunión para acudir a un minuto de silencio en un hospital, algo que ya ha hecho varias veces en la reunión semanal de los presidentes autonómicos con Pedro Sánchez. Durante esta emergencia sanitaria, la relación entre ambos partidos se ha agrietado.

El principal motivo de este choque fue la gestión de las residencias de ancianos, que ya han sobrepasado las 6.000 muertes por la covid-19, entre críticas del Consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero (Cs), encargado del área, a la falta de medicalización de los centros. El pasado día 26 de marzo, Reyero fue apartado de la gestión, de las que pasó a hacerse cargo el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP). A día de hoy, desde Cs siguen defendiendo que hace falta reforzar el personal sanitario en los geriátricos madrileños mientras que Ayuso presume de que ya se ha hecho.

A los 'naranjas' también les han molestado lo que consideran desplantes de Ayuso a las peticiones de Aguado, como su petición para que los niños salieran a pasear, o el hecho de que los populares no consensuaran con Cs el documento de desescalada. También criticaron el masificado acto de cierre en Ifema. Desde la formación naranja culpan a la presidenta de la mala gestión de aquel acto.

Más noticias de Política y Sociedad