Público
Público

Madrid Central Un servicio de trenes mermado en plena entrada en vigor de Madrid Central

 

En lugar de reforzar el servicio, como prometió hace un mes Ángel Garrido, la frecuencia de los trenes se ha visto lastrada en los últimos meses por el recorte de maquinistas, la falta de trenes y la crisis del amianto.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Puesta en marcha de las restricciones al tráfico en el núcleo principal de la capital, enmarcado en el proyecto Madrid Central. EFE/Ayuntamiento Madrid

Este viernes ha entrado en vigor Madrid Central, un área de 472 hectáreas por la que solo pueden circular los residentes, sus invitados (un máximo de 20 al mes), los coches con etiqueta Cero Emisiones y Eco y los vehículos B y C que acudan a un aparcamiento público, además de suministros y prestadores de servicios, entre otros. Esta es una de las medidas estrella de Manuela Carmena, incluida en el Plan A —aprobado en 2017—, que responde a las exigencias de la UE para evitar la contaminación en las grandes ciudades.

Frente a la restricción al tráfico en el núcleo principal de la capital y ante la llegada de la Navidad, el Metro de Madrid, que depende de la Comunidad, se presenta como la mejor alternativa para acceder a la zona. Sin embargo, en lugar de reforzar el servicio, como prometió hace un mes el presidente del Gobierno regional, Ángel Garrido, la frecuencia de los trenes se ha visto mermada en los últimos meses por el recorte de maquinistas, la falta de trenes y la crisis del amianto.

A tenor de los datos recopilados por El Mundo, el pasado viernes 23 de noviembre —el día escogido para la inauguración de este proyecto—, en pleno Black Friday, sólo había en funcionamiento 207 trenes a las 14.30 horas. Las previsiones de la empresa pública indicaban un número superior: 269 convoyes, esto es, funcionaron 62 trenes menos.

Más. Entre el 4 de noviembre y el pasado viernes, una media del 17% de los convoyes previstos no circularon por la falta de maquinistas, según los datos de los sindicatos ofrecidos por eldiario.es.

Este medio se ha puesto en contacto con la empresa pública, sin éxito.

La Comunidad se escuda en los "plazos largos" que requiere la planificación del transporte público, a pesar de que el proyecto de Madrid Central se presentó en julio de 2018. "No es cuestión de días ni de meses", advirtió el pasado miércoles Garrido, firme defensor de la paralización del proyecto.

Si bien, la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que depende del Ayuntamiento de Madrid, sí ha aumentado los tiempos de viaje en las líneas que tienen recorrido en el interior del perímetro de Madrid Central. En este sentido, la frecuencia de los vehículos públicos se ha incrementado en un 50%, según los datos de la EMT recogidos por Europa Press.

La Justicia rechaza paralizar el proyecto

Pese a ser una reivindicación histórica de los vecinos de los barrios más populares del corazón de la ciudad, el proyecto del Ayuntamiento de Madrid ha recibido críticas por parte de algunos comerciantes y residentes. 

Asimismo, la Comunidad de Madrid y la asociación de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) han llevado a los tribunales esta iniciativa, que persigue reducir en un 40% las emisiones de dióxido de nitrógeno en el centro de la capital.

Este mismo jueves, la Sección Segunda de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) rechazó paralizar de forma cautelar la entrada en vigor de Madrid Central. La decisión del TSJM responde a la petición de suspensión cautelarísima presentada este miércoles por la AEA, si bien el Gobierno del PP de la Comunidad y su grupo en el Ayuntamiento también solicitaron la suspensión de la medida estrella del Consistorio. El TSJM aún no se ha pronunciado sobre estos recursos.

 

Más noticias en Política y Sociedad