Público
Público

Manifestaciones en Barcelona El soberanismo mantiene la capacidad de movilización contra la sentencia

Centenares de miles de persones reclaman la libertad de los presos catalanes y el ejercicio del derecho de autodeterminación. Los representantes de los partidos independentistas dejan de lado sus diferencias para acudir a la manifestación.

Miles de personas se concentran en la calle Marina de Barcelona para participar en la manifestación convocada por la ANC, Òmnium Cultural y otras entidades, para protestar contra las condenas dictadas por el Tribunal Supremo a los líderes del procés. EFE/Toni Albir

El movimiento soberanista no pierde carrerilla y este sábado ha vuelto a llenar las calles de Barcelona en una marcha de protesta contra la sentencia del Tribunal Supremo a los presos catalanes. Centenares de entidades y asociaciones de la sociedad civil, y la mayoría de los sindicatos, apoyaron el llamamiento y la respuesta social ha sido, una vez más, masiva: 20 minutos antes de su inicio, la manifestación en la calle Marina propiamente dicha ya se había convertido en una concentración. Incluso un grupo de independentistas de CCOO se han agrupado antes de la manifestación en La Monumental para ir con un bloque propio.

Según la Guardia Urbana de Barcelona, unas 350.000 personas –aunque de acuerdo con los organizadores la cifra habría estado mucho más elevada– han participado en una manifestación de ambiente reivindicativo, familiar y distendido. Los líderes de las entidades han criticado este cálculo, que consideran erróneo: "Pediremos explicaciones", ha dicho el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, quien ha calificado de "inadmisible" el recuento, teniendo en cuenta que la manifestación de la semana pasada reunió hasta 525.000 personas según el cuerpo municipal. El líder social ha cargado contra el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento, Albert Batlle, a quien ha responsabilizado de este hecho.

Torra: "Llegaremos tan lejos como la gente quiera que lleguemos"

Desde el independentismo, los políticos asistentes han coincidido en sus llamamientos a la unidad. "Llegaremos tan lejos como la gente quiera que lleguemos", ha afirmado el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en declaraciones recogidas por la Agencia Catalana de Noticias (ANC). "Hay unidad independentista" y el derecho a voto se ejercerá "las veces que haga falta", ha dicho por su parte el vicepresidente Pere Aragonès. Además de representantes de los partidos independentistas también se ha podido ver, entre otros, al eurodiputado de Podemos Miguel Urbán.

Además de las botellas de agua, los códigos QR para activar la aplicación de Tsunami Democrático han sido uno de los elementos más solicitados este sábado entre los manifestantes, especialmente después de que su canal de Telegram anunciara el viernes nuevas acciones –sin especificarlas– para el 9, 11, 12 y 13 de noviembre, y para el 18 de diciembre.

Hacia las 18:20 horas ha empezado el acto, presentado por la periodista María Xinxó. "Creemos en un país donde los derechos fundamentales no se puedan pisar, donde nadie pueda ser condenado por sedición para convocar manifestaciones pacíficas o poner urnas, donde nadie sea detenido o sea víctima de brutalidad policial por defender sus ideales", ha manifestado el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, que ha querido enviar "un mensaje muy claro a las instituciones del Estado: la prisión, la represión, los encarcelamientos no pueden frenar la voluntad de una inmensa mayoría de la ciudadanía de Catalunya". Para Mauri, las autoridades españolas deberían "escuchar el clamor de las calles de Catalunya que gritan libertad" porque "esta situación no se resolverá mientras haya gente en las prisiones y en el exilio".

"Ante este ataque sin precedentes en democracia nos hace falta urgentemente una respuesta política e institucional a la altura del momento histórico que vivimos", ha pedido la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, insistiendo en un mensaje que la entidad sostiene desde hace semanas. Paluzie ha mencionado en su discurso el nombre de todos los cargos y personas vinculadas al soberanismo que han sido detenidas y condenadas hasta ahora.

El acto se ha cerrado con una interpretación del himno de Catalunya a cargo de la violonchelista Paula Sànchez, que los miles de manifestantes han acompañado en letra. Era tanto el gentío que, durante el discurso de Paluzie minutos antes, a la altura del puente de Marina, no llegaban sus palabras y se ha organizado una especie de concentración paralela en la cual se han cantado Els Segadors y otras canciones. Incluso, una cantante de ópera ha salido por uno de los balcones que asomaban a la protesta para interpretar el himno, a la cual se han sumado los manifestantes a pie de calle.

Las divisiones de opiniones y estrategias en el si del independentismo parecen haber pasado en un segundo plano durante las protestas contra la sentencia, pero este ciclo de movilizaciones, que se divisa largo, continúa. Treinta minutos después del acto a la calle Marina los CDR han convocado una manifestación en Via Laietana, un recurrente foco de tensión la semana pasada, donde se han reunido miles de personas. En la primera línea, los manifestantes han lanzado pelotas de colores de plástico contra la línea policial para denunciar el uso de balas de goma durante las protestas, causantes de la pérdida de un ojo a cuatro manifestantes.