Público
Público

Marta Ferrusola: "Mis hijos van con una mano detrás y otra delante"

Jordi Pujol hijo, en una comparecencia de más de cuatro horas, equipara la confesión de su padre con "su papel" en el 23-F.

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

Jordi Pujol Ferrusola, en diferentes momentos de su comparecencia. EFE

Marta Ferrusola, la esposa del expresident catalán Jordi Pujol, ha negado haber viajado a Andorra entre 1980 y 2014 para gestionar la fortuna oculta de su familia y se ha mostrado orgullosa de sus hijos, de quienes ha dicho que no recibieron ningún trato de favor y que "van con una mano detrás y otra delante".

Además del expresident y su hijo, Ferrusola ha comparecido este lunes durante una hora en la comisión del Parlament que investiga su fortuna oculta, en la que ha respondido casi con monosílabos a la oposición, siempre de forma exculpatoria y justificando que el origen del dinero que durante años mantuvieron en el extranjero fue un legado de su suegro.

La esposa del expresident ha roto el silencio que había mantenido hasta ahora -se negó a declarar ante la juez que la imputó por blanqueo y delito fiscal-, en una sesión en la que ha echado balones fuera, ha salido en defensa de sus hijos y ha lamentado, en medio de un interrogatorio, que "Catalunya no se merece" debates de este tipo.

Marta Ferrusola,
sobre la comisión de investigación: "Catalunya no se merece una cosa así"

Ferrusola ha asegurado que los menos de diez viajes que ha hecho a Andorra durante los últimos años han sido para ir a esquiar y para participar en tres ocasiones en actos solidarios de la Fundación Enriqueta Villavecchia, de niños con cáncer, pero no para gestionar la fortuna.

Sobre los viajes a Andorra: "Sí, sí, los Mossos iban armados hasta el cuello, con cuatro fusiles, escopetas y un tanque. ¡Por el amor de Dios! ¡Ni hablar! ¿Qué quiere que le diga? Yo no he ido ni diez veces a Andorra. Madre de Dios, qué horror"


Con tono firme, ha negado haber viajado frecuentemente a Andorra, en contra de lo que aseguró hace semanas en la comisión de investigación un coronel de la Guardia Civil, que certificó que la esposa del expresidente catalán hacía viajes casi bimensuales al pequeño principado pirenaico escoltada por los Mossos d'Esquadra. "Sí, sí, los Mossos iban armados hasta el cuello, con cuatro fusiles, escopetas y un tanque. ¡Por el amor de Dios! ¡Ni hablar! ¿Qué quiere que le diga? Yo no he ido ni diez veces a Andorra. Madre de Dios, qué horror", ha insistido.

En pleno interrogatorio sobre estas cuestiones, Ferrusola ha apuntado que le daba "pena" el diálogo que estaban manteniendo y ha afirmado: "Catalunya no se merece una cosa así".

Ferrusola, que ha insistido en que desconocía cómo se gestionó el legado familiar, ha hecho una cerrada defensa de sus hijos -seis de los siete están imputados en varias causas judiciales- y ha destacado que, como madre, se siente "muy orgullosa" de ellos.

Coches de lujo

Al ser preguntada por la colección de coches de lujo que tuvo su primogénito Jordi Pujol Ferrusola, ha alegado que algunos de estos vehículos los compró desguazados y después los arregló.

Marta Ferrusola asegura que su familia no tiene "ni un duro" en cuentas en el extranjero


Además, ha negado con ironía que su hijo tuviera todos los coches de lujo que se le atribuyen. "Se deja cuatro o cinco", le ha dicho a la diputada de las CUP Isabel Vallet, ante la que también ha lamentado que se hurgue en el patrimonio de su familia. "¿A usted le incomodaría que le preguntara por qué lleva un vestido negro?", le ha inquirido Ferrusola a Vallet, después de que la parlamentaria le afeara que haya negado tener un alto nivel de vida, pese a que tuvo que hacer declaraciones complementarias de patrimonio por más de un millón de euros.

Ferrusola, que ha asegurado que no influyó en Jordi Pujol en decisiones políticas como el nombramiento de Artur Mas como su delfín, ha insistido que no dio instrucciones sobre la fortuna que tenían en Andorra y que desconoce desde cuándo lo gestionó su primogénito: "Yo de esto no entiendo", ha alegado.

Pujol, un 'héroe' según su hijo 

Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán, que también comparecía este lunes, ha afirmado que su padre confesó en julio pasado la fortuna oculta por la familia por "coherencia" con su trayectoria y ha equiparado ese momento con su papel durante el franquismo o el 23-F.

Jordi Pujol Ferrusola ha alardeado de padre, durante una comparecencia que ha durado más de cuatro horas, en la que ha dicho que la vida de su del expresident está "marcada" por tres momentos fundamentales: su estancia en prisión por su actividad contra la dictadura franquista, su papel en el golpe de Estado del 23F y su carta de confesión.

Jordi Pujol Ferrusola
 ingresó a través de sus empresas 22,3 millones de euros entre 2004 y 2013


Cuando el pasado mes de julio escuchó la noticia de la confesión de la fortuna oculta, Jordi Pujol Ferrusola ha explicado que dijo a su padre que esa era su responsabilidad porque él había sido gestor de los fondos en el extranjero. Sin embargo, ha añadido el primogénito de Jordi Pujol, su padre le contestó que tenía la "obligación" en relación con su familia de cumplir con lo que su propio padre le había encomendado.

"Es la familia quien me necesita en este caso", ha dicho Jordi Pujol hijo evocando las palabras de su padre, que según su versión decidió asumir con la responsabilidad de la carta de confesión para ser "coherente desde el principio hasta el final de la vida".

22 millones de euros con sus empresas

Durante la larga comparecencia, en la que dijo ser muy amigo de Artur Mas, habló de que entre los años 2004 y 2013 ingresó a través de sus empresas 22,3 millones de euros y que ha pagado de impuestos un total de 7,5 millones. Afirma que entre abril de 2013 y enero de 2015 ha sido objeto de una inspección de Hacienda por el período comprendido entre 2008 y 2013, en la se han detectado irregularidades muy menores, como la exclusión de su colección de coches de su patrimonio declarado.

Además, ha reconocido su pasión por los coches antiguos y ha enumerado ante los perplejos diputados su flota de doce turismos de lujo de época que, según ha alegado, adquirió sin hacer un gran desembolso aprovechando las necesidades económicas de sus dueños. "A mi me gustan los coches antiguos. Sé comprar coches antiguos", ha alardeado el primogénito de los Pujol, que ha comparado su pasión por estas reliquias con la que pueden tener otras personas por aviones, cuadros, incunables o incluso por los vinos.

Además Pujol hijo entregó al Parlamento catalán un CD con la copia de la conversación íntegra que mantuvieron en el restaurante La Camarga de Barcelona su exnovia Victoria Álvarez y la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho.