Público
Público

Juncker niega que exista "un plan diabólico" de Rajoy y Coelho para derrocar a Tsipras

El presidente del Gobierno recomienda al primer ministro griego que "mantenga las formas". Hollande, el primer ministro portugués y el presidente de la Comisión Europea acudieron a La Moncloa para dar un impulso a las interconexiones energéticas.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (c), junto al presidente francés, François Hollande (2i); el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho (i), y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, a su llegada a la rueda de prensa en La Moncloa. EFE / Chema Moya

MADRID. Visiblemente molestos por que el tema de Grecia se colase en una rueda de prensa en la que sólo preveían abordar la cumbre sobre interconexiones energéticas celebrada hoy en La Moncloa, Mariano Rajoy, François Hollande, Pedro Passos Coelho y Jean Claude Juncker cerraron filas en torno al anfitrión y al primer ministro de Portugal para negar las acusaciones vertidas por Alexis Tsipras contra ellos. 

El más explícito fue el presidente de la Comisión Europea, que, además de reprender en varias ocasiones a los periodistas por preguntar sobre Grecia -"Eso no toca"-, hacer varias preguntas en un solo turno o "interpretar" sus palabras en la entrevista que dio a El País, aseguró que no tenía constancia de que existiera ningún "plan diabólico" para derrocar al Gobierno griego, en referencia a la acusación que Tsipras vertió sobre Madrid y Lisboa. Juncker aseguró que, si hubiese conocido la existencia de ese "plan horripilante, habría hecho algo". Pero "no -sostuvo-, Mariano y Pedro tienen buenas intenciones".

Fue el presidente del Gobierno anfitrión quien, "por alusiones", alargó más su respuesta sobre el gobierno griego, previo deseo de que su pueblo logre lo mismo que el español: "Quiero que le vaya muy bien. Mis mejores deseos para el pueblo griego". Tal y como aseguró la semana pasada y sin mencionar a Tsipras ni una vez, Rajoy mantuvo que España no fue más duro que otros países a la hora de reclamar a Grecia que cumpliese con los compromisos adquiridos por el anterior Ejecutivo -al que el jefe del Ejecutivo español apoyó expresamente viajando a Atenas pocos días antes de los comicios griegos- para que siguiese adelante el traspaso de la ayuda financiera comprometida.

Rajoy sostuvo ante Juncker, Hollande y Passos Coelho que la "acusación" de Tsipras a España y Portugal estuvo "fuera de lugar"

El presidente del Gobierno sostuvo, de hecho, que su "decisión" fue la misma que la del resto de países de la UE, sin mencionar el camino hasta llegar a esa decisión, que es donde, según Tsipras, se situaron las presiones de Madrid y Lisboa. Rajoy insistió en que su deseo es que "Grecia crezca, que cree empleo y que cumpla sus compromisos", aunque admitió que la "acusación" del primer ministro griego estaba "fuera de lugar", por lo que le recomendó "mantener las formas". Si le va bien a Portugal, Francia o Grecia, "nos va bien a todos", subrayó Rajoy.

Crecimiento a pesar del paro

Preguntado por sus declaraciones en la entrevista que se empeñaba en desmentir, Juncker aseguró que él no negó que hubiera recuperación en España mientras la tasa de paro fuera tan alta, sino que "no se puede decir que se haya superado la crisis" mientras el desempleo siga tan elevado en Europa y "especialmente en España", sobre todo, entre los jóvenes. Con todo, el presidente de la CE aseguró que hay "señales obvias" de que nuestro país está empezando a crecer y a reducir su déficit de forma "clara y considerable", además de que el Gobierno de Rajoy están dando "respuestas" a los problemas de la gente.

Rajoy insistió en que su objetivo es alcanzar los 20 millones de empleos en los próximos años

Por su parte, el presidente del Gobierno subrayó que la recuperación es "evidente" y un "hecho objetivo", aunque la cifra de paro en España sea "inaceptable". "El año pasado ha sido bueno en comparación con todos los anteriores, pero aún nos queda mucho por hacer. El gran objetivo es llegar otra vez a la cifra de 20 millones de españoles trabajando en nuestro país en los próximos años", admitió Rajoy, volviendo al compromiso que hizo en el reciente debate sobre el estado de la nación de crear tres millones de empleos en seis años para alcanzar esa cifra.

Más noticias en Política y Sociedad