Público
Público

Madrid Central Los ciudadanos "pagan los platos rotos" de la guerra de la Comunidad de Madrid con Carmena

Las asociaciones de vecinos acusa a al Ejecutivo autonómico de deslealtad institucional hacia el Ayuntamiento y de convertir a los madrileños en “rehenes” de su mala gestión del Metro

Publicidad
Media: 4
Votos: 12

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. EFE

La puesta de largo de Madrid Central, un proyecto tan ambicioso como polémico, que ha suscitado el aplauso y la crítica de grupos municipales, comerciantes, hostleros y vecinos en general, ha puesto de relieve que la contienda política ha elegido como escenario preferente el área del transporte público y las nuevas políticas de movilidad.

El permanente cruce de acusaciones entre los responsables municipales y autonómicos, los incumplimientos y la guerra de cifras para demostrar qué institución dedica más inversiones a la modernización de la flota de autobuses, Metro y Cercanías convierten al ciudadano “en rehén” y víctima de la pugna política entre ambas administraciones.

Así lo cree el presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Quique Villalobos, quien destaca, en declaraciones a este diario, que al final “son los ciudadanos los que pagan los platos rotos”, sin tener la culpa de que el Ayuntamiento y la Comunidad vayan en direcciones opuestas.

No obstante, Villalobos tiene claro que en esa disputa los responsables autonómicos están ejerciendo una deslealtad institucional muy grave hacia el Ayuntamiento, que, a su modo de ver, no “tiene la voluntad de participar en esa guerra”.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, asiste a un acto de arranque de Madrid Central. EFE/ Emilio Naranjo

“La Comunidad de Madrid”, agrega, “ha hecho un casus belli de las decisiones tomadas por el Área de Medio Ambiente y Movilidad y les atacan por tierra, mar y aire. Así lo han hecho con casos como el de Madrid Central, BiciMad y Metro de Madrid. Ellos ven que ese área funciona bien y sólo pretenden desgastar al Ayuntamiento”.

Sobradas muestras de incapacidad

Villalobos considera que el gobierno autonómico debería cumplir sus responsabilidades y gestionar adecuadamente el Metro de Madrid, aspecto en el que, según el dirigente vecinal, han dado sobradas muestras de incapacidad.

En este sentido, recordó las constantes denuncias de los sindicatos del Metro sobre la falta de renovación de los vagones, la asignatura todavía pendiente de acabar con el amianto presente en los convoyes de la serie 2000 y la reducción de la plantilla de conductores.

“Hay casos particularmente sangrantes”, explica Villalobos, “como el de la Línea 1, en el tramos de Vallecas, y particularmente en la estación de Miguel Hernández. Aquello es de coña: andando se llega antes que si utilizas el Metro para ir a tu destino”.

Ante las críticas y las quejas de los usuarios por los retrasos y las grandes concentraciones de viajeros que se producen en los andenes, el Gobierno regional ha anunciado ahora una inversión de 700 millones de euros para comprar 60 nuevos trenes (lo que equivale a 360 vagones) y mejorar el servicio.

Indicador de la boca de Metro en la madrileña Puerta del Sol. E.P.

La consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, ha tratado de quitar importancia a las deficiencias denunciadas por los usuarios y ha puesto de relieve que cerca de dos millones y medio de personas utilizan a diario el Metro, por lo que, según ella, es relativamente normal que se produzcan algunas incidencias.

Gonzalo ha descargado la responsabilidad de estos incidentes en los gestores municipales al apuntar que el descenso de viajeros en los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), cifrado en un 11,6%, ha tenido como consecuencia una mayor demanda de los servicios del metropolitano.

Vagones con amianto

En un pleno de la Asamblea de Madrid celebrado el pasado mes de octubre, el parlamentario socialista Daniel Viondi denunció que desde hace diez años Metro de Madrid no ha adquirido nuevos vagones y que en ese tiempo se han vendido a Argentina más de cien unidades, la mayoría de ellas con amianto.

El diputado del PSOE se quejó que la compañía no haya resuelto el problema de la falta de trenes y su antigüedad. “Hay menos trenes para dar servicio. Son más antiguos que en 2010. Y no pueden aplicar las mismas frecuencias que entonces con más viajeros, menos trenes y menos maquinistas. En estos años solo han aumentado dos cosas en metro: la deuda y los directivos", dijo Viondi en la Cámara regional.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid y la EMT anunciaron una inversión de más de 422 millones de euros hasta el año 2020 para modernizar la empresa y renovar la flota. Este conjunto de inversiones recoge igualmente importantes partidas presupuestarias para el servicio de bicicleta pública de Madrid (BiciMAD) y para los aparcamientos que gestiona la EMT.

Madrid Central se estrenó este lunes en medio de la disputa política, los recursos ante los tribunales y la expectación creada entre los ciudadanos por un proyecto que trata de mejorar la salud medioambiental y recuperar espacio para los peatones. La normalidad fue la tónica dominante de la jornada.

Más noticias en Política y Sociedad