Público
Público

Más Madrid: "Con la que está cayendo, es ilógico gastar 600.000 euros en pistolas táser"

El Ayuntamiento garantiza que la utilización de las pistolas eléctricas respetará criterios garantistas para la seguridad. La oposición cree que el consistorio debe dar marcha atrás porque los hechos delictivos en la capital han caído notablemente y existen otras prioridades, como solucionar la emergencia alimentaria.

Dispositivos taser. Foto Nidec Defense Group
Dispositivos taser. Foto Nidec Defense Group

El Grupo Municipal de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid ha criticado la decisión del equipo de gobierno de licitar un contrato para la adquisición de pistolas táser por un importe cercano a los 600.000 euros, en un momento en el que los hechos delictivos han caído entre un 60% y un 80% y cuando existe una emergencia alimentaria que hace que muchos ciudadanos guarden cola para conseguir una bolsa de comida.

Javier Barbero, concejal de esta formación política y anterior responsable del área de Seguridad, presentará este miércoles una pregunta en la Comisión de Portavoz, Seguridad y Emergencias para saber "cuál es el estado de necesidad que justifica la utilización de estas armas letales"  en un momento como el actual.

En declaraciones a Público, Barbero señaló que  "con la que está cayendo, y cuando muchos madrileños tienen que hacer largas colas para conseguir bolsas de comida, carece de lógica destinar 600.000 euros a la compra de un tipo de armamento que nadie diría que es indispensable".

El edil recordó que en junio de 2019, cuando Manuela Carmena cedió el bastón de mando a José Luis Martínez Almeida, el comisario principal de la Policía Municipal aseguró que Madrid era la ciudad más segura de Europa. En su opinión, aunque el procedimiento de compra de ese armamento se aprobó a finales del año pasado, el Ayuntamiento puede pararlo, si entiende que ahora hay otras prioridades. "Se trata", apostilló, "de un asunto de prioridades políticas en el uso de unos recursos públicos y comunes".

Imagen de una pareja de agentes municipales en el pabellón de Nidec Axon en Sicur 2020. Foto Nidec Axon.

Por otra parte, Barbero cuestionó las relaciones que pueden existir entre el Ayuntamiento y la empresa Axon/Nidec (una de las principales proveedoras de este tipo de dispositivos de seguridad), que muy posiblemente concurrirá al concurso público convocado por la corporación.

En concreto, aludió a la feria Sicur 2020, celebrada a finales del pasado mes de febrero en Madrid, y a la presencia de un agente municipal en el pabellón de esa firma de armamento, con la que pudo mantener algún tipo de relación. Además, en la trasera publicitaria de esa caseta figuraban imágenes de otros componentes del Cuerpo.

"Se supone", indicó Barbero, "que las instituciones municipales tienen que estar absolutamente alejadas de las dinámicas del mercado. Es más que cuestionable la relación que se da entre esta empresa privada y una institución pública que después va a sacar una licitación".

Colectivos sensibles

El concejal de Más Madrid criticó igualmente el contenido de un protocolo firmado por el comisario general de la Policía Municipal sobre el uso de las pistolas táser y las cámaras de grabación que las acompañan, en el que señala que "debe evitarse, en la medida de lo posible, hacer uso de los dispositivos electrónicos de control en colectivos sensibles como niños, ancianos y/o mujeres en estado de gestación".

Barbero dijo que esa recomendación debería haber sido sustituida por la taxativa prohibición de su uso en esos casos. "Cuando la utilización de las pistolas eléctricas puede generar potencialmente más riesgos, hay que dejar menos espacio a la arbitrariedad. Los mínimos tienen que estar garantizados", resaltó.

"Yo no me opongo radicalmente a la utilización de las táser. Lo que digo es que las condiciones deben ser enormemente estrictas para no conseguir lo contrario de lo que se pretende. Todavía estamos esperando que nos clarifiquen por qué ahora son necesarias y hace dos años no lo eran. Si la necesidad de la táser se refiere a casos muy limitados, muy esporádicos o puntuales, hay que describir muy bien su uso y ser enormemente estricto, porque es un arma considerada menos letal".

Por su parte, un portavoz de la Policía Municipal explicó a Público que ya en un pleno del pasado mes de septiembre el alcalde anunció que los agentes iban a tener pistolas táser y que la partida para su adquisición quedó recogida en los presupuestos aprobados en diciembre. En este sentido, justificó el uso de estos dispositivos por las continuas intervenciones en las que se ven inmersos los agentes, "y en las que deben actuar usando medios proporcionados y garantistas para la seguridad de todos".

En calidad de instructor

Respecto a la presencia de un miembro de la Policía Municipal en el pabellón de Axon/Nidec en la última edición de la feria Sicur, dijo que se trató de una pequeña demostración que el agente hizo en su tiempo libre y en calidad de instructor, para lo cual dispone del correspondiente certificado.

El mencionado portavoz quiso dejar claro que aún no se han aprobado los pliegos ni se ha abierto el plazo para la licitación del contrato de adquisición de las pistolas eléctricas, al que podrán concurrir diferentes empresas. "Cuando se haga, se buscará la adquisición de unos dispositivos que garanticen la seguridad personal y jurídica tanto de los policías como de los ciudadanos, para lo que llevarán incorporada una cámara de grabación que registrará todo lo que ocurra en el momento de ser usada, para asegurar su buen uso", remarcó.

Recordó que estos dispositivos eléctricos son utilizados en países como Alemania, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Noruega y que organismos internacionales de los que España forma parte, como Naciones Unidas, recomiendan su uso frente a las armas letales, al igual que ocurre con otros organismos internacionales de apoyo a los derechos humanos, que aconsejan su utilización en determinadas circunstancias y bajo determinadas premisas.

Las pistolas táser, que toman este nombre de la marca de su principal fabricante mundial, son una alternativa al uso de armas de fuego y, en el caso de la Policía Municipal de Madrid, han sido demandas por los sindicatos del Cuerpo durante mucho tiempo. Su funcionamiento consiste en descargas eléctricas de baja intensidad que paralizan temporalmente los músculos de quien las recibe, lo que facilita la posterior inmovilización por parte de los agentes.

Desde hace unas semanas, estos dispositivos electrónicos forman parte del equipamiento de los agentes de la Unidad de Apoyo a la Seguridad (UAS), que previamente han recibido información en el Centro Integral de Formación en Seguridad y Emergencia (CIFSE). Además, los vehículos de esta unidad llevan incorporada una cámara que graba en vídeo cualquier intervención en la que se empleen las táser.

Más noticias de Política y Sociedad