Público
Público

JUICIO INDEPENDENCIA El juicio del procés desborda el calendario electoral y apunta a junio

La previsión más realista sitúa el fin del juicio en la primera quincena de junio, aunque otras menos optimistas apuntan a la primera semana de julio.

Vista general del juicio en el Tribunal Supremo. (EFE)

rafael martínez (efe)

Con sesiones fijadas en plena campaña del 28 de abril, el juicio del procés ha desbordado ya el calendario de las elecciones generales y probablemente también el de las del 26 de mayo, toda vez que las previsiones apuntan a que la vista finalizará a mediados de junio, aunque otras menos optimistas no descartan julio.

Lejos queda ya el horizonte inicial que manejaba el tribunal de terminar el juicio antes del comienzo de la campaña de las autonómicas, municipales y europeas, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, señaló las generales a finales de abril.

Una decisión que afecta al juicio porque ahora los magistrados entienden que la vista oral no puede estar condicionada a los vaivenes electorales, de manera que el calendario de sesiones sigue su rumbo al margen de la actualidad política, aunque la intención del tribunal sigue siendo terminar lo más pronto posible pero no por las elecciones sino por tratarse de causa con presos preventivos.

Fuentes jurídicas han informado a Efe de que la previsión más realista sitúa el fin del juicio en la primera quincena de junio, aunque otras menos optimistas apuntan a la primera semana de julio.

Esto es así porque la fase testifical se está alargando más de lo previsto y, salvo algunos interrogatorios practicados esta semana de apenas 15 minutos, el resto se están prolongando más de la cuenta.

Hasta la fecha han comparecido 108 testigos, de los cuales 13 han optado por no declarar habida cuenta de que están imputados en otros procedimientos. Para abril el tribunal ha citado a otros 184, de manera que el 1 de mayo habrán comparecido 292, aproximadamente la mitad de los cerca de 570 testigos aceptados por el tribunal.

La consecuencia es que si las partes no renuncian a algunos de los testimonios, como pronosticaba el tribunal, prácticamente el mes de mayo deberá consagrarse a finalizar el maratón de testificales pendientes y asumiendo que habrá jornadas con muchos citados, como ya sucederá en abril, con días de 23 testificales.

Tanto es así que otras fuentes consultadas por Efe ven poco probable que las acusaciones y defensas renuncien a siquiera uno de los testigos a la vista de cómo se está desarrollando el juicio. La intención de las partes pasa por agotar toda la prueba.

Y bajo esa premisa se abordará la fase documental tan ansiada por las defensas, toda vez que no hay sesión en que uno de los letrados solicite al tribunal el visionado de vídeos para contradecir determinados testimonios.

No obstante, eso no es impedimento para que la batalla judicial trascienda al Supremo y acabe en las redes sociales, donde cada día se cuelgan los vídeos que contratacan el relato de depende qué testigo.

La fase documental se antoja larga y tediosa ya que, al contrario de lo que sucede en cualquier otro juicio en el que las partes suelen darla por reproducida, aquí se van a ver todos los vídeos y las defensas ya han advertido de que "plantearán bastantes".

Y aunque esta fase no admite preguntas ni debates, la parte que haya propuesto la prueba sí podrá comentar muy brevemente que pretende demostrar con cada vídeo, es decir, sí se pretende contradecir lo que dijo un testigo en su día. Las fuentes calculan entre 8 y 9 horas de vídeos, que podrían verse en dos días.

Tras ello, será el momento de la fase pericial que, según las fuentes, puede ser la más ligera, dado que no se han admitido periciales de inteligencia -las más complejas- aunque las fuentes no se atreven a dar un pronóstico de su duración.

Se llegaría así al turno de los informes en el que el tribunal tiene la intención de fijar un tiempo para las 12 defensas y las tres acusaciones, de manera que no exceda la semana de duración antes de dar paso a la última palabra.

Y aquí nadie cree que se alargue más de hora y media por acusado, pues se toma como referencia la declaración de Oriol Junqueras, que en la práctica no distó mucho de lo que suele ser este derecho.

Más noticias de Política y Sociedad