Público
Público

La izquierda tiende puentes para investir a Lambán en Aragón

Chunta, Podemos e IU obvian los puntos inasumibles del acuerdo con el que PSOE y Par pretendían atraer a Ciudadanos para buscar unos puntos de coincidencia programática que los socialistas esperan que cuajen en los próximos diez días.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El socialista Javier Sada Beltrán es felicitado por el presidente en funciones de Aragón, Javier Lambán, tras ser proclamado presidente del Parlamento aragonés.

“Es evidente que hay diferencias, pero se trata de buscar sintonías”, sostiene el presidente de Chunta Aragonesista (Cha) y consejero de Vertebración del Territorio de Aragón, José Luis Soro. “Se trata de buscar no solo lo que nos separa para tener un Gobierno de izquierdas”, anota la portavoz de Podemos-Equo, Maru Díaz.

Ambas formaciones apostaron este jueves, tras el pleno de constitución de las Cortes de Aragón, por explorar vías de entendimiento para investir de nuevo como presidente de la comunidad a Javier Lambán (PSOE) momentos después del primer ensayo de sintonía, que culminó con una mayoría de izquierdas en la mesa de las Cortes en el pleno inicial de la décima legislatura autonómica.

Los partidos situados a la izquierda del PSOE comienzan a difuminar lo que hace unos meses habrían sido ‘líneas rojas’ para buscar puntos de entendimiento y cerrar, si no sendos acuerdos de Gobierno, sí una investidura de Lambán, en cuyo ejecutivo, una vez descartada la repetición de las elecciones, sí estará presente el Par (Partido Aragonés) de Arturo Aliaga. Con este, que cortocircuitó cualquier opción de una versión local del pacto a la andaluza, los socialistas tienen cerrado un acuerdo de bases al que, tras rechazar Ciudadanos sumarse para generar una mayoría estable, han invitado a sumarse a Podemos, a Cha y a IU.

Esas “bases programáticas para un acuerdo de gobernabilidad”, sin embargo, contienen algunos ingredientes con contraindicaciones para las posiciones que históricamente han mantenido esas formaciones políticas, caso de la unión de las estaciones de esquí del Pirineo; la apuesta por la autopista eléctrica que atravesaría la cordillera, a la que las Cortes mostraron su oposición la pasada legislatura, y, también, la creación de 25.000 nuevas hectáreas de regadío ante la reducción de los recursos hídricos que el cambio climático y la presión de una agricultura cada vez más industrializada están provocando en la comunidad.
Sin embargo, la realidad de un parlamento más plural que nunca con ocho grupos políticos, el riesgo de que un desacuerdo o un cruce de vetos pueda llevar a una repetición de elecciones de incierto resultado y, también, la presencia en la cámara de la ultraderecha de Vox, cuyos tres diputados inclinarían a la derecha una balanza de los bloques que defienden el Estatuto, han hecho que la izquierda opte por el pragmatismo.

Posiciones abiertas a negociar

IU es, en este aspecto, el partido más crítico con el acuerdo inicial de PSOE y Par. “La unión de las estaciones y la autopista eléctrica son dos locuras indicativas de un modelo que depreda el medio ambiente”, señaló su coordinador autonómico y diputado, Álvaro Sanz, que matizó que “ahora mismo en nuestra organización no hay una decisión favorable a la investidura”.

“Ese pacto no nos vincula ni nos condiciona”, anotó sobre las bases PSOE-Par Sanz, cuya organización, no obstante, se inclina por “negociar un acuerdo con el PSOE en el que entrarán asuntos económicos y ambientales”.

Cha y Podemos-Equo, por su parte, dejan claro que sus posiciones en esos asuntos no se han movido. “Cha sigue defendiendo lo que defendía; en algunos casos, desde hace 33 años”, dijo Soro, que añadió que “Chunta no ha perdido su esencia por estar en el Gobierno” esta legislatura. No obstante, se refirió a las bases de PSOE y Par como “un buen documento de partida” del que se pueden borrar contenidos y que admite que se le añadan otros.

“Podemos sigue siendo el mismo que la pasada legislatura”, señaló Díaz, quien, en otro inicio del viraje al pragmatismo, apuntó que “no se trata solo de poner líneas rojas sino también líneas moradas” que hagan posible un acuerdo.

“El tiempo empieza a correr”

El nuevo portavoz del PSOE, el consejero de Presidencia en funciones, Vicente Guillén, apuntó que la pluralidad de la cámara, que solo iguala la de Balears, “va a requerir de mucho esfuerzo, mucho diálogo y mucho talante”. “Va a ser divertida, les vamos a dar juego suficiente”, pronosticó a los medios de comunicación.

Fuentes del PSOE dejaron entrever que sus cálculos apuntan a que el pleno de investidura pueda celebrarse en los primeros días de julio, una vez concluya la primera ronda de consultas, que debe cerrarse en los diez días siguientes a la constitución de las Cortes.

“El tiempo empieza a correr”, destacó en ese mismo sentido Soro, para quien “después de los votos de hoy las cosas están claras. Hay que agilizar las conversaciones para crear una alternativa programática y de gobierno”.
Antes de esa fase política, la izquierda se testó este jueves (y sus vísperas) con la aritmética, a la que, finalmente, le sacó un buen rendimiento.

Aunque con un matiz relevante: tanto el presidente de la cámara, Javier Sada, del PSOE, como su compañera y vicepresidenta María Rodrigo fueron apoyados, además de por su partido, por Podemos, Cha, IU y el Par (36 votos de 67), mientras que esta última formación fue la única de las cinco que no votó a Itxaso Cabrera, de los morados, para una de las dos secretarías, en lo que supone un anticipo de las reticencias de los aragonesistas de centro-derecha a que estos últimos puedan entrar en el Gobierno de Lambán.

La entrada de Podemos en el ejecutivo, o su apoyo a la investidura de Lambán con un acuerdo programático, es si no la principal, una de las mayores incógnitas que despejarán los contactos de los próximos días.

Vox no apoya a PP ni C’s

Las votaciones para la mesa ofrecieron otro dato llamativo: los tres diputados de Vox no apoyaron ni al candidato de Ciudadanos a la vicepresidencia, Ramiro Domínguez, ni al del PP, Jesús Fuertes, para la secretaría, en un gesto que algunas fuentes interpretan como una ‘represalia’ por seguir sin entrar en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza tras haber resultado sus dos concejales decisivos para investir al conservador Jorge Azcón como alcalde.

Esa formación fue la destinataria de varios dardos del breve discurso que pronunció Sada tras ser elegido, en el que afirmó que “tiene que ser una prioridad acabar con esta lacra e impedir su olvido u ocultación con denominaciones que esconden lo que son: asesinatos machistas”.

Sada calificó el autogobierno derivado del Estatuto como “un formidable instrumento” que “nos permite y nos obliga a desarrollar las potencialidades de nuestra tierra”. “Defender el autogobierno, el Estatuto de autonomía, defender a Aragón y los aragoneses es lo mismo, y es la tarea fundamental que tenemos encomendada este parlamento”, dijo.

Más noticias en Política y Sociedad