Público
Público

Mariano Rajoy La estrategia de Génova con Bárcenas descoloca a la órbita de Mariano Rajoy

La ruptura con el pasado por parte de la actual dirección del PP ha sorprendido al ala más 'marianista' del partido, que opina que Génova está sentenciando al expresidente antes, si quiera, de que Bárcenas acredite sus acusaciones.

El expresidente Mariano Rajoy conversa con el actual líder popular, Pablo Casado, y la vicesecretaria Ana Pastor.
El expresidente Mariano Rajoy conversa con el actual líder popular, Pablo Casado, y la vicesecretaria Ana Pastor. EFE

El fantasma de Luis Bárcenas tensiona de nuevo al Partido Popular y con el inicio del juicio de la 'Caja B', vuelve al foco mediático su peor —y recurrente— pesadilla: la corrupción. La actual dirección popular, encabezada por Pablo Casado, trata de desvincularse de las acusaciones del extesorero del PP, que señala directamente al expresidente Mariano Rajoy —junto a otros altos cargos de Génova— como adjudicatario de sobresueldos. "Ese PP ya no existe", repite Casado, pese a que gracias a "ese PP" él lidera el partido. La consigna en Génova 13 es clara: hay que romper con el pasado. Caiga quien caiga. Incluso Rajoy.

"Hemos pasado página de ese señor hace mucho tiempo. Hay otro presidente, hay otra dirección, hay otra manera de entender las cosas, afortunadamente mucho más contemporánea en el año 2021", aseguró el senador del PP, Javier Maroto, nada más conocerse el escrito de Bárcenas ante la Fiscalía Anticorrupción. Fue Maroto quien tuvo que dar la cara y los argumentarios de Génova instaban a repetir sus mismas palabras. Casado abrió incluso la puerta a echar a Rajoy del partido si se acreditan los hechos que señala Bárcenas en su escrito.

Desde Génova trasladan la idea de que quien debe responder es el expresidente, no la actual directiva, que "nada tiene que ver" con aquello. Un estrecho colaborador de Casado opina que Rajoy siempre ha seguido la misma estrategia: "Que lo solucionen los demás", apunta. Una tesis que —parte— de la nueva dirección del partido siempre ha mantenido respecto a Rajoy, al que critican por su pasividad respecto a la corrupción. "Él lo dejaba correr y eran otros los que sacaban la cara por el partido. Ahora igual".

"Cuando heredas un partido lo heredas todo: lo bueno y lo malo"

Esta ruptura con el pasado ha sorprendido al ala más 'marianista' del partido, que opina que Génova está sentenciando al expresidente antes, si quiera, de que Bárcenas acredite sus acusaciones. "La impresión en general es que se está juzgando a Rajoy sin juicio", señala una voz con amplia trayectoria en el PP. "Y Pablo debe recordar quién le puso donde está", apunta. El líder popular opina distinto y dice no puede hacerse responsable del PP del 86, del 96 o del 2016.

Los pocos 'marianistas' de peso que siguen vivos en el partido critican que Casado presuma de liderar un PP con experiencia de Gobierno, pero reniegue de sus dirigentes. "Cuando heredas un partido lo heredas todo: lo bueno y lo malo". Las fuentes consultadas también niegan que sea necesario cambiar las siglas del partido para desvincularse de la corrupción, como plantean algunas voces desde hace tiempo. "Son nuestras siglas, les tenemos cariño".

El líder del PP no descartó cambiar las siglas —una parte del PP defiende que es necesaria una refundación junto a Ciudadanos y Vox— ni tampoco cambiar la sede nacional del partido, avivando así los rumores que corren desde hace meses sobre el futuro de Génova 13, y que ya reveló Público. Casado despachó la pregunta aludiendo a que era una cuestión estética y formal.

Casado se desmarca de la actuación de Rajoy en Catalunya

La dirección del PP se encuentra inmersa en la campaña en Catalunya, donde en los últimos comicios autonómicos, celebrados en diciembre de 2017, obtuvieron el peor resultado de su historia: 4 diputados. Una parte del PP de Casado culpa a Rajoy de aquella debacle y espera que la confesión de Bárcenas no de alas a Vox en la región. Según algunos sondeos, los ultraderechistas podrían 'sorpassarles', un supuesto que dinamitaría la estrategia de Casado.

Casado se ha desmarcado de la actuación de Rajoy el día del referéndum, el 1 de octubre, en una entrevista con Rac1. "Decidí no salir a explicar lo que estaba pasando en Catalunya porque no estaba de acuerdo con los que decían que allí se estaba votando de forma homologable ni con los que decían que no se estaba votando nada", dijo. Entonces era el responsable de comunicación del partido.

Casado respondía así ante las cargas policiales que el Ejecutivo de Rajoy envió a la región con la intención de parar la votación y que actuaron contra la ciudadanía que salió a votar aquel día. "Lo que se estaba viendo en la televisión era algo que, en mi opinión, se tenía que haber evitado", ha señalado. "No me gustaron", ha señalado. Es la primera vez que el líder del PP se pronuncia de este modo respecto a aquellos sucesos.

Más noticias de Política y Sociedad