Público
Público

El juez ve nuevos delitos en Bárcenas y su esposa

Pide un informe a la UDEF sobre los viajes del extesorero del PP a Argentina desde 2006 tras la declaración de una testigo que desmonta su versión  sobre su enriquecimiento con cuadros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha ampliado este lunes los delitos por corrupción de los que acusa al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas y a su esposa Rosalía Iglesias, citándole de nuevo a declarar ante la Audiencia Nacional el 27 de junio. Según el auto del  juez Ruz, los quiere interrogar al exsenador y extesorero Bárcenas y a su mujer por los supuestos delitos de falsedad documental, blanqueo de capitales y estafa procesal en grado de tentativa.

El auto explica que una testigo, Isabel Mackinlay, pintora y restauradora, había declarado desde Buenos Aires que el supuesto testaferro de Bárcenas, Edgar Patricio Bell, le dio 1.500 dólares por firmar un contrato simulado de obras de arte, lo que permitió a la mujer de Bárcenas embolsarse 560.000 euros de su marido. El juez entiende que los contratos de mediación de obras de arte realizados entre Iglesias y Mackinlay en 2004 y 2006 no reflejaban operaciones reales y que pretendían simular la venta de obras de arte con los que el matrimonio se embolsó el dinero.

El juez, que volverá a interrogar a Bárcenas y su esposa el próximo día 27 de junio, señala que los supuestos contratos de mediación, fechados en Madrid en noviembre de 2004 y en enero de 2006, 'no reflejarían operaciones reales' sino que se habrían elaborado para 'inducir a error a los órganos jurisdiccionales y obtener el archivo de la causa respecto al delito fiscal' que se imputaba a Iglesias. Así se deduce, según el magistrado instructor, del hecho de que las fechas en las que se elaboraron los contratos fueran 'presuntamente alteradas', según la declaración de Isabel Mackinlay (antes llamada Ardanaz), y se estampara una firma que ella 'niega rotundamente haber realizado'.

El juez también ordena en su auto, a petición del Ministerio Público, que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) del Cuerpo Nacional de Policía elabore un informe sobre los viajes que Bárcenas realizó a Argentina desde el 1 de enero de 2006.

La mujer de Bárcenas está imputada un delito de fraude fiscal que la Agencia Tributaria cuantificó en junio de 2011 en 222.112,58 euros. Los cuadros supusieron al matrimonio Bárcenas Iglesias unos ingresos de 558.196,97 euros, que ambos vincularon a la venta de una serie de cuadros adquiridos el 15 de mayo de 1987. Según se recoge en el auto, la defensa de Bárcenas aportó el 20 de junio de 2011 los dos contratos firmados con Isabel Mackinlay junto a un escrito presentado el 29 de julio de 2011 ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en el que se solicitaba que la investigación por fraude fiscal se devolviera a la vía administrativa.

La resolución judicial también refleja que la mujer de Bárcenas no sólo conocía las cuentas en Suiza que había abierto su marido sino que tenía poderes en dos de las que gestionaba en el Dresdner Bank de Ginebra. Estos datos, según Ruz, 'vienen a cuestionar la versión ofrecida' por Bárcenas, que negó el pasado 25 de febrero ante el juez que su mujer tuviera conocimiento de la existencia de esos depósitos. Según consta en la documentación remitida al juez Ruz por las autoridades helvéticas, el banco contaba con fotocopias del pasaporte de Iglesias entre la documentación personal adjunta a los depósitos, que fueron abiertos el 15 de julio de 1994 y el 29 de enero de 2001.

El matrimonio realizó en el periodo 2000-2005 ingresos en efectivo en estas cuentas por un importe total de 3.987.772,24 euros, que, según el auto, tenían un 'origen desconocido' y que los titulares trataron de justificar 'aludiendo a operaciones de compra-venta de obras de arte'. El auto también pone de manifiesto que en la cuenta más antigua destacan tres ingresos de efectivo que suman un total de 204.043,61 euros mientras que en la segunda aparecen documentados 28 ingresos en efectivo por un importe total de 3.783.728, 63.

El exgerente y exsenador del PP ha declarado varias veces ante Ruz por unas cuentas en Suiza en las que llegó a tener 38 millones de euros y que según el acusado corresponden a ingresos por sus negocios bursátiles y en el mundo del arte. También ha comparecido para responder por los presuntos pagos en B a la cúpula de la formación conservadora realizados presuntamente entre 1991 y 2008 que supuestamente llevaba él y que lo han enfrentado con la formación a la que perteneció durante casi 30 años.

Más noticias en Política y Sociedad