Público
Público

Lara asegura que la convergencia no es “un problema de siglas” sino “de respeto”

El coordinador federal de IU reitera su predisposición a las alianzas “con todas las fuerzas de la izquierda” pero advierte que la fórmula no puede suponer “ni la disolución de la absorción” de su coalición. Alberto Garzón, ya ratificado candidato a La Moncloa, subraya que el discurso de IU ha calado en otros actores políticos.

La eurodiputada Marina Albiol, el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, el próximo candidato de IU a las elecciones generales, Alberto Garzón, y el coordinador general de IULV-CA y candidato a la presidencia de la Junta, Antonio Maíllo, antes del inicio del Consejo Político que celebra IU, hoy en Madrid. /EFE

JAIRO VARGAS

@JairoExtre

Izquierda Unida afronta su Consejo Político Federal, máximo órgano entre Asambleas, antes de que comience el agitado ciclo electoral con dos puntos fundamentales sobre la mesa: la ratificación del Aberto Garzón como candidato a la Presidencia del Gobierno, que ha sido aprobado por el 75% de los votos (129) y sin apenas oposición (15,3%, 26 votos) y 15 abstenciones de los 170 miembros que han emitido voto. Por otro lado, IU tiene que  decidir la política de alianzas que IU va a desarrollar en los distintos frentes electorales autonómicos y municipales.

La convergencia sigue sobre la mesa, como ha estado siempre, ha recordado el coordinador federal, Cayo Lara, en su intervención, en la que ha insistido en que IU debe buscar “la fórmula jurídica más adecuada en cada caso para favorecer la aportación de recursos políticos y económicos” (espacio en medios de comunicación, anticipos para envío de propaganda electoral y subvenciones por los votos obtenidos). Sigue así Lara apostando por la coalición electoral como fórmula para la convergencia, y lanza un mensaje directo a Podemos, al que no ha mencionado en su discurso: “Para Izquierda Unida no hay un problema de siglas, es un problema de respeto democrático y de garantizar la máxima eficacia en cualquier coalición. Nunca IU vetó ni la sigla ni la formalidad de nadie en convergencia alguna”.

Ha recordado que el grupo parlamentario no incluye las silgas de IU, sino que se llama la Izquierda Plural, y vuelve a insistir en construir un bloque político y social con un programa de izquierdas y en el que participen todas las fueras políticas de la izquierda. “IU está ahí, con otros sí, pero ahí. Ni disolución, ni dilución, ni absorción, ni nada parecido”, ha aseverado Lara ante las voces que hablan de la disolución de IU en localidades como Madrid, donde el candidato a la Alcaldía, Muaricio Valiente, pretende incluir al partido un una coalición con Ganemos Madrid y Podemos en el que no habrá siglas en la candidatura. “La convergencia en ningún modo nos va a diluir”, ha insistido un Cayo Lara que ha dado la despedida al que fuera hasta hace pocas semanas su número dos y secretario de organización, Miguel Reneses, del que ha dicho que, como todo el mundo “ha tenido aciertos y errores”. Esperamos que el mejor Reneses siga trabajando y haciendo política, pero no el peor”, ha escuchado Reneses desde su asiente en el Consejo Político.

Garzón: “Nunca el bipartidismo ha estado en horas tan débiles”

Por su parte, el candidato a La Moncloa, Alberto Garzón ha asegurado en su discurso antes de la votación que le ratificará, que “Nunca el bipartidismo, que garantiza el orden y la estabilidad de las grandes fortunas y el dísteme financiero, ha estado en horas tan débiles” y que nunca la gente “ha sido tan consciente de la necesidad de cambiar” el modelo económico para ponerlo al servicio de las personas. “La próxima generación no se puede permitir que la izquierda no esté a la altura de este momento histórico”, ha afirmado.

Para el diputado malagueño no hay duda de que el cambio político llega este 2015 y que los objetivos políticos de IU están más cerca de instalarse en un gobierno que en 2003, cuando decidió a filiarse al partido en un momento en el que la organización “era menguante”. “Vivimos ahora tiempos convulsos. Es posible, incluso, que estemos en uno de esos momentos de la historia en los que todo lo sólido se disuelve en el aire, como describieron Marx y Engels. En este tipo de momentos reina la confusión y la duda, pues el suelo se mueve a nuestros pies. Pero cuando las viejas certezas se desvanecen, es aún más importante que nunca que prevalezcan los principios y los valores de izquierdas. Pues es desde aquí desde donde se reconstruirán las nuevas instituciones, la nueva comunidad política, el nuevo país”, ha asegurado Garzón, que no renuncia a sus principios “herederos de la lucha antifascistas”, de la Segunda República.

No ha querido hablar directamente de la convergencia, ni de la amenaza de Podemos, pero saca pecho del trabajo de IU durante estos años. “Hemos conseguido impregnar nuestro discurso en muchas agendas políticas, y hemos coparticipado de fenómenos de resistencia social ante los ataques neoliberales”, ha asegurado.
Su proyecto, afirma, es construir un nuevo país, y ve en el momento actual “una oportunidad histórica para hacerlo”, pero asegura que su “motor son esos principios de la izquierda”.

Maíllo: “En Andalucía estamos muy fuertes”

También ha intervenido el coordinador de IU en Andalucía y candidato a la Presidencia de la Junta, Antonio Maíllo, que se muestras muy optimista con los resultados del 22 de marzo. Pese al avance de Podemos en las encuestas, Maíllo insiste en que IU es la única fuerza de la izquierda alternativa con capacidad y proyecto de Gobierno, ante un PSOE que ha vivido en el clientelismo y un “Podemos instalado en la ambigüedad”.
Sobre la mesa pone el papel de su organización como un socio de gobierno incómodo, que ha paralizado 6.000 desahucios y que ha pretendía en la recta final de legislatura aprobar una ley de banca pública y exigía una comisión de investigación parlamentaria sobre los casos de corrupción. “El PSOE está instrumentalizando estas elecciones para impedir que se desarrollen políticas de izquierdas en Andalucía”, ha criticado.
Ve la oportunidad de gobernar, pese a las encuestas, y sigue defendiendo “la dicotomía de izquierda y derecha”, por lo que pide una alianza de “todos los sectores progresistas y de izqueirda, sin tapujos y con descaro”.

Más noticias de Política y Sociedad