Público
Público

Malestar en el PP de Madrid con Cifuentes por no haber frenado la marcha de Podemos

El nerviosismo por la candidatura al Ayuntamiento de la capital y las malas encuestas internas convierten a la delegada del Gobierno en la diana de las críticas conservadoras.

Publicidad
Media: 2.19
Votos: 32

La presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, y la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, en una imagen de archivo. EFE

MADRID.- Hace semanas que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, no pasa por su mejor momento interno en el Partido Popular; concretamente, en el PP de Madrid. Pero lo que antes podía ser una mera rivalidad lógica entre dirigentes políticos que aspiran a ser candidatas de su partido al Ayuntamiento de Madrid ("La joya de la corona del municipalismo... y la proyección política", admiten los conservadores, siempre que se gane la contienda electoral), ha pasado a "palabras mayores" debido a la espera "insoportable" a la que Mariano Rajoy está sometiendo a su partido antes de nombrar a los candidatos madrileños, al consistorio y a la Comunidad.

El último dardo que ha caído sobre Cifuentes -convertida en una auténtica diana de reproches internos, según ha podido confirmar Público de distintas fuentes- se debe a la permisividad de la Delegación del Gobierno de Madrid con la Marcha del Cambio, la movilización capitaneada por Podemos y que, según su líder, Pablo Iglesias, supone la escenificación de la cuentas atrás del Gobierno de Mariano Rajoy

En el PP creen que la Marcha del Cambio de Podemos será "mucho más efectiva" que cualquier mitin de cualquier partido

Un sector del PP -muy mayoritario en la formación autonómica que lidera Esperanza Aguirre- cree que Cifuentes debería haber hecho algo para prohibir una concentración en las calles de la capital que supone "un auténtico revulsivo electoral", admiten las fuentes consultadas. "Toda la izquierda" se dará cita en una concentración "mucho más efectiva que cualquier mitin" de otro adversario, auguran los conservadores. La movilización llega, además, en el peor momento para el PP autonómico y municipal, al que las encuestas internas no dan "ni de lejos" la mayoría absoluta.

En el PP creen que Cifuentes tenía argumentos de sobra para frenar la movilización, porque la seguridad de este "llamamiento" no está "en absoluto" garantizada. La amenaza yihadista tan latente estos días, apuntan con cautela como ejemplo, puede "campar a sus anchas" en un acto que se prevé tan masivo en pleno centro de Madrid y que es "puro caramelo" para infiltrados violentos. En este sentido, de hecho, la delegada del Gobierno no sólo no ha hecho nada por impedir esta marcha, sino que ha felicitado a Iglesias por organizar una concentración en la Puerta del Sol en lugar de intentar "ocuparla", en referencia al 15-M. Podemos, por su parte, ya ha indicado que dispondrá de "un despliegue de voluntarios" que impedirán que les revienten la Marcha, en palabras de Luis Alegre, candidato a liderar la formación en la Comunidad de Madrid, a este periódico.

Perfil "muy bajo"

El nombre de Cristina Cifuentes hace mucho tiempo que aparece en la quinielas de los candidatables del PP al Ayuntamiento o a la Presidencia madrileños, indistintamente. En los últimos meses, sin embargo, y puesto que el actual jefe del Ejecutivo madrileño, Ignacio González, parece señalado ya para encabezar la lista autonómica del PP en Madrid, la delegada del Gobierno, junto a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, se ha convertido en la principal rival interna de Aguirre para ser la aspirante a alcaldesa de la capital.

Las apariciones públicas de la delegada del Gobierno han caído mucho en las últimas semanas


Desde entonces, subrayan en el partido, la estrategia de Cifuentes ha sido la de mantener un perfil bajo, "muy bajo", que choca con su presencia anterior tan habitual en los medios de comunicación y en todo acto público donde se le reclamara. Hay, sin embargo, la sensación de que la delegada lleva una campaña centrada en vender su gestión en Madrid y olvidarse de batallas personales, lo cual la ha llevado a distanciarse del partido regional, controlado completamente por Aguirre.

Cifuentes fue muy criticada internamente el pasado 16 de enero cuando, coincidiendo con la inauguración de un foro sobre libertad y seguridad del PP, convocó una rueda de prensa para vender sus tres años de gestión al frente de la Delegación del Gobierno. La posible candidata conservadora no intervino en el foro sobre seguridad, donde sí estuvieron el resto de dirigentes destacados del PP madrileño, como Esperanza Aguirre o Ignacio González. La ausencia de Cifuentes en el programa, teniendo en cuenta la temática del cónclave, fue una sorpresa muy comentada en la Casa de América, donde se celebraron las jornadas.

Más noticias en Política y Sociedad