Público
Público

Marchena revalidará la presidencia de la Sala de lo Penal del Supremo, apenas dos semanas después de la sentencia del procés

Es el único candidato al cargo, por lo que el Pleno del Consejo General del Poder Judicial lo reeligirá este miércoles por cinco años más.

El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, durante el acto de apertura del año judicial. Foto: EFE/ Mariscal.

ALEJANDRO LÓPEZ DE mIGUEL/ JULIA PÉREZ

Es el único candidato y el favorito, a falta de rivales. El magistrado Manuel Marchena revalidará este miércoles su cargo como presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo apenas un par de semanas después de que se conociera la sentencia del juicio al procés, de la que fue ponente.

El juez, que ha acaparado los focos durante los cuatro meses de juicio a doce dirigentes independentistas catalanes condenados, es el único candidato para presidir la Sala de lo Penal, un cargo de máxima importancia.

Previsiblemente, el Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) convocado a las 10.00 de este miércoles revalidará el cargo de Marchena durante otros cinco años, si bien aún está por confirmar si lo hará con el voto unánime de sus 21 integrantes.

El mandato del órgano de gobierno de los jueces expiró el pasado mes de diciembre, de tal manera que sus 20 vocales y su presidente, Carlos Lesmes, están en funciones.

Marchena compareció ante el CGPJ para renovar la Presidencia de la Sala Segunda del Alto Tribunal el 16 de octubre, apenas dos días después de que se conociera la sentencia de esta causa histórica, precedida por un terremoto político y social a escasos días de las elecciones generales del 10 de diciembre.

El ponente de la propuesta es el propio Lesmes, quien en una reciente entrevista aseguró que él apreciaba rebelión y no sedición en la cúpula del procés. Declaraciones que realizó después de dictarse la sentencia del Supremo.

En el informe de la Comisión Permanente del Consejo, que se elevará al Pleno este miércoles, Lesmes no escatima en elogios a Marchena. "Conoce a la perfección los temas de interés que afectan a la organización de la Sala". Y tiene un conocimiento «claro y preciso de las implicaciones que la reforma del Código Penal y de la Ley de Enjuiciamiento Criminal han tenido en la carga de trabajo y en la propia forma de trabajar de la Sala Segunda".

En la misma línea, el texto se refiere a la voluntad del magistrado en evitar las filtraciones, exactamente lo que no logró hacer con la sentencia del procés que fue filtrada justo el día en que Marchena y el resto de presidentes de salas de lo Penal asistían a una recepción con Felipe VI con motivo de la Hispanidad.

En su comparecencia ante el CGPJ, Marchena dijo sentir "de corazón" que durante el fin de semana previo a la publicación del fallo trascendiera que los presos serían condenados por sedición.

El texto de Lesmes alaba el "carisma", el "talante" de Marchena y su capacidad de trabajar en equipo.

¿Candidato a presidir el Supremo y el CGPJ?

Marchena será presidente de la Sala de lo Penal durante cinco años, salvo que aspire a subir peldaños en el escalafón judicial, optando a presidir el CGPJ y el Supremo.

Hoy por hoy, con los partidos inmersos en la competición electoral, se da por hecho que no habrá un pacto para acometer esta renovación en el Parlamento hasta inicios o mediados de 2020, una vez se haya formado gobierno.

En noviembre de 2018, Marchena anunció su renuncia a presidir el CGPJ y el Supremo después de que se filtraran unos mensajes de whatsapp del entonces portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, en los que se jactaba de que, gracias al acuerdo con el PSOE para la renovación del órgano constitucional, el PP se aseguraba el control “por detrás” de la Sala de lo Penal del Supremo.

Manuel Marchena no ha perdido puntos tras dictar la sentencia del procés y lo cierto es que, aunque aquellas negociaciones se rompieran, es difícil que otros jueces se atrevan a dar por hecho que Marchena no será candidato a este puesto en un futuro no muy lejano.

Su posible candidatura a presidente del Supremo es una especulación con fundamento dentro de la carrera judicial, si bien no se han retomado las conversaciones entre formaciones políticas con representación parlamentaria.

Más noticias