Público
Público

Juicio al PP El PP intenta usar su juicio por destruir los ordenadores de Bárcenas para sembrar dudas sobre sus 'papeles', en línea con la Fiscalía

La ausencia de uno de los dos peritos de la Intervención General de la Administración del Estado retrasa unos minutos el arranque de la última sesión de la causa. El juez interrumpe las preguntas del letrado de la acusación de Izquierda Unida sobre la contabilidad B del partido, recogida por Bárcenas en un pendrive copiado de uno de los discos duros destruidos, pero permite que la defensa del PP incida sobre los errores e "incongruencias" en los papeles del extesorero.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Bárcenas , en una imagen de archivo | EFE

Que el PP aproveche cualquier ocasión para negar que durante años mantuvo una contabilidad opaca no es nuevo, a pesar de que la caja B ha quedado acreditada por la Audiencia Nacional en su sentencia sobre la Época 1 de Gürtel, por la que el partido de Pablo Casado fue condenado como partícipe a título lucrativo.

Lo novedoso es la insistencia en esta cuestión durante el juicio en el que se sienta en el banquillo de los acusados por un presunto delito de daños informáticos, siempre intentando desviar la atención de los hechos enjuiciados: cómo sobreescribió, ralló físicamente y después tiró a la basura los discos duros de los dos ordenadores utilizados por Luis Bárcenas. El extesorero entregó en julio de 2013 a la Audiencia Nacional un pendrive con documentación que, según su testimonio, es una copia de la que guardaba en los discos destruidos por el PP, y que incluía varios apuntes sobre la caja B.

En la última sesión de la causa, este viernes, el PP y la Fiscalía, que no acusa, se han alineado para aprovechar la comparecencia de un perito de la Intervención General de la Administración del Estado para poner en duda la credibilidad de los papeles de Bárcenas sobre la caja B.

El perito en cuestión elaboró en 2014 un informe sobre los documentos aportados por Bárcenas en el pendrive y en varias "carpetas de colores", y hoy el PP ha preguntado por lasincongruenciase irregularidades que, a su entender, se desprenden del análisis de los documentos sobre la contabilidad opaca.

“No sé si era información manipulada, pero es poco creíble”, apuntaba el perito sobre la posible manipulación de la información del pendrive 

El perito, uno de los dos autores del informe, elaborado en 2014 a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, respondía en la línea seguida por el PP a preguntas del Ministerio Público sobre el supuesto desfase entre las fechas de algunos documentos de Bárcenas, un debate ya aclarado por dos policías nacionales que comparecieron como testigos el día anterior. “No tiene mucho sentido”, decía el experto, que un documento que consta como modificado por última vez a mediados de 1993, recoja apuntes contables correspondientes al mes de diciembre. “¿Aportó algo relevante al juzgado la lectura de los papeles aportados por Bárcenas?”, cuestionaba la fiscal: “Más dudas. No aportó ninguna información”, afirmaba.

Seguidamente, el letrado del PP, Jesús Santos, preguntaba al perito si se ratificaba en que los papeles de Bárcenas “no son un registro sistemático de ingresos y pagos, sino hojas sueltas con numerosas incongruencias”, que “no cumplen los requisitos” de “integridad de cualquier contabilidad”, o que no son “documentos consistentes” -como reza su informe-.

El perito, cuya comparecencia pidió el PP, se ratificaba en estas conclusiones. “¿Se puede decir que ese pendrive contenía información manipulada?”, cuestionaba Santos. “No sé si era información manipulada, pero es poco creíble y le doy poca validez”, apuntaba.

Las acusaciones denuncian la actuación del PP

Por su parte, las acusaciones han criticado la actuación del PP, empeñado en poner el foco en Bárcenas. Han hecho ver que el informe está desfasado, y que la contabilidad B del PP está siendo investigada judicialmente en otra pieza judicial, gracias a los papeles del extesorero.

El letrado Juan Moreno, de la acusación popular de Izquierda Unida-Los Verdes, explicaba al perito que más de un centenar de los apuntes de Bárcenas ya han sido acreditados –“Había como 600”, respondía el segundo-, y lograba que reconociera que nunca antes había auditado la contabilidad paralela de ningún partido.

Las acusaciones han criticado la actuación del PP, empeñado en poner el foco en Bárcenas 

Además, ante las interrupciones del juez, Moreno lamentaba que se les “reprendiese” cuando entraban “en cuestiones similares” a las que había tocado el PP. El juez, Eduardo Muñoz de Baena, aseguraba no haber reprendido a nadie “en 22 años de profesión”, tampoco al letrado.

Por su parte, la letrada del Observatori Drets Humans (DESC), Isabel Elbal, preguntaba al perito el motivo por el que Bárcenas “apenas ha entregado unos pocos movimientos relacionados con sus papeles”. Ante el desconocimiento del experto, economista de profesión, Elbal respondía que “puede ser que alguien dañara” sus archivos, en alusión a la destrucción de pruebas por parte del PP.

La ausencia de un perito retrasa unos minutos la última sesión

Por otro lado, uno de los dos peritos citados este viernes no ha comparecido en el juzgado. El juez, Eduardo Muñoz de Baena, reconoció a primera hora que el experto en cuestión, funcionario jubilado de la Intervención General de la Administración del Estado, “al parecer es reacio a venir porque está jubilado”.

Su ausencia ha provocado que la sesión arrancara en torno a las 10.35 horas, con casi 50 minutos de retraso. El juez ha explicado en la sala que el juzgado intentaba comunicarse con él, sin aclarar a posteriori si han logrado hacerlo. El perito en cuestión estaba originariamente citado el jueves, si bien el juzgado aceptó mover esta cita al viernes, dado que estaba de viaje. Los peritos, como los testigos, tienen la obligación de acudir a las citaciones judiciales.

Más noticias en Política y Sociedad