Público
Público

El juez obliga a revisar la cesión de suelo para el cuartel en el pueblo de Jorge Fernández Díaz

El Tribunal Administrativo de Navarra fuerza al Ayuntamiento de Fitero, donde nació el padre del ministro y veranea su familia, a permitir la investigación sobre el traspaso gratuito del solar municipal , como solicitaron los vecinos

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 12

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en el 170 aniversario de la Guardia Civil. EFE

MADRID.- El solar estaba destinado a convertirse en un consultorio médico, pero los recortes del Gobierno navarro presidido por Yolanda Barcina lo impidieron. El consistorio de Fitero, localidad navarra de 2.000 habitantes, decidió entonces cedérselo al Ministerio del Interior para que se construyera un cuartel de la Guardia Civil con cinco viviendas, a pesar de que el plan urbanista municipal solo contempla el terreno como "dotacional" y solo permitía la construcción de una vivienda. Los vecinos pidieron al Ayuntamiento que revisara la decisión del pleno, compuesto de once concejales, todos de UPN. La solicitud fue rechazada. Los vecinos recurrieron entonces al Tribunal Administrativo de Navarra (TAN), que un año después les ha dado la razón instando a Fitero a permitir la investigación sobre la cesión del suelo gratuita al Ministerio.

Sin embargo, ya es tarde. Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, aceleró y en menos de diez meses levantó el cuartel. Gastó para ello el doble de lo presupuestado en un principio —el coste se elevó de uno a dos millones de euros— y convirtió la inauguración en uno de los actos centrales de las fiestas patronales del pueblo donde nació su padre, vive su madre y veranean él y sus nueve hermanos. El ministro lo calificó como "un día histórico" para Fitero, que cerró su anterior cuartel de la Guardia Civil en 1991 por falta de actividad. Recuperarlo se había convertido en "una aspiración permanente" de los vecinos, según Fernández Díaz. 

"Es un solar dotacional, no patrimonial. No se lo podían ceder si antes no se cambia el plan municipal de urbanismo, pero como se tarda bastante tiempo en cambiar el plan y tenían tanta prisa por construir dijeron vamos a hacerlo, total en este Ayuntamiento nadie mira nada", explica Eva Calleja, vecina de Fitero que interpuso el recurso ante el TAN. "Nos han hecho dar vueltas y vueltas para que al final el Tribunal nos dé la razón. ¿Por qué? Porque sabían que estaba mal", asegura. El TAN también investiga al Ayuntamiento por su negativa a 

El cuartel de la polémica

La construcción levantó la polémica desde el primer momento. A las quejas de algunos vecinos de la localidad se sumaron las de la Guardia Civil, que a través de su sindicato mayoritario denunció un "gasto innecesario". Fitero cuenta con dos dependencias del Instituto Armado a seis y nueve kilómetros de distancia. "Y mientras los guardias civiles no tenemos chalecos antibalas y otros cuarteles se caen a pedazos", aseveraban en declaraciones en este medio.

Jorge Fernández Díaz y Yolanda Barcina, acompañados por un guardia civil y un cura, durante la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR
El ministro del Interior besa una reliquia tras la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR
Imagen de la misa celebrada tras la colocación de la primera piedra del cuartel. MINISTERIO DEL INTERIOR
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (c), acompañado por el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa (i), entre otros, durante la inauguración del nuevo cuartel de la Guardia Civil hoy en Fitero (Navarra). EFE/Villar López

Las críticas al cuartel de los propios agentes no supusieron la única peculiaridad de la situación. La estampa que ofreció el ministro en el acto de colocación de la primera piedra, acompañado de coroneles del cuerpo y religiosos, también levantó polvareda en las redes sociales. La explicación oficial que ofreció el Ministerio ante las preguntas parlamentarias de Uxue Barkos, de Geroa Bai, dando una clase de geometría, provocó la perplejidad de la diputada. Por si fuera poco y pese al sobrecoste de la edificación, el cuartel tardó dos meses en estar operativo al no tener ordenadores ni Internet tras la llegada de los 15 agentes que ofrecerán el servicio. 

El TAN también investiga al Ayuntamiento por su negativa a revisar la licencia de obra, debido a que el cuartel cuenta con cinco viviendas en un solar que preveía solo una. Pese a ello, el alcalde de Fitero y senador de UPN, Patxi Yanguas, no dudó en calificar de "izquierda abertzale" a los vecinos que protestaron por la construcción. "No creen en la Navarra foral, integrada en España, y han intentado boicotear con iniciativas en el Parlamento y el Congreso", declaró Yanguas en la inauguración. 

Las urnas dan la sorpresa

Estos vecinos a los que Yanguas llamaba radicales han conseguido sorprender a su partido. Tras las elecciones de 2011, a las que UPN se presentó sin oposición y logró los 11 escaños, los pasados comicios de mayo dieron entrada a la Agrupación Fiterana Independiente, que consiguió cinco ediles. "Por 121 votos no les ganamos", explica Eva Calleja, número tres de la lista. 

"Somos de izquierdas, pero no estamos vinculados con ningún partido", continúa la vecina, que aspira a que cambien las formas de hacer las cosas en la pequeña localidad navarra: "Antes estaban los 11 concejales de UPN, por eso pudieron hacer lo del cuartel, porque tenían unanimidad. Ahora por lo menos será diferente".

Más noticias en Política y Sociedad