Público
Público

Jorge Fernández Díaz El exministro Fernández Díaz niega las cloacas en su libro y asegura que nunca dijo "esto te lo afina la Fiscalía"

"Pretender que en un Estado democrático y de derecho como el español, la Fiscalía está a la orden de un ministro del Interior solo puede caber en la cabeza de alguien que actúa con mala fe o es un ignorante, o ambas cosas a la vez", escribe en sus memorias políticas el extitular de Interior, que asegura que "la policía patriótica" nunca existió.

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, durante el pleno del Congreso. EFE

marta monforte jaén

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz acaba de presentar sus memorias políticas, lo ha hecho acompañado del que fuera presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su etapa a cargo del Ministerio. En 'Cada día tiene su afán' -el título de esta obra- recoge anécdotas e impresiones de sus cuarenta años dedicados a la vida pública. Y en ella, dedica unas cuantas páginas Público, después de que este medio revelase, en plena campaña tras la repetición electoral de 2016, extractos de una conversación que mantuvo con el jefe de la Oficina Antifraude catalana para fabricar escándalos contra dirigentes independentistas.

En esas reuniones el ministro del Interior explica claramente a su interlocutor, Daniel de Alfonso Laso, sus intenciones de filtrar a la prensa investigaciones sub judice, y de hacer que "la Fiscalía afine" esas causas, que involucraban a Francesc Homs, exconsejero de Presidencia, y a dos cuñadas de Felip Puig, ex alto cargo en el Ejecutivo de Jordi Pujol y Artur Mas.

"De Felip Puig yo tengo una cosa, las dos cuñadas [...], que eran categoría D, pasaron a ser C y por un decreto firmado por Francesc Homs, se las colocó como eventuales e interinas [...] en el nivel A-27. Y eso lo tengo cerrado ya, por eso he traído el maletín, para mostrártelo. [...] Se las nombra porque sí sin esperar a que salga el concurso resuelto y además se hace por dos ocasiones", le dijo de Alfonso.

A lo que el entonces ministro le responde: "Ahí quedan fatal Felip Puig y Homs. Eso políticamente le hace mucho daño" a Homs, quien está "en el límite de la prevaricación". Mientras que de Alfonso expresa ciertos reparos a la difusión del caso, el ministro le tranquiliza: "Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión", respondió el ministro en la charla grabada en 2014, poco antes de la consulta del 9-N.

Sin embargo, y a pesar de que de Alfonso le responde que si tiene el visto bueno de la Fiscalía cierra los informes en tres semanas, Fernández Díaz niega que pronunciara esa frase y asegura que las grabaciones están "manipuladas". "Fue muy comentado el pasaje de la grabación en que, según su versión, yo decía a mi interlocutor que no se preocupara que eso 'te lo afina la fiscalía'", escribe en sus memorias. Y prosigue: "Como dije en la comisión parlamentaria: 'Pido a la comisión que solicite a la fiscalía un examen peridical acerca de si dije o no lo de 'afina' o si, como sostengo, lo que dije fue más bien 'en fin a...'.

El extitular de Interior asegura de que no era consciente de que lo estaban grabando porque, de ser así, "hubiera sido más escrupuloso, más preciso y menos coloquial", pero, al mismo tiempo, señala que le habían informado previamente de  que la conversación podría ser grabada. "Fue un comentario al paso al que no presté mayor atención, entre otra cosas porque nunca he grabado a nadie", escribe.

"Campaña teledirigida de acoso y derribo"

Fernández Díaz niega la existencia de las cloacas en las dependencias del Ministerio y califica de "delirante" que se le creyera con el poder para manejar al poder judicial. "Pretender que en un Estado democrático y de derecho como el español la Fiscalía está a la orden de un ministro del Interior solo puede caber en la cabeza de alguien que actúa con mala fe o es un ignorante, o ambas cosas a la vez".

"Es obvio que la operación periodística contra mí tenía unas intencionalidades políticas muy claras. En primer lugar, destruirme personal y políticamente, pero, de paso, también erosionar al PP, ,sobre todo de cara a aquellas elecciones", escribe el ex dirigente del PP. Sin embargo, no dimitió de su puesto ni Rajoy pidió su cabeza, como se congratula a renglón seguido. "Al final no consiguieron sus objetivos, pues el PP obtuvo el 33% de los votos. Ni a mí me hicieron un daño real ni, mucho menos, afectaron a las aspiraciones electorales del PP".

Fernández Díaz: "No existió la 'Operación Catalunya', ni tampoco la 'policía patriótica'"

"En la vida buscar un chivo expiatorio o un cabeza de turco es más fácil y más dulcificador de la conciencia que hacer autocrítica. El resultado es que me convertí irremediablemente en el enemigo público número uno para los independentistas catalanes", asegura. "Montaron una compleja estrategia, cuyo fruto más llamativo fue la llamada 'Operación Catalunya'. Digo falacia porque jamás en el Ministerio del Interior, alguien oyó hablar de ella. Sencillamente porque nunca existió tal operación, ni tampoco la 'policía patriótica' ni nada por el estilo".

Carga contra el documental 'Las cloacas del Interior'

Este medio produjo un documental llamado 'Las cloacas del Interior' en el que explica lo ocurrido en las dependencias de Interior y profundiza en la figura del comisario Villarejo, actualmente en prisión, al que Fernández Díaz asegura que solo saludó en dos ocasiones. "A posteriori me informé de que era una persona que tenía una cierta historia y que aparecía bastante en los medios de comunicación, pero se me informó de que se iba a jubilar, así que lo mejor era dejar correr el poco tiempo que quedaba".

"Como primer arieta de aquella estrategia general de la que fui víctima el señor Roures hizo que su documental 'Las Cloacas de Interior', que argumentaba la tesis mencionada -una operación para denigra e incriminar al independentismo catalán- fuera emitido repetidas veces, y siempre en horario de máxima audiencia por TV3, utilizada como la televisión del movimiento social catalán", explica.

Fernández Díaz critica que el documental se adentraba también en otras cuestiones que no afectaban a su competencia. "Como en esta sociedad de la comunicación en la que vivimos el rótulo es imprescindible para dar vida a cualquier cosa, sea o no verdad, se puso ese impactante-y falsario-rotulo", concluye.