Público
Público

Juicio independencia Marchena rectifica: permite una pregunta y un testigo explica cómo guardias civiles "orinaron encima" de una protesta

El presidente de la sala del Tribunal Supremo que acoge el juicio a la cúpula del procés catalán permite a la letrada que defiende a Jordi Sànchez y Jordi Turull formular una pregunta que sólo unos minutos antes tildó de impertinente. 

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5

El presidente del tribunal que juzga el procés, Manuel Marchena (2d), durante la sesión de hoy en el Tribunal Supremo./EFE

En sólo unos minutos el presidente de la sala del Tribunal Supremo que debe enjuiciar el procés catalán ha pasado de tildar de "impertinente" una pregunta de las defensas a permitir que la formulasen. 

El testigo: "De los mismos balcones [del hotel] recibí un escupitajo". "Parece ser que nos orinaron encima", "notábamos cómo nos iban cayendo cosas"

El presidente de la Sala de lo Penal del Alto Tribunal, Manuel Marchena, impidió a la abogada de Jordi Sànchez y Jordi Turull, Ana Bernaola, que cuestionase al segundo testigo de la tarde de este miércoles, Josep Grima -llamado por esta defensa-, por si hubo algún "intento de agredir a guardias civiles" en una concentración frente al hotel en el que se hospedaban los agentes el 1 de octubre de 2017 -la jornada del referéndum soberanista-, en Calella, o por si los concentrados intentaron "asaltar" este centro hotelero. Las concentraciones ante los establecimientos en los que se alojaban los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil desplazados a Catalunya para frustrar el referéndum se sucedieron durante esta jornada y las posteriores, en protesta por las cargas policiales del 1-O.

Bernaola intentó hacer ver al magistrado que la Fiscalía sí pudo preguntar a varios guardias civiles por estas protestas, y los agentes llamados como testigos se explayaron sobre la agresividad de los concentrados, sin cortapisas. La letrada formuló "respetuosa protesta" ante la negativa del juez, y Marchena le instó nuevamente a enunciar "otra pregunta". 

Sin embargo, una vez concluido el turno del resto de defensas y de las acusaciones, Marchena rectificó y volvió a dar la palabra a la abogada. "Si lo desea puede formular la pregunta que antes se consideró impertinente", invitó. 

La letrada volvió a preguntar entonces si los concentrados "tenían una actitud violenta hacia la Guardia Civil, si lanzaban piedras, palos". El testigo lo negó -"Ni mucho menos"-, y explicó que la actitud de los concentrados era "más bien de gritos, de cánticos". Añadió que, en todo caso, esta actitud era achacable a los agentes: "De los mismos balcones [del hotel] recibí un escupitajo". "Parece ser que nos orinaron encima", "notábamos cómo nos iban cayendo cosas", apuntó. 

"Había una actitud un poco chulesca, estaban jugando con las armas y las porras extensibles", apostilló Grima. Según su relato, los agentes incluso descargaban "todas las armas", entre ellas "escopetas, pistolas y porras", a plena luz del día, y en una calle "con muchísimos críos". "Había muchísimo miedo", zanjó.

Más noticias en Política y Sociedad