Público
Público

Juicio procés Junqueras se presenta como "preso político" y no contesta a las acusaciones: "No dejarán de perseguirme por mis convicciones"

El exvicepresident de la Generalitat es el primero de los 12 acusados en declarar ante el Tribunal Supremo en el marco del juicio al procés. Niega la "violencia" que la Fiscalía atribuye al procés, e insiste en que no ha cometido "ningún delito"

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Oriol Junqueras declara davant el Tribunal Suprem.

“No voy a renunciar a mis convicciones democráticas, y las acusaciones no van a dejar de perseguirme por ellas". El exvicepresident de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha rechazado este jueves contestar a las preguntas de las acusaciones en el juicio al procés, que arrancó este martes en el Tribunal Supremo, y únicamente responderá a su defensa. [Aquí, toda la información de la jornada en directo].

Junqueras niega haber cometido ningún delito o que hubiera violencia en el 'procés': "Nuestra propuesta de encontrar una solución política sigue hoy vigente"

Junqueras ya había anticipado que no contestaría a las preguntas de los utlraderechistas de Vox, si bien hoy ha dedicado sus primeras palabras a explicar por qué tampoco responderá a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado. Como han hecho la mayoría de las defensas de los 12 procesados, el líder de ERC, que lleva un año y 4 meses en prisión provisional, ha defendido que está ante un "juicio político”, y se ha presentado como “preso político": "Estoy convencido de que se me acusa por mis ideas”.

Esta fórmula ha servido como armazón de toda su exposición, muy política y emocional, y en ningún momento ha querido abandonarla. De hecho, Junqueras ha incidido en que seguirá trabajando por el "derecho de autodeterminación" de Catalunya, pase lo que pase en el juicio, y en que su "propuesta de encontrar una solución política" sigue hoy "vigente"

Ha recuperado la figura de la "silla vacía", ya empleada en otras ocasiones, y ha recurrido a ella varias veces, para acusar al Estado de no haber buscado una solución política para Catalunya, pese a la voluntad "mayoritaria" de los catalanes por ejercer el derecho de autodeterminación. Esta cuestión, decía "no se resuelve poniendo a la gente en la cárcel", aunque habrá "quien quiera", apostillaba.

"Votar no es delito. Impedir por la fuerza que se vote, sí"

También ha hecho hincapié en que no ha incumplido ninguna ley -"Nada de lo que hemos hecho es un delito"-, y en que "trabajar pacíficamente por la independencia de Catalunya no es un delito". "El marco constitucional debe poder asumir el derecho de autodeterminación"; "Votar no es delito. Impedir por la fuerza que se vote, sí", apuntaba, en referencia a las cargas policiales del 1-0.

El exvicepresident hilaba así dos argumentos clave: que no hubo ningún delito y que tampoco hubo ni se planteó siquiera -"Nunca,nunca,nunca"- el recurso a la violencia o a la intimidación. "No somos enemigos de nadie", incidía, insistiendo en el carácer "pacífico" y "cívico" del procés, siempre ante preguntas de su abogado, Andreu Van den Eynde. De hecho, también ha hecho hincapié en que habría priorizado el pacifismo a la independencia y habría desistido de buscarla, de haber sido necesaria la violencia para alcanzar este objetivo. 

Si hubo o no violencia es una de las claves del juicio. Habida cuenta de que es el máximo representante de la Generalitat en el banquillo -el expresident Carles Puigdemont está procesado pero ha sido declarado en rebeldía, ya que sigue en Bélgica-, Junqueras se enfrenta a una petición de pena de 25 años de cárcel por parte de la Fiscalía, por los presuntos delitos de rebelión y malversación, y de 12 años por parte de la Abogacía del Estado, por sedición y malversación. 

Las ganas de explicarse de Junqueras eran evidentes, hasta el punto que, algo antes de que el presidente del Tribunal, Manuel Marchena, anunciase un receso de media hora, el exvicepresident se disculpaba por la "pasión" que ha puesto en su discurso: "Es porque llevo año y medio sin poder hablar", se justificaba, sonriente.

En otro orden de cosas, el exvicepresident rechaza haber dado instrucciones a la cúpula de los Mossos para que sólo obedecieran a la Generalitat, que se emplease dinero público para organizar el referéndum -clave para la acusación de malversación- y que se pudiese anticipar el riesgo de violencia del 1-O. "Nunca avalamos la violencia", zanjaba.

Más noticias en Política y Sociedad