Público
Público

Malestar entre los miembros del TC por el reparto de cromos en su renovación

El PP y el PSOE negocian incluso el nombre del presidente del alto tribunal, cuando debe ser elegido por el Pleno de los 12 miembros del TC

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen de archivo del presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos (c), posa junto a los magistrados del Constitucional, durante el acto de toma de posesión del fiscal Antonio Narváez Rodríguez (d), como magistrado del Tribunal Constitucional tras ser nombrado en sustitución de Enrique López. EFE


MADRID.- Malestar contenido entre los miembros del Tribunal Constitucional por el reparto de cromos en el que han incurrido los grupos parlamentarios de PP y el PSOE para elegir a cuatro de sus doce vocales que corresponden a la cuota del Senado, según fuentes jurídicas.

El malestar se centra en que ha trascendido que en estas negociaciones se ha llegado a barajar incluso quién será el próximo presidente del Constitucional, cuando es una decisión que debe adoptar el pleno de este tribunal cuando sea completado y no corresponde a los partidos políticos que los eligen, indican las mismas fuentes.

 Este pasteleo público transmite a la sociedad "la percepción de una pérdida de independencia de los vocales" del Constitucional, según fuentes jurídicas que recuerdan el “malestar y error” que provocó una injerencia de José Luis Rodríguez Zapatero cuando en 2009 anunció que Carlos Dívar sería el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), como así ocurrió, sin esperar a que los vocales se reunieran siquiera en Pleno.

PP y PSOE barajan que la presidencia recaiga en Encarnación Roca una jurista prestigiosa, para acallar las críticas de que el TC está compuesto casi en exclusiva por hombres

La tradición es que los vocales del TC elijan a su presidente entre los magistrados más antiguos del bloque mayoritario, en este caso conservador.

Uno de ellos es Andrés Ollero. El PP ha retirado que Ollero sea el próximo presidente ante el veto del PSOE: fue un duro diputado de este partido durante 17 años y los socialistas no lo ven aceptable para afrontar los desafíos soberanistas que se emprende en Catalunya ni ante la sentencia que el TC debe dictar sobre la reforma del aborto, cuando es un miembro del Opus Dei.

El PP y el PSOE barajan que la presidencia recaiga en Encarnación Roca, la única mujer con suficiente antigüedad. El objetivo sería compensar en público la ausencia de mujeres en el alto tribunal y así repartirse tres de los puestos entre hombres.

Encarnación Roca es una de las mayores expertas en España en Derecho de Familia y fue magistrada de la Sala de lo Civil del Supremo.

Otro posible presidente que barajan los partidos mayoritarios es Juan José González Rivas –que no es bien visto por el PSOE por su voto particular contra la sentencia que avaló el matrimonio homosexual- y Fernando Valdés, catedrático de Derecho del Trabajo y crítico contra la reforma laboral del PP.

Encarnación Roca y Andrés Ollero, en su jura como vocales del Tribunal Constitucional. EFE

Los candidatos que propongan los parlamentos autonómicos deben ser entrevistados por la Comisión de Nombramientos del Senado, que es la que eleva al Pleno su propuesta. Pero el reparto de cromos ya estará hecho para entonces, por lo que será un mero trámite la elección de los cuatro vocales.

El Constitucional está compuesto de 12 miembros: cuatro los propone el Congreso y cuatro el Senado –los que corresponde renovar ahora. Estos vocales son elegidos por mayoría reforzada de tres quintos. A su vez, el Gobierno nombra a otros dos vocales y dos son elegidos por el CGPJ.

PP y PSOE tienen suficiente mayoría en el Senado para elegirlos sin necesidad de ningún otro partido.

Ambas formaciones ultiman nombres y candidatos para repartir estos cuatro puestos: dos serían para el PP, uno para el PSOE y un cuarto sería designado por consenso, si el PNV acepta participar en el reparto porque Ciudadanos ha declinado intervenir en el intercambio de cromos. En caso contrario, sería un vocal más para el PSOE.

Sólo hay una mujer entre los cuatro favoritos, de tal manera que, de prosperar, el Constitucional sería un órgano del Estado desequilibrado: habría 10 vocales hombres y dos mujeres, cuando en las profesiones jurídicas ellas son mayoría.

Más noticias en Política y Sociedad