Público
Público

MADRID La lucha entre Almeida y Villacís por el protagonismo sobre la candidatura olímpica agrava la crisis entre PP y Cs

Las declaraciones de la vicealcaldesa sobre la celebración de unos Juegos Olímpicos en Madrid en 2036 fueron desmentidas con rapidez por el equipo del alcalde, quien, por su lado, también trabaja en convertir a la capital en sede olímpica.

Almeida y Villacís
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, durante la presentación de la nueva estrategia de vivienda para la ciudad. Chema Moya / EFE

La lucha interna entre el Partido Popular (PP) y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid había pasado casi desapercibida hasta el momento. Especialmente al compararse con lo vivido en la Asamblea de Madrid y la ruptura de Gobierno en el pasado mes de marzo. Pero la posibilidad de que la capital de España sea candidata a organizar unos Juegos Olímpicos en 2036 ha destapado una pelea por el protagonismo que puede tener consecuencias en el devenir de la corporación municipal. De momento, nos ha dejado una situación con aires de evidente descoordinación entre el alcalde, José Luis Martínez Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

Los hechos, cronológicamente, sucedieron así. En la tarde del martes, Villacís intervino en una entrevista realizada en la Cadena Ser. La dirigente de Cs confirmaba que Madrid aspiraría a una candidatura olímpica en 2036. "2036. No creo que haya otras candidatas mejores que Madrid y el Comité Olímpico Internacional nos debe unos Juegos", afirmó. El anuncio y el titular corrió como la pólvora. Y pocos minutos después, desde Alcaldía desmentían a su compañera de Gobierno en un escueto comunicado remitido a los medios. "Desmentimos que Madrid esté en estos momentos aspirando a presentarse a los Juegos Olímpicos de 2036", señalaban.

Ambos protagonistas amanecían el miércoles defendiendo públicamente sus posturas ante los medios. Antes, Villacís también había dado entrevistas con dos programas radiofónicos deportivos nocturnos en las que reiteraba su mensaje y dejaba un recado al alcalde: "No creo que Almeida vaya a negarle unos Juegos Olímpicos a Madrid", decía en El Larguero. Por su parte, Almeida dijo compartir el "sueño" de que la capital sea sede olímpica. Pero apuntó que "no es prudente" lanzar una candidatura "sin consenso con el resto de administraciones, ni complicidad con los madrileños".

Pero por la tarde, una nueva vuelta de tuerca entraba en escena. El Ayuntamiento de Madrid, mediante una nota de prensa oficial, destacaba lo siguiente: "Almeida y Blanco continúan trabajando en el proceso para convertir a Madrid en sede olímpica". El texto daba cuenta de una reunión entre el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, y el alcalde. El encuentro, señala el Ayuntamiento, se produce "en el marco del trabajo que ambos llevan realizando desde hace meses para convertir algún día a Madrid en sede olímpica".

La declaración elimina por tanto la fecha concreta que sí había apuntado la vicealcaldesa, pero se confirma que hay una intencionalidad de sacar adelante la candidatura. "Ambos han acordado que el Ayuntamiento irá siempre de la mano del Comité Olímpico Español para buscar el mejor momento y la mejor estrategia para conseguir que Madrid sea sede olímpica en el futuro", añade el comunicado.

"Un anuncio de estas características no se despacha en una entrevista de un programa de radio", destacan en el PP

Lo que esconde este desencuentro público es principalmente un problema de comunicación pública. Así lo explican fuentes de Alcaldía en declaraciones a Público. "Un anuncio de estas características no se despacha en una entrevista de un programa de radio", destacan. "No es lógico que cualquier ciudad del mundo anunciara de estas maneras que se va a presentar. Obviamente, se está estudiando, pero es algo que no se despacha en dos legislaturas, es algo que tienes que dejar bien hablado con todos los grupos de la oposición", añaden desde filas populares.

Además, apuntan a que es un asunto que tiene que implicar al Comité Olímpico Español y al Estado. "El problema es que se ha dicho con mucha ligereza", insisten. En todo caso, restan importancia a la trifulca y lo achacan a las "formas de hacerlo" y niegan que pueda tener consecuencias políticas. "Ninguna", afirman tajantemente. Villacís y Almeida estarán presentes en la Junta de Gobierno habitual de los jueves y con toda probabilidad se abordará el tema, bien en la misma reunión o en la posterior rueda de prensa.

Cs tiene la concejalía de Deportes a través de Sofía Miranda. Y desde sus filas han querido reivindicar sus competencias. Así lo indican mensajes como el transmitido ayer por Villacís en su cuenta de Twitter. "Llevamos dos años impulsando el deporte base, acogiendo grandes eventos internacionales y hemos conseguido ser Capital Mundial del Deporte en 2022", escribió.

En Cs, según adelantó El País y ha confirmado este medio de fuentes naranjas municipales, el asunto ha sentado bastante mal internamente. Aunque no se plantean una ruptura de Gobierno, sí reconocen que marca un "antes y un después" por una "desautorización pública sin precedentes".

La oposición, por su parte, ha criticado también la gestión del anuncio. "Ahí, ideas firmes, claras, pensadas: se queda una muy tranquila con el gobierno de Madrid, que ni tiene proyecto ni se pone de acuerdo", destacó en redes sociales la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre. "Necesitamos que el alcalde y la vicealcaldesa hablen un poquito más en la intimidad y no solo en las redes sociales", hizo lo propio Mar Espinar, portavoz socialista.

No es la primera vez que se airea el "sueño olímpico"

El alcalde, además, ya había mostrado en otras ocasiones ciertas intenciones de que Madrid fuera olímpico. De hecho, un par de veces muy recientemente. Por ejemplo, el 12 de julio, durante un acto en el estadio de Vallehermoso para despedir a los deportistas madrileños que viajarían a Tokio. Almeida dijo que los Juegos Olímpicos eran "un sueño y una aspiración" que se cumplirán porque, si se "sigue trabajando en esta línea, esta ciudad acogerá este evento deportivo que tanto se merece". El mismo mensaje transmitió en rueda de prensa el día 29. Ese día expresó su convencimiento de que, "tarde o temprano", la capital "será sede olímpica", pero avisó de que no se puede permitir "una cuarta candidatura fallida".

A pesar de que los desencuentros entre ambos grupos municipales no han sido tan evidentes, no es la primera vez que uno y otro se contradicen. Una de las ocasiones más sonadas fue con motivo de la bandera del Orgullo LGTBi en el balcón del Ayuntamiento. La vicealcaldesa dijo que colocar la bandera estaba "estudiándose" y poco después Almeida rechazó esa posibilidad alegando una sentencia del Tribunal Supremo.

Curiosamente, esta misma semana se reavivaba también la crisis por la inexistente moción de censura contra la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Varios cargos del PP de Madrid afearon a Cs, partido sin representación autonómica en la actualidad, esa supuesta operación que nunca llegó y que a la postre sirvió para reforzar, elecciones mediante, a Ayuso en el Gobierno.

En aquellos momentos, tanto Villacís como Almeida salieron al paso de cualquier suspicacia que pudiera dar a entender una posible ruptura a nivel municipal. "Agradezco profundamente la confianza de Begoña Villacís en mí y es la misma que tengo yo en ella y en Ciudadanos", dijo el alcalde en su momento.

Más noticias