Público
Público

Juicio al procés El abogado de Forn reconoce que desobedeció al TC y afea a la Fiscalía que mencionara a los nazis en el juicio, "banalizando" la violencia

"Cedo esa trinchera", afirma el letrado Xavier Melero. Tilda de "brillantes" los informes de las acusaciones, y afirma que la Generalitat no tenía "poder" para imponer la independencia. "Hizo todo lo posible por abandonar el poder sin resistencia". 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El exconseller de Interior del Govern catalán Joaquim Forn durante su declaración durante el juicio al 'procés'. (EFE)

"El señor Forn desobeció al Tribunal Constitucional". "Cedo con gusto esa trinchera". El letrado Xavier Melero, a cargo de la defensa del exconseller de Interior Joaquim Forn, reconocía así este martes que su cliente desoyó las advertencias sobre la suspensión del referéndum soberanista del 1 de Octubre de 2017. Y era su única concesión antes de rebatir, una por una, todas las acusaciones vertidas contra Forn en estos cuatro meses de juicio a la cúpula del procés. Ha repartido para todos. 

Melero: "El Govern no efectuó ninguna declaración de independencia". "No se produjo ninguna injerencia operativa u orgánica en la estructura de los Mossos"

En su informe final sobre el juicio, ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Melero asegurado que la Generalitat en ningún caso declaró la independencia -con la declaración simbólica del 27 de octubre-, que no tenía el "poder" necesario para imponerla "El poder no es más que imponer por la fuerza un marco normativo"- y que incluso "acató de inmediato" la aplicación del artículo 155 de la Constutición, que esta aplicación "funcionó". "El Gobierno [de Catalunya] no efectuó ninguna declaración de independencia, digan lo que digan ellos".  "El Govern incumplió el contenido de sus leyes de desconexión para que nada de lo que hiciera tuviera validez normativa", apostilló. 

También que no hubo violencia en el otoño independentista. Lejos de favorecerla, defendía que su cliente en ningún caso dificultó la actuación de los Mossos, llamados a impedir las votaciones, sino que les facilitó más medios para hacerlo: "No se produjo ninguna injerencia operativa u orgánica en la estructura de la policía", incidía, recordado que así lo han reiterado todos los mandos de la policía catalana que han comparecido como testigos. "No existía entre Govern y los Mossos ningún concierto", apostillaba.

A su vez, el letrado ha afeado a la Fiscalía su "banalización" de la violencia en su informe, la semana pasada, y ha negado que los 12 procesados cometieran un delito de rebelión, como esgrime la Fiscalía. "Por mucho que se hable de violencia potencial, de que no es preciso que se esgriman armas, lo que no se puede hacer es trivializar o banalizar el concepto de violencia. Es una falta de respeto a todos los muertos de nuestros sangrientos pronunciamientos militares", espetaba.

"Por mucho que se hable de violencia potencial, de que no es preciso que se esgriman armas, lo que no se puede hacer es trivializar o banalizar el concepto de violencia"

En concreto, reprochaba al fiscal Javier Zaragoza, el representante del Ministerio Público que defendió con mayor vigor que el procés fue "un golpe de Estado",  que citara al jurista y filósofo austríaco Hans Kelsen, perseguido por los nazis, para hablar de este golpe de "Estado", incumpliendo así la ley de Godwin de las analogías nazis, introduciendo un elemento de banalización.  "La mera mención a los nazis puede contaminar a lo que aquí se juzga".

Y, sobre el hecho de que la Fiscalía atribuyera al Govern la violencia ejercida por la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O -así como por los ciudadanos que agredieron a agentes, Melero afirmaba que esta tesis supone la "ruptura del nexo de imputación".  

Desde el arranque de la causa, el letrado de Forn es el que más se ha distanciado de la estrategia defensiva del resto de abogados, rebajando la carga política de su discurso. "Esto no es política, es derecho penal", argumentaba este martes. Cuando comenzó el juicio oral, en febrero, Forn afirmó que estaban ante un juicio penal, "como una estafa o una alcoholemia". 

Acusa a la Fiscalía de "innovar" sobre la rebelión

Las formas de Melero han sido cuidadas, pero el fondo de su discurso era muy crítico con la lectura que hace la Fiscalía, que pide 16 años de cárcel para Forn por rebelión y malversación. Apenas ha mencionado este último delito, pero sí ha denunciado que, para que el delito de rebelión, tal y como está contemplado en el Código Penal, cuadre con su interpretación, habría que "darle la vuelta como un calcetín" a esta norma; "Una rebelión posmoderna", como definiría después esta interpretación.

Melero critica que Fiscalía "innove" y plantee que el procés fue "una rebelión posmoderna"

Según el letrado, el delito requiere de la intervención de "gente armada", y afea al Ministerio Público su comparación con el golpe de Estado del 23-F. Entonces su hubo armas, aunque no hubiera heridos, y los golpistas "tenían divisiones de tanques", por lo que su capacidad de "doblegar al Estado" mediante el recurso a la violencia era considerable. 

Además, le ha reprochado que descalifique "a toda una comunidad autónoma", por incidir en que los Mossos estaban a las órdenes del independentismo. Y, en la misma línea abordada anteriormente por el letrado de Oriol Junqueras y Raül Romeva, Andreu Van den Eynde, recordaba que el Gobierno ni siquiera debatió sobre la posibilidad de declarar el estado de excepción o de sitio. Si la situación el 1-O era tan preocupante quizás debería haberlo contemplado, razonaba.

El defensor de la Policía, el "aberrante" dispositivo del 1-O y el "extrañísimo papel" de Pérez de los Cobos

En otro orden de cosas, Melero ha defendido la actuación de los Mossos el 1-O, y ha cargado contra el operativo conjunto de los policías catalanes, la Policía Nacional y la Guardia Civil, coordinado por el coronel del Instituto Armado Diego Pérez de los Cobos. 

"Si la actuación de los Mossos estaba mal, nadie dijo nada. Ni la Fiscalía, ni la policía, ni el coordinador"

El operativo teóricamente perseguía frustrar las votaciones, si bien el letrado ha denunciado la "ineptitud" de los mandos policiales por diseñar un plan de actuación "aberrante", que llevó a los agentes "a una situación endemoniada", en la que el intento de cumplir el auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) sólo conllevó al "deterioro de su imagen pública".  El cumplimiento del auto, en cualquier caso, fue un "fracaso", y los golpes de los agentes a los ciudadanos no les sirvieron para cerrar "un solo colegio". 

Melero se ha presentado como el defensor de los policías -"Quien viene aquí a defender a los policías soy yo"-, y ha denunciado que los agentes "adolecieron de un gravísimo déficit de organización, que fue pretendido y buscado". La actuación de Pérez de los Cobos fue "extrañísima", como sorprende que hoy se critique la actuación de los Mossos el 1-O, cuando entonces nadie la cuestionó. "Si la actuación de los Mossos estaba mal, nadie dijo nada. Ni la Fiscalía, ni la Policía, ni el coordinador", esgrimía. "Nadie quería coordinarse con los Mossos", apostillaba. 

La actuación de los policías el 1-O perseguía "organizar una apariencia de coordinación con los Mossos"; "Fue un fraude"

Por contra, lo único que persiguió la actuación de Policía y Guardia Civil el 1-O , como afirmó el exsecretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto -que compareció como testigo en la causa-, fue "organizar una apariencia de coordinación con la policía autonómica", de la que ya "se desconfiaba", con el "objetivo político de que aquello no pareciera un referéndum homologable". "El dispositivo de coordinación era un fraude. Nadie en el Ministerio quería coordinarse con los Mossos", zanjó. 

Por otro lado, y sobre la protesta del 20-S, frente a la Consellería de Economía de la Generalitat, Melero ha admitido que pudieron darse "delitos de desórdenes públicos", fuerza en las cosas y actos "concretos y minoritarios de resistencia a la autoridad. Ni rastro siquiera de rebelión, aunque la Fiscalía mantenga lo contrario. 


Más noticias en Política y Sociedad