Público
Público

La jueza cita a declarar el viernes a Álvarez Conde por malversación en la URJC

La causa se inició a raíz de una denuncia de la universidad por malversación que se centra en las presuntas irregularidades económicas que presuntamente efectuó el máximo responsable de dicho centro a través de las cuentas del Instituto.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Enrique Álvarez Conde. EFE

La jueza que investiga la supuesta malversación de fondos del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) ha citado a declarar este viernes al que fuese máximo responsable de ese centro y principal imputado, Enrique Álvarez Conde.

Según han confirmado fuentes jurídicas, Álvarez Conde deberá comparecer ese día ante la titular del juzgado de instrucción número 34 de Madrid, Coro Monreal, como investigado por un delito de malversación.

Esta causa se inició a raíz de una denuncia de la universidad por malversación que se centra en las presuntas irregularidades económicas que presuntamente efectuó Álvarez Conde a través de las cuentas del Instituto, en las que él era el único autorizado.

Un procedimiento que se instruye en un juzgado diferente al que investiga el denominado 'caso máster', en el que están investigados la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, Álvarez Conde, dos profesoras de la URJC y una exasesora de la Comunidad de Madrid.

La magistrada Monreal intentó derivar la causa por malversación a la juez que instruye el 'caso máster', pero ésta se negó al considerar que "entorpecería la instrucción".

En este procedimiento se investiga si Álvarez Conde desvió fondos de las cuentas del Instituto para sus fines personales.

De hecho, según el sumario de la causa, al que ha tenido acceso, Álvarez Conde se repartió junto a la exsubdirectora del Instituto Laura Nuño más de 200.000 euros en sobresueldos procedentes de las cuentas del Instituto que manejaba el catedrático.

Entre 2012 y 2017, Álvarez Conde se hizo transferencias que alcanzaron los 123.589 euros, la mayoría de ellas sin nada que reseñar en el concepto; mientras que Nuño recibió 90.234 euros.

El catedrático era el único autorizado de las dos cuentas del Instituto, de las que, según la investigación, sacó durante años dinero en efectivo e hizo transferencias a sus familiares por valor de más de 40.000 euros.