Público
Público
Únete a nosotros

Podemos La izquierda explora un "pacto de no agresión" si no logra una candidatura única

La reunión organizada por Izquierda Unida constata las diferencias entre las formaciones, con el pretexto de la Operación Chamartín, y pone en duda la posibilidad de lograr una candidatura única.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Pablo Iglesias conversa con Alberto Garzón en el Hemiciclo del Congreso, en presencia de Íñigo Errejón / EFE

La reunión que ha convocado este lunes Izquierda Unida para avanzar hacia una candidatura de unidad de las fuerzas de la izquierda en la Comunidad de Madrid ha servido para que los distintos partidos comiencen a reflexionar sobre la posibilidad de concurrir por separado a las elecciones autonómicas.

Aunque el encuentro se ha desarrollado con buen tono, las fuerzas han constatado las diferencias que las separan y la complejidad de aunar las diferentes demandas en un acuerdo programático que pueda sentar las bases para una confluencia. La mayoría de los partidos insiste en que esta es una primera puesta en común y avanzan la intención de mantener más encuentros.

Sin embargo, tras la reunión, ha habido un cambio sustancial con respecto a las declaraciones realizadas la pasada semana, y es que ya se habla, todavía de una forma un tanto velada, de un escenario en el que haya varias candidaturas a la izquierda del PSOE. IU Madrid ha organizado el encuentro en base a un documento que, precisamente, reconocía estas “diferencias”.

Como consecuencia de asumir que quizá no se logre cerrar una coalición, desde las diferentes fuerzas ya se perfila un “pacto de no agresión” que les permita competir haciendo un frente común ante las derechas.

Los posicionamientos que han tenido lugar antes y después de la reunión han contribuido a dotar de relevancia estas diferencias y a que, a pesar de la declarada “voluntad de acuerdo”, se empiece a pensar en otros escenarios. Desde IU Madrid se anunció antes del encuentro que iban a solicitar a las diferentes fuerzas, incluida Más Madrid, la paralización de la Operación Chamartín.

El líder de la formación, Alberto Garzón, y el exconcejal de IU en el Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato alertaban este lunes en una tribuna en “El País” del riesgo de seguir adelante con el proyecto urbanístico “tal y como se plantea en estos momentos”, ya que, a su juicio, se está desarrollando “sin garantías para la gestión eficiente del patrimonio público”.

Desde Izquierda Unida Madrid admiten que la paralización de este proyecto urbanístico, renombrado por Manuela Carmena como “Madrid Norte”, es una línea roja, por lo que el margen para negociar con el Más Madrid que representa al tándem Carmena-Errejón se redujo sobremanera antes de que comenzase el encuentro.

El responsable de relaciones políticas de IU Madrid, Álvaro Aguilera, aseguraba al término de la reunión que, aunque “nadie ha dicho que no” al freno de la Operación Chamartín, hay “diferencias políticas de fondo” respecto al mismo. Desde el partido aseguran que Más Madrid se ha comprometido a estudiar una propuesta en los próximos días, pero el acuerdo está lejos de ser fácil.

La Colegiada del partido en Madrid celebrará este martes una reunión para reflexionar sobre el contenido de las negociaciones y tomar deciciones. La plataforma de Errejón y Carmena enfoca el resultado de la reunión desde la misma posición que han mantenidos en las últimas semanas: la invitación al resto de fuerzas a sumarse a su proyecto. “Nos emplazamos a seguir con las negociaciones y mantenemos voluntad de acuerdo. Seguimos con la mano tendida para el acuerdo, no damos por cerrado nada, y seguimos invitando a todos y a todas al proyecto”, insisten desde la formación.

La reunión no es el final de las negociaciones

Pero también reiteran que de no alcanzarse el acuerdo concurrirán a las elecciones con sus siglas y su proyecto. Desde Equo se ha querido insistir en que “aún hay tiempo para llegar a acuerdos y conformar una candidatura unitaria, fuerte, plural y diversa para las próximas elecciones municipales y autonómicas”.

“Esta reunión no agota la vía para continuar las negociaciones y hay que seguir trabajando en la línea de tender puentes entre todos los actores políticos”, ha afirmado el coportavoz de Equo Madrid, José Luis Nieto.

La posición más contundente, y también la que más se ha desmarcado del acuerdo, procede de Anticapitalistas. La corriente de Podemos, al margen del partido en Madrid desde el pacto que sirvió para organizar las primarias que hicieron candidato a Errejón, ha optado por rechazar cualquier candidatura que incluya a Más Madrid.

“No vamos a legitimar ni acompañar un proyecto con el que no compartimos ni las formas personalistas ni su programa de centro izquierda progresista”, afirman desde el movimiento Anticapitalistas, que han sido los más claros a la hora de contemplar un escenario sin una candidatura de unidad: “cuando hay una separación en el terreno estratégico y programático, lo lógico es que los espacios políticos también se bifurquen sin dramas y busquen construir experiencias de manera independiente”.

"Cuando hay una separación estratégica, lo lógico es que los espacios políticos se bifurquen sin dramas"

En esta línea, aseguran compartir con IU “la necesidad de un proceso programático democrático y tejido desde las asambleas, con primarias participativas, y que asuma la paralización de la Operación Chamartín, que prime lo colectivo frente a los personalismos y hable de política con mayúsculas”.

Pero Anticapitalistas en Madrid ha ido un paso más allá y ha pasado del rechazo a Más Madrid a una advertencia a Podemos: “No hay que excluir a nadie que acepte trabajar un proyecto colectivo con normas iguales para todos, desde la democracia y la cooperación. En ese sentido, la dirección de Podemos no puede pretender dictar sus prioridades y tendrá que cambiar el chip si no quiere quedarse aislada”.

La complejidad de integrar a todas estas fuerzas en una sola candidatura la había manifestado de forma indirecta Podemos antes de la celebración de la reunión, al rehusar la invitación de IU. Los de Iglesias defienden que la gestora del partido en Madrid está construyendo su propia candidatura y programa, y que, tras este proceso, hablarán con el resto de fuerzas.

Más noticias en Política y Sociedad