Público
Público

Juicio al procés Marchena rechaza que las defensas del 'procés' puedan tener la última palabra con todos los testigos y los letrados protestan

El presidente de la Sala que debe juzgar el 'procés' arrancó la sesión de este jueves rechazando la petición del abogado de Sànchez, Turull y Rull, Jordi Pina. Los letrados de Junqueras, Romeva, Forcadell y Cuixart formulan protesta

El presidente del tribunal que juzga el procés, Manuel Marchena (2d), durante la sesión de hoy en el Tribunal Supremo./EFE

Las defensas no tendrán la última palabra con los testigos llamados por otros letrados con los que comparten estrado en el juicio a la cúpula del procés. El presidente de la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, ha rechazado este jueves la petición del abogado Jordi Pina, a cargo de las defensas de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, que el miércoles solicitó al tribunal que abordase los interrogatorios en otro orden. Otros tres abogados, que representan a cuatro de los 12 procesados, han formulado protesta.

Pina planteaba que, independientemente de quién hubiese reclamado la presencia de estos testigos, las defensas fueran quienes cerraran el turno

En esa jornada, la 35 sesión de la causa, comenzaron a desfilar ante el Alto Tribunal los testigos propuestos únicamente por las defensas de los acusados, tras semanas de comparecencias de testigos de las acusaciones. En aplicación del sistema seguido hasta la fecha, la Sala decidió que primero interrogaría el letrado -o los letrados- que hubiera solicitado la citación del testigo en cuestión, para dar después la palabra al resto de defensas, y posteriormente cedérsela a las acusaciones, comenzando por la Fiscalía y siguiendo con la Abogacía del Estado y la acusación popular de los ultraderechistas de Vox.

Por contra, Pina planteaba que, concluido el interrogatorio de la defensa que hubiera reclamado la citación del testigo en cuestión, el tribunal diera la palabra a las acusaciones, para luego devolvérsela a las defensas que quisieran intervenir, para garantizar así que tuvieran la última palabra. El letrado quería que, independientemente de quién hubiese reclamado la presencia de estos testigos, las defensas fueran quienes cerraran el turno, como han venido haciendo hasta la fecha, mientras comparecían los testigos llamados por las acusaciones.

De hecho, Marchena ha reconocido que el orden planteado por Pina "tiene el respaldo de una práctica muy extendida" entre los tribunales españoles, si bien la sala seguirá aplicando el criterio empleado hasta la fecha: los testigos llamados por cualquiera de las acusaciones serán preguntados inmediatamente después por el resto de acusaciones, para luego responder en bloque a las defensas, y a la inversa. 

Según el presidente de la sala, este orden no implica ningún riesgo para el derecho de defensa, pero los letrados no piensan lo mismo. Los abogados Olga Arderiu, Andreu Van den Eynde y Marina Roig, a cargo de las defensas de Carme Forcadell, Oriol Junqueras y Raül Romeva, y Jordi Cuixart, respectivamente, han expresado protesta. 

Más noticias de Política y Sociedad