Público
Público

Juicio independencia Jordi Sànchez niega el "asalto" a la Consellería de Economía: "No hubo ningún riesgo para nadie"

El presidente de la ANC declara en la recta final de los interrogatorios a los 12 procesados en la causa que debe enjuiciar el Tribunal Supremo. Afea a la Guardia Civil que dejara "armas largas" en los vehículos en la concentración del 20 de septiembre de 2017, clave en el relato sobre la "violencia" en el procés de Fiscalía y la acusación popular de Vox.

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5

Jordi Sànchez.

Se declara un "preso político de conciencia", pero ha decidido responder a las preguntas de la Fiscalía y la Abogacía del Estado para intentar desmontar las acusaciones en su contra ante el Tribunal Supremo, en el marco del juicio al procés.  

Sànchez afea a la Guardia Civil que dejara armas en los coches: "No es mi responsabilidad tener que proteger unas armas ni los vehículos"

Jordi Sànchez, expresidente de la Assamblea Nacional Catalana, ha cargado este jueves contra el relato de la Fiscalía, y ha negado que hubiera un "asalto" a la Consellería de Economía el 20 de septiembre de 2017. Esta protesta es fundamental en su relato, ya que el Ministerio Público y la acusación popular que ejerce el partido ultraderechista Vox consideran que en esta jornada se localiza el mayor exponente de la supuesta "violencia" del procés, clave para desmontar o mantener la acusación por rebelión a la que se enfrentan varios procesados, entre ellos el presidente de la ANC, para quien el Ministerio Público pide 17 años de cárcel.

Fue una concentración contra los registros judiciales, pero no pretendía "impedirlos". Además, hubo "tensión", especialmente al final, pero no "violencia". "No hubo ni un lanzamiento de objetos que dañaran no sólo a un agente de la Guardia Civil o de los Mossos, ni tan solo la puerta".

En su interrogatorio, ante preguntas del fiscal Javier Zaragoza, Sànchez ha negado que las decenas de miles de manifestantes concentrados ante la sede de Economía infligieran ningún daño a los agentes, que dificultasen el trabajo de la comitiva judicial que registraba la Consellería, o que les impidiesen abandonar el edificio. Que la secretaria judicial abandonara el edificio accediendo a la azotea de un inmueble colindante obedece, según su relato, a que tenía "la percepción de falta de seguridad", si bien insistía en que "esta percepción" no era "real". 

Al fiscal: "No por repetir que los vehículos tienen daños de gravedad tienen más gravedad de la que tienen"

"No hubo ningún riesgo para la integridad física de ninguna persona, ningún daño en el edificio", "nada", venía a decir, que permita sustentar el relato de que se intentó ejecutar "un asalto" al inmueble: "La prueba es que no se produjo ningún asalto", apostillaba.

Si ha reconocido y criticado los daños a varios vehículos de la Guardia Civil estacionados en las inmediaciones de la Consellería: "No voy a justificar la violencia sobre esos vehículos", decía, incidiendo en que esta "acción concreta" no puede servir para "criminalizar una movilización de miles de personas que se manifestaban de forma cívica".

Al reanudarse la sesión a primera hora de la tarde, mientras el fiscal exhibía fotografías de los vehículos dañados, Sànchez insistía: "Es lamentable, criticable, denunciable" que se dañaran esos coches, pero estos daños, causados por "unos pocos", no son imputables a los miles de manifestantes pacíficos concentrados. "No por repetir que los vehículos tienen daños de gravedad tienen más gravedad de la que tienen", espetaba al fiscal. 

Además, el presidente de la ANC ha afeado a la Guardia Civil que dejara "armas largas" en los coches patrulla. Según su relato, un teniente de la Benemérita le refirió estos hechos, y él informó al major de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero: "Haré lo que buenamente esté en mis manos para evitar males mayores, pero no es mi responsabilidad tener que proteger unas armas ni los vehículos". Esta situación, apuntaba, le generó "una tensión como pocas veces había sentido", si bien también ha insistido en que "garantizar el orden público" es la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. 

Su interrogatorio ha monopolizado la mayor parte de la sesión esta mañana, extendiéndose también durante la tarde. Sànchez es el antepenúltimo de los procesados en comparecer ante la Sala segunda de Lo Penal, y ha tomado el testigo del exconseller Santiago Vila, que abrió con su declaración esta sexta jornada de juicio. 

"Puedo ser independentista, pero no idiota"

El fiscal Zaragoza ha puesto especial énfasis en los daños a los vehículos policiales, produciéndose varios rifirrafes entre el representante del Ministerio Público y el presidente de la ANC en relación a este asunto. Sànchez ha reconocido que hubo 6 vehículos dañados, mientras el fiscal Zaragoza insistía en que eran 7.

Y, cuando el fiscal ha sugerido que Sànchez señalaba a los propios agentes como autores de estos daños, el que fuera candidato frustrado a la investidura como president de la Generalitat ha negado la mayor: "Puedo ser independentista ,pero no idiota. Los guardias civiles no dañaron los vehículos, que no se llegue a afirmaciones que yo no he dicho", espetaba al fiscal. 

Además, cuestionado por la decisión de la ANC de respaldar el referéndum pese a su suspensión por parte del Tribunal Constitucional, Sànchez ha defendido que no incumplieron la legalidad. "El derecho a la autodeterminación no es un acto ilegal", zanjaba. 

(Habrá ampliación)

Más noticias en Política y Sociedad