Público
Público

Un juzgado condena a dos personas en Lugo por encerrar a un perro, que desarrolló 'fobia social', durante meses

La sentencia impone una multa diaria de cuatro euros diarios durante dos meses a las dos personas por maltrato leve animal, les retira el perro y les prohíbe tener animales durante un periodo de seis meses.

Publicidad
Media: 4.13
Votos: 8

Imagen de archivo de un perro / EUROPA PRESS

Un juzgado ha condenado a dos personas en Lugo por encerrar a un perro durante meses e impedir su salida, lo que, según el informe de varios veterinarios, provocó en el animal "fobia social a los desconocidos".

El tribunal sentenciador ha impuesto una multa de cuatro euros al día durante dos meses, les retira al perro y los inhabilita durante seis meses para la tenencia de animales o para el desarrollo de cualquier profesión que tenga relación con ellos.

Los hechos probados recogen que Yanko estuvo encerrado "durante un tiempo no determinado, pero al menos varios meses, sin permitirle salir al exterior en ningún momento, dando lugar a la exposición del perro a padecer patología psíquica de fobia social".

El diagnóstico de esta patología fue refrendado por varios veterinarios, y algunos de ellos constataron que el animal la seguía sufriendo incluso tiempo después de su rescate. Uno de los profesionales estimó que "vivir el perro en esas condiciones durante meses pone en peligro su identidad física y psicológica porque no puede estar encerrado meses sin salir a la calle y hay riesgo de infección".

Además, tras explorar a Yanko en la protectora de animales, "cerca de un año después de los hechos" detectó "fobia social a personas desconocidas, con las personas conocidas como los veterinarios se resguardaba".

Además del maltrato no físico que supuso el encierro del perro, los veterinarios también comprobaron que tenía "amputaciones en cola y orejas" que "no respondían a un patrón propio de un veterinario"; la amputación de las orejas está prohibida, y la de la cola, recoge el testimonio de los especialistas, "presentaba dolor a la palpación y tenía un muñón".

También se incluye en el escrito el testimonio de un testigo que vio al perro encerrado y en mal estado durante varios meses. Aunque al principio veía al animal por una ventana "aparentemente bien", al cabo de un tiempo lo vio "desnutrido, flaco y también tenía moscas grandes y gordas, siempre solo, sin comida". 

Más noticias en Política y Sociedad