Público
Público

Libertad de expresión La despenalización de las injurias a la Corona, pendiente del apoyo del PSOE en el Senado

El grupo socialista no se pronunciará sobre la iniciativa formulada por ERC y EH Bildu hasta que pase el estado de alarma. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Comité de Derechos Humanos de la ONU ya emitieron recomendaciones al respecto.

Rey con Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el rey Felipe VI en una imagen de archivo. CASA REAL

La pelota monárquica vuelve a caer en el tejado socialista. El Senado tiene en sus manos la iniciativa presentada por ERC y EH Bildu para despenalizar las denominadas "injurias" a la Corona, lo que permitiría retirar del Código Penal uno de los "delitos" más polémicos que siguen vigentes en España. La iniciativa solo prosperará si el PSOE lo permite. Por si acaso, la derecha ya ha puesto el grito en el cielo.

"Aprovechar un estado de alarma para despenalizar las injurias a la Corona y los ultrajes a España, es una auténtica vergüenza. ¿Qué os parece a vosotros? Dejad aquí vuestro comentario", lanzó el PP en Twitter durante el fin de semana. Entre las respuestas recogidas hasta ahora no faltaban los que tachaban al Gobierno de "socialcomunista" o pedían incluso la dimisión de Pedro Sánchez.

Sin embargo, aún no está confirmada cuál va a ser la actitud del PSOE ante este tema, y no se trata de un aspecto menor: la iniciativa registrada por ERC y EH Bildu –formaciones que tienen un acuerdo de colaboración– solo saldrá adelante si el grupo socialista en el Senado, mayoritario allí, lo permite. Los votos de Unidas Podemos en el Senado no son determinantes.

La Proposición de Ley fue presentada el pasado 24 de marzo por ambas formaciones soberanistas. La Mesa del Senado admitió el pasado viernes su tramitación, aunque ahora quedará a la espera de que se retome la actividad parlamentaria una vez que deje de estar en vigor el estado de alarma. ¿Cuándo ocurrirá eso? Nadie lo sabe. ¿Qué hará el PSOE? Misma respuesta.

"Ahora mismo no estamos estudiando posicionamientos sobre ninguna iniciativa que se haya registrado. Cuando se recupere la rutina parlamentaria y haya un calendario, veremos", señalaron a Público fuentes del grupo socialista en el Senado.

En tal sentido, fuentes de EH Bildu subrayan que el PSOE "va a tener que mojarse y retratarse". "Sería incomprensible que se nieguen a adecuar la legislación española a las exigencias internacionales para preservar la libertad de expresión en publicaciones, tuits o canciones y evitar la persecución actual por injurias", señalaron desde la coalición abertzale.

De momento, añaden las fuentes, no ha habido contactos con otras fuerzas políticas para tantear posibles apoyos más allá del PSOE. Lo cierto es que es la formación socialista ya acordó con Unidas Podemos en octubre de 2018 –en el marco de la negociación de los Presupuestos de 2019– dar los pasos necesarios para despenalizar el delito de injurias a la Corona, aunque la disolución de las Cortes a los pocos meses impidió que llegara a materializarse.

Este punto no aparece expresamente en el acuerdo para la formación del Gobierno de coalición, aunque es una de las cuestiones que está sobre la mesa para su desarrollo durante la presente legislatura. 

Ahora, con la proposición formulada en el Senado, se abre un nuevo camino para tratar de conseguir que se despenalice ese delito. Sin embargo, se prevé que será un trámite largo, que incluso podría ralentizarse aún más en su paso por el Congreso.

Sobreprotección monárquica

Hasta que este asunto se dilucide, España continuará viviendo una situación muy particular: gracias al Código Penal, la Casa Real tiene una protección mayor que otras instituciones del Estado. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ya puso sus ojos sobre esta situación: en la sentencia emitida contra España por vulnerar la libertad de expresión del dirigente independentista Arnaldo Otegi, sus jueces remarcaron la protección especial de la Corona no se ajusta al espíritu del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Este aspecto también ha sido criticado por el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que mostró sus reservas ante la sobreprotección del monarca a través del Código Penal. También ha habido voces críticas desde otras organizaciones del ámbito jurídico, como la Red Jurídica o el Grupo de Estudios de Política Criminal, que planteó una propuesta alternativa de delitos de expresión. Sin embargo, a día de hoy no ha habido avances. La pelota, ahora, está en el tejado del PSOE.

Más noticias de Política y Sociedad