Público
Público

La Manada Serrano borra su polémica publicación pero se reafirma: "Reivindico el derecho a poder criticar"

El líder de Vox en Andalucía dice que se ha limitado a hacer una valoración "a título personal", aunque el portavoz del partido en la Comunidad se ha desvinculado de su reflexión.

El presidente de Vox en el Parlamento Andaluz, Francisco Serrano. / Europa Press

público | europa press

El presidente de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano, ha defendido  que se "ha limitado" a criticar "a título personal" la sentencia condenatoria por agresión sexual a los cinco miembros de 'La Manada', la cual fue dictada "bajo la presión mediática de grupos que poder que quieren imponer sus prejuicios".

Así lo ha expresado Serrano después de que lamentara la decisión del Tribunal Supremo (TS), organismo que les condenó por un delito de agresión sexual y no de abuso sexual como sí se hizo en primera instancia, dado que, en su opinión, la sentencia apunta que "hasta un gatillazo podría terminar con el impotente en prisión".

Fruto de estas declaraciones, el portavoz parlamentario de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, desvinculó al partido de las palabras de Serrano señalando su "máximo respeto por las resoluciones de los Juzgados y Tribunales".

En este sentido, el líder de Vox en Andalucía ha difundido un comunicado en su cuenta de Twitter tras borrar la publicación de sus redes sociales subrayando que "en ningún momento ha defendido a los miembros de La Manada" porque son "unos machistas con los que de forma maliciosa se ha querido identificar a la población masculina heterosexual española".

Así, ha reiterado que se ha "limitado" a "hacer crítica de una sentencia en base a una circular de la propia Fiscalía General del Estado, la Circular 1/2018, sobre cuestiones que suscita la nuevaregulación de segunda instancia en materia penal". Al hilo, ha afirmado que "agravar la pena o condenar a un absuelto en primera instancia, va en contra del principio de inmediación en la apreciación de la prueba", por lo que "hubiera sido necesario repetir el juicio ante el Supremo, o la práctica de toda la prueba y la audiencia de los acusados".

"Puedo hablar con propiedad sobre la materia"

"Puedo hablar con propiedad sobre la materia, pues precisamente esa fue la causa por la que se anuló mi condena por prevaricación dolosa ante el Tribunal Supremo por parte del Tribunal Constitucional", ha expresado a la par que ha señalado que "de forma quizás inapropiada y no comprendida he querido advertir de las graves consecuencias que una interpretación literal de esta sentencia puede conllevar de futuro para la relaciones entre hombres y mujeres".

Precisamente, ha dicho estar en contra de "violadores y maltratadores" pero, ha continuado, "también defiendo que han de serjuzgados en un proceso penal con todas las garantías". "A un violador o maltratador, se le debe imponer la Ley con toda la severidad, proporcional al daño infringido a su víctima. Por ello, en muchas ocasiones, incluso sería necesario agravar las condenas e imponer lapena de prisión permanente revisable", ha explicado.

Presión de los "lobbies de poder" 

Igualmente, el también juez ha manifestado que respecta las resoluciones judiciales "como no puede ser de otra forma", apuntando que critica "que se dicten bajo la presión mediática de grupos de poder, que quieren imponer sus prejuicios frente a las garantías del proceso".

"¿Se imaginan las reacciones que hubiera habido, si la sentencia absuelve o hubiera mantenido la condena por abuso sexual?", se ha preguntando añadiendo que "el principio de independencia judicial desaparecería si los jueces son sometidos a ese tipo de presiones". "Al final no serán los tribunales los que juzguen en libertad, sino la presión de la calle dirigida por los lobbies de poder", ha lamentado.

Serrano ha reivindicado asimismo el derecho a "poder criticar y manifestar las expresión de pensamiento, aún cuando no comulgue con la dictadura de lo políticamente correcto", especialmente porque las resoluciones precedentes fueron criticadas "con virulencia, recibiendo algunos de los magistrados que las dictaron, duros insultos y hasta amenazas que necesitaron escolta policial, por su decisión contraria a la sentencia popular, que ya había dictado de antemano el feminismo supremacista".

En definitiva, ha concluido el parlamentario, lo dicho "evidencia la necesidad de seguir adelante sin claudicar nunca, ni vender jamás nuestros ideales de paz, justicia y libertad, mucho menos al precio de la aceptación populista".