Público
Público

Ley contra la precariedad laboral El Congreso decide sobre la reforma laboral de Cs: el contrato único y el despido por amortización de trabajo

Este martes se vota una de las 'medidas estrella' del partido naranja que incluye reformas en el mercado laboral como un contrato único, incorporar la 'mochila' austriaca o aplicar un 'bonus' a las empresas que menos despidan.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante el acto de presentación del nuevo modelo laboral / Ciudadanos

El Pleno del Congreso debate este martes la Proposición de Ley de Ciudadanos "contra la precariedad",  con la que pretenden reformar el mercado laboral para establecer un contrato único que elimine los contratos temporales y de obra y servicio, instaurar 'mochila' austriaca y aplicar un 'bonus' a las empresas que despidan menos.

Esta es una de las 'medidas estrella' de Ciudadanos, que el partido siempre ha abanderado. Fue registrada en el Congreso a finales de febrero pero hasta ahora no ha llegado al pleno, ya que será este martes cuando se someterá a votación y los partidos tendrán que posicionarse a favor o en contra. Y llega entre las primeras semanas del mandato del nuevo Gobierno, y con la derogación de la reforma laboral del PP como una de las principales retos que tendrán que abordar los cocialistas.

Sin embargo, la reforma no parece que vaya a tener mucho recorrido. Podemos ya ha anunciado que votará en contra de esta medida y se prevé que tampoco la apoyen ni el PP ni el PSOE. Aún así, el partido naranja insiste en la prioridad de esta medida. Para su secretario general, José Manuel Villegas, esta reforma "es la más urgente", pues creen que su proposición de ley aborda la elevada tasa de desempleo. Con una misma indemnización para todos "se evitarán trabajadores de primera y de segunda", asegura.

En esta línea, ha defendido Inés Arrimadas que es "una reforma moderna, ambiciosa, sensata y de futuro", definiéndola como una iniciativa para afrontar la precariedad y temporal del mercado laboral tras "reformas y contrarreformas" de PP y PSOE "sin cambiar absolutamente nada".

La clave de la reforma es el contrato único, que también conlleva flexibilizar los despidos

La clave de la propuesta es el contrato único. Es decir, sustituir todas las modalidades de contrato actuales, salvo el de formación, por este contrato único, que contemplaría una indemnización por despido de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades, cifra que subiría hasta 33 días si el despido es improcedente. "Todos los trabajadores son fijos desde el primer día y tienen los mismos derechos", dicta el proyecto.

Sin embargo, y como ya desarrollamos en Público, la propuesta genera muchas dudas entre los expertos de economía y laboral. La incertidumbre principal gira en torno a que el contrato único no garantiza que se combata la temporalidad:  "Creemos que lo que se debería es atacar la contratación temporal en fraude de ley para evitar la altísima rotación de contratos temporales que realmente deberían ser indefinidos", señalaba José Antonio Pasadas, secretario de Políticas Sectoriales de UGT en Catalunya y experto en Relaciones Laborales.

El despido por amortización permite que más causas sean  consideradas como procedentes y rebaja la indemnización 

De hecho, el despido por amortización de trabajo, incluido en e proyecto de Ley, es una de las medidas que ha generado más polémica porque permitir que las empresas puedan  despedir por este motivo abre un gran abanico de posibilidades para que éstos se consideren procedentes. E influye en la indemnización. En la actualidad, aquellos que tienen un contrato fijo cuentan con 20 días de indemnización por despido procedente y 33 por el improcedente. Los temporales, de los 12 a los 33 días. Con la nueva propuesta de unificación de contratos la única modalidad es de 20 días. 

La propuesta presentada en el Congreso también propone una "mochila de derechos", inspirada en el modelo de 'mochila austriaca'. Una cuenta personal en la Seguridad Social donde el trabajador acumula aportaciones de la empresa que se pueden mantener hasta la jubilación. Aquí derechos laborales como la antigüedad son portables aunque se cambie de trabajo. Sin embargo, a la propuesta de la mochila de derechos le falta por definir el porcentaje del salario ni si el trabajador puede aportar dinero.

La última medida más destacable es el 'bonus' para las empresas que menos despidan, una aportación que no caería en los trabajadores, los afectados por la precariedad, y una medida que Pasadas señaló como un "eufeminsmo" de "ayuda encubierta a los empresarios". 

Más noticias en Política y Sociedad