Público
Público

Lambán Lambán, candidato sin apoyos ni fecha para ser investido en Aragón

El presidente de las Cortes anuncia la candidatura del socialista pero sin fecha para el debate mientras los morados anuncian que no tiene su apoyo ante la ausencia de avances en las negociaciones con el PSOE.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de Podemos-Aragón, Nacho Escartín, y la portavoz parlamentaria de los morados, Maru Díaz, abrieron la ronda de consultas de este jueves con el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada. Cortes de Aragón.

Bloqueada. La investidura de Javier Lambán, del PSOE como presidente del Gobierno de Aragón entra en vía muerta el mismo día que nace oficialmente: el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, anunció este jueves que lo propondrá al pleno apenas dos horas después de que Podemos-Equo asegurara que, “de momento, no cuenta con los apoyos” de los morados, según anunció su portavoz, Maru Díaz.

El posicionamiento de Podemos-Equo encamina a las Cortes de Aragón a un virtual empate en el que los 24 diputados del PSOE tienen garantizado el apoyo de los tres del Par y al alcance los tres de Chunta Aragonesista (Cha) y el de Izquierda Unida (IU). Cerrar los acuerdos con los dos últimos solo le serviría ahora mismo a Lambán para someterse a una segunda votación, probablemente con el mismo resultado si no hay avances con los morados, al no superar los ‘noes’ a los ‘síes’.

Eso, si Podemos-Equo opta por la abstención para salir de su encrucijada; si los morados se inclinan por el ‘no’, la candidatura de Lambán se vería rechazada en el primer recuento, sin oportunidad de repesca.

¿Y qué van a hacer? Por lo pronto, mantener la incertidumbre. “De momento solo puedo afirmar que no cuenta con el voto afirmativo de Podemos-Equo”, señaló Díaz, que llegó a calificar de “irrelevante” la diferencia entre que ellos voten en contra o en blanco. Descartado el ‘sí’, lo primero tumbaría la candidatura, mientras que lo segundo abriría la puerta a que la abstención de un solo diputado de lo que hoy es la versión aragonesa del trío de Colón la avalara.

Candidato sin fecha para ser investido

Esa situación de bloqueo, de hecho, ha afectado a la propia fecha del debate de investidura, que ha quedado en el aire: hay aspirante pero no día para someter su candidatura al escrutinio de la cámara, una situación inédita en las casi cuatro décadas de autonomía, en las que las consultas siempre han acabado con un nombre y una data.

“Cuanto antes sea, mejor”, dijo Sada, que anotó que “no me atrevo a vaticinar una fecha. Ponerla sería malo para quienes están negociando” y abogó por la “tranquilidad” para “no meter más presión de la debida con negociaciones abiertas”. El límite está en el 20 de agosto, fecha límite para elegir al presidente.

Podemos y el PSOE llevan varias semanas negociando, con al menos cuatro reuniones en las que los avances han sido más que escasos. ¿Qué es lo que separa ahora a dos partidos que en los últimos cuatro años han sido socios preferentes? “Lo que todos ustedes saben”, dijo, enigmáticamente, Díaz, que se negó en varias ocasiones a aclarar qué realidad enmascara esa ambigua expresión.

Parecía referirse a la entrada de su formación en el Gobierno de Aragón, una posibilidad que rechazan tanto el PSOE como el Par, aunque el portavoz de los primeros, Vicente Guillén tampoco ayudó a aclarar el enigmático concepto.

El clavillo del abanico y el mango de la sartén

Lo que sí va quedando claro es que, por ahora, los discursos de los partidos políticos aragoneses comienzan a repartirse en tres bloques: PSOE, Par, Cha e IU hablan de una negociación de acuerdos programáticos de investidura mientras Podemos-Equo aboga, entre líneas, por unos contactos para formar un Gobierno de coalición y, por su parte, el centro-derecha lanza suaves críticas al hecho de que este último partido se haya situado en una posición clave del tablero político de la comunidad.

“El futuro gobierno depende de Podemos, que no tiene el clavillo del abanico sino el mango de la sartén”, dijo el portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez, que anunció que sus doce diputados votarán en contra de la investidura de Lambán. “En ningún momento nos vamos a plantear la abstención”, añadió.

En términos similares se pronunció Luis María Beamonte, portavoz del PP, para quien “queda residenciada toda posibilidad de formar gobierno en Podemos porque el Par así lo ha querido. El Par parecía determinante, pero quien es determinante hoy es Podemos”.

Las maniobras y negociaciones previas a la eventual investidura de Lambán, en las que ha resultado clave el movimiento de desmarque del trío de Colón que efectuó el Par nada más conocerse los resultados, está teniendo en el centro-derecha unos efectos tan disgregadores como en la izquierda: hasta tal punto se han tensionado las relaciones que Beamonte descartó que, “mientras yo sea presidente del PP”, pueda darse algún tipo de alianza con los aragonesistas “bajo ningún concepto”. “No vamos a votar la investidura de Javier Lambán, ni, en consecuencia, la de Arturo Aliaga [presidente del Par] como consejero”, anotó Pérez.

Desacuerdo en el objeto de la negociación

Las posiciones entre los morados y los socialistas siguen alejadas, aunque ambos se muestran, cuando menos en público, partidarios de continuar con los contactos para tratar de alcanzar un acuerdo.

En este sentido, Díaz, que aseguró que “de momento no ha habido avances”, reclamó “seguir las conversaciones sin vetos y sin miedos, que no se pongan vetos a las posiciones de Podemos y no se tenga miedo a una formación con cinco diputados” y 53.000 votos. “No se está respetando que los gobiernos no se regalan, se negocian”, añadió, antes de anotar que “no se está negociando de manera honesta”.

“Estamos hablando de la investidura, que es un aspecto completamente diferente de la gobernabilidad. Queremos ponernos de acuerdo en los aspectos programáticos” para la elección del presidente del Gobierno de Aragón, señaló, por su parte, Guillén, en la enésima confirmación de que, al menos de puertas hacia afuera, el desacuerdo entre PSOE y Podemos comienza ya en la determinación del objeto de la negociación.

“Queremos hacer una serie de políticas dirigidas al desarrollo sostenible que nos lleven a luchar contra el desempleo, a posibilitar que ese crecimiento económico nos lleve a crear más empleo”, añadió, y aprovechar “la única oportunidad a los partidos de la izquierda” que ha facilitado el Par.

Sin embargo, el fantasma de la repetición de las elecciones si el 20 de agosto ningún diputado ha sido investido como presidente sigue planeando sobre un escenario político cada día más enrevesado a base de bloques, vetos e interpretaciones.

Más noticias en Política y Sociedad