Público
Público

Juicio independencia Un testigo del 'procés': "Me dijeron que la Generalitat pagaría" los 17.500 euros en carteles para vender el 1-O

Un comercial de la imprenta Artyplan desmiente ante el Tribunal Supremo al diseñador gráfico que declaró como testigo unos minutos antes, y que reconoció haber distribuido entre otras dos empresas los carteles que debían imprimirse para promocionar el referéndum. Este último menciona a misterioso "Toni", ya citado por un exjefe de la empresa de mensajería Unipost. "Supongo", que era Antoni Molons, secretari de Comunicació de la Generalitat, respondía, dubitativo.

Mossos d'Esquadra junto a los agentes de la Guardia Civil a la entrada de la imprenta Artyplan de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), esta semana. /EFE

Si no hay cuerpo, si no se puede acreditar un pago ni aparecen facturas, difícilmente se puede probar el uso inadecuado de fondos públicos.

Uno de los testigos en el juicio al procés ha reconocido este martes que otro testigo, citado a declarar apenas unos minutos antes, le trasladó que sería la Generalitat de Catalunya quien correría con el pago de los 17.500 euros por una parte de los miles de carteles promocionales del referéndum soberanista del 1 de octubre de 2017. Ambos, eso sí, incidían en que el trabajo nunca se abonó, y por tanto no habría habido delito de malversación: nadie pagó, nadie emitió facturas. No hay cuerpo, o eso han asegurado hasta ahora todos los trabajadores de las distintas empresas que prepararon material para el 1-O.

Vidal señala al secretari de Comunicació de la Generalitat como responsable de la preparación de los materiales para el referéndum: supone que Antoni Molons era "el tal Toni"

Enrique Mary Yriarte , comercial de Artyplan, una de las tres imprentas responsables de los carteles del referéndum, ha reconocido este martes ante la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo, responsable de enjuiciar esta causa, que recibió un encargo de  Òmnium Cultural -vía Aitor Sempere, uno de sus trabajadores-, de elaborar con carácter "muy urgente" un presupuesto por un "volumen considerable". Òmnium era cliente desde 2004, y por tanto comenzaron a trabajar en su pedido sin esperar a tener muchos más detalles.

Mary Yriarte ha reconocido que Sempere le transmitió que eran trabajos relacionados con el referéndum, y su testimonio ha colisionado frontalmente con el del testigo que compareció sólo unos minutos antes, el diseñador gráfico Enric Vidal. Al ser llamados como testigos, ambos estaban obligados a decir verdad.

"Enric Vidal dijo que pagaría la Generalitat", afirmaba Mary Yriarte, reconociendo también que el diseñador gráfico le comentó por teléfono que "dividiendo el trabajo en tres empresas", como finalmente se hizo, se "minimizaban riesgos", "por si intervenía la Guardia Civil". Minutos antes, Vidal había negado saber quién iba a pagar este encargo, y tampoco era capaz de explicar por qué le habían pedido que repartiera los carteles entre tres imprentas distintas. Estos materiales fueron impresos, si bien nunca llegaron a ser entregados, facturados o cobrados.

Enric Vidal le explicó que "dividiendo el trabajo en tres empresas" se "minimizaban riesgos", según Mary Yriarte

Según el escrito de Fiscalía, que intenta acreditar la comisión de un supuesto delito de malversación -que también aprecian la Abogacía del Estado y la acusación popular de los ultraderechistas de Vox-, las distintas actuaciones policiales en Catalunya permitieron intervenir 1.9 millones de impresos de distintos formatos, entre carteles, dípticos y otros tantos, siempre en relación con la promoción del referéndum.

El misterio de Toni: Vidal "supuso" que es Antoni Molons

En otro orden de cosas, Vidal también se ha referido "al tal Toni", el interlocutor misterioso que también contactó con el dirigente de Unipost Francisco Juan Fuentes Ruiz. Éste reconoció haber hablado con "Toni" y haber recogido en furgoneta las miles de notificaciones sobre el referéndum que nunca se llegaron a enviar, ya que la Guardia Civil se las incautó apenas tres días después de que las recibieran, el 19 de septiembre de 2019.

Según su testimonio, Vidal no lo reconoció cuando se reunieron, pero sí lo identificó a posteriori, tras verle por televisión. Cree que "el tal Toni" podría ser Antoni Molons, entonces secretari de Difusió i Atenció Ciutadana de la Generalitat, hoy secretari de Comunicació de la Generalitat. Es lo mismo que declaró, también como testigo, ante el Juzgado de Instrucción Número 13 de Barcelona.

Marchena dictamina que la Fiscalía puede seguir preguntando a los testigos si son socios de Ómnium  Cultural: "Entendemos que no es hablar de ideologías"

"Supuse" que era él, afirmaba el diseñador gráfico, que además reconoció haberle llamado a un número de teléfono que correspondería con una tarjeta SIM que la Guardia Civil asoció a Molons. En cualquier caso, él está citado a declarar como testigo en esta misma causa el jueves, el mismo día en que comparecerá el exmajor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero.

En concreto, a preguntas del fiscal Jaime Moreno, Vidal ha reconocido que fue "un tal Toni" quien le pidió que "redimensionara" tamaños de un modelo de cartel que llamaba a participar en el referéndum, para después contactar con las empresas Artyplan, Global Solutions y Marc Marty, para encargar su impresión. No es su cometido habitual, es diseñador gráfico, si bien aceptó el encargo.

Se reunió con "Toni" en una única ocasión, apenas durante "cinco o diez minutos", en el Hotel Colón de Barcelona. Ahí le facilitó un pendrive que almacenaba los carteles. Nunca le dijo su apellido, si tenía vinculación con la Generalitat, nada, esgrimía, ante la insistencia del fiscal Jaime Moreno. 

Además, Vidal ha sostenido que ni siquiera sabía que estaba negociando un encargo para la Generalitat, pese a que negoció los presupuestos -por un importe que tampoco recordaba-, y pese a que los carteles llevaban el logo de la Generalitat. A diferencia del diseñador gráfico, el directivo de Unipost sí dijo que Toni se había identificado como representante de la Generalitat, si bien no aportó más detalles.

Un mes de juicio, 15 sesiones

La 15 sesión del juicio ha tenido lugar el mismo día en que se cumplía un mes exacto de su arranque, el pasado 12 de febrero. Rosa María Sans, jefa de Recursos Humanos de Artyplan declaró durante apenas 20 minutos por la mañana, si bien en toda la jornada sólo han tomado la palabra otros dos testigos.

Como anécdota, el presidente de la Sala, Manuel Marchena, ha aclarado ante una queja de las defensas que la Fiscalía puede seguir preguntando a los testigos si son socios de Ómnium Cultural: "Entendemos que hablar de Òmnium Cultural no es hablar de ideologías, se ha presentado como una asociación con un fin cultural", zanjaba Marchena. 

Más noticias de Política y Sociedad