Público
Público

 Martín Villa sigue imputado en Argentina por crímenes del franquismo pese a que de momento no será juzgado

Las víctimas estudian la viabilidad de un nuevo recurso que active el procesamiento contra el dirigente franquista y ministro en la transición, mientras la jueza Servini ordena nuevas diligencias para reforzar la imputación contra Martín Villa por 12 homicidios tras la muerte de Franco.

Manifestantes contra Martín Villa
Manifestantes contra la impunidad de Rodolfo Martín Villa. CeAqua

El revés sufrido en la Corte de Casación argentina por las víctimas de Rodolfo Martín Villa, dirigente franquista y ministro durante la transición, no implica que la causa se cierre: sigue vigente la investigación de la jueza argentina María Servini de la llamada querella argentina contra los crímenes del franquismo, en la que el exministro Martín Villa continúa imputado por 12 homicidios agravados en un contexto de crímenes contra la humanidad.

La Sala 4 de la Cámara Federal de Casación Penal de la República Argentina ha desestimado, en un auto fechado este martes, al que ha tenido acceso este diario, el recurso interpuesto por la plataforma CEAQUA (Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina contra los Crímenes del Franquismo) contra la revocación de la Cámara de Apelaciones, en diciembre de 2021, del auto de procesamiento contra Martín Villa dictado por Servini.

La jueza había dictado el procesamiento, lo que conllevaría la celebración de un juicio, para Martín Villa como responsable penal de cuatro homicidios (de los 12 que por los que está siendo investigado): tres de las muertes de la 'matanza del 3 de marzo' por las fuerzas del orden público en Vitoria, en 1976, y el asesinato de Germán Rodríguez, estudiante asesinado a tiros por la Policía en los Sanfermines de 1978. Martín Villa ostentó los cargos de ministro de Relaciones Sindicales (1976) y de Gobernación o Interior (1978).

Pero la Corte de Apelaciones tumbó aquel auto, alegando "falta de mérito" para poder calificar de crímenes de lesa humanidad aquellas cuatro muertes y le pedía a la jueza que profundizara más en los hechos objeto de investigación. 

Y a ese punto han regresado los querellantes tras ver cómo la Justicia argentina inadmite su recurso contra el revocamiento del procesamiento del exdirigente franquista. Los magistrados de la Corte de Casación advierten de que "no se trata de una sentencia definitiva ni de un auto que ponga fin a la acción, a la pena o haga imposible que continúen las actuaciones".

¿Qué consecuencias tiene la decisión de la Corte de Casación, el máximo tribunal penal argentino? En primer lugar, el equipo jurídico de CEAQUA anuncia que se está estudiando la viabilidad de un nuevo recurso, esta vez ante la Corte Suprema argentina. 

"Desde CEAQUA lamentamos profundamente el sentido de la resolución y discrepamos de su contenido. Sin perjuicio de ello, una vez más, debemos insistir que Martín Villa, aunque se haya dictado la resolución hoy notificada por la Cámara de Casación Penal, continúa imputado en la querella argentina por un total de 12 homicidios agravados en un contexto de crímenes contra la humanidad, debiendo el juzgado profundizar en la investigación para ordenar de nuevo su procesamiento", consta en un comunicado de CEAQUA.

Voto discrepante

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que el veredicto ha salido adelante sin unanimidad, pues el presidente de la Sala, el magistrado Mariano Hernán Borinsky, ha votado a favor de admitir a trámite el recurso de CEAQUA, mientras que los magistrados Javier Carbajo y Gustavo Hornos consideran insuficientes los argumentos del recurso. 

Carbajo y Hornos alegan que no se han reunido "evidencias objetivas" que hagan alcanzar el convencimiento de que los delitos que se le imputan a Martín Villa constituyan crímenes de lesa humanidad. "En ese sentido, el requisito más relevante para que un hecho pueda ser considerado un delito de lesa humanidad consiste en que haya sido llevado a cabo como parte de un ataque que a su vez -y esto es lo central- sea generalizado o sistemático", consta en la resolución.

La transición como un fenómeno pacífico es el argumento que ha exprimido la defensa del dirigente franquista. Su abogado defendió durante la vista de casación celebrada la semana pasada que "los historiadores –casi sin excepción- describen la transición como un período exitoso para la democracia y los derechos y libertades de los ciudadanos españoles. En ningún caso se lo explica o confunde con una continuación de la labor de Franco y/o un nuevo plan de exterminio o persecución de opositores. Todo lo contrario". 

Por su parte, el magistrado Mariano Hernán Borinsky cree se debería haber aceptado el recurso y haber devuelto el caso a la Corte de Apelaciones para que emitiera un nuevo pronunciamiento sobre el procesamiento de Martín Villa. Según este juez, la Cámara de Apelaciones no examinó "integral y fundadamente" la documentación que obra en la causa. Esta discrepancia insufla esperanza en los querellantes. 

El equipo jurídico de CEAQUA considera que la inadmisión de su recurso se ha debido a una "cuestión estrictamente formal", al considerar que la resolución de la Cámara de Apelación no pone fin a la acción ejercitada por los propios querellantes, "lo que impide su admisión a trámite por la Cámara de Casación".

La jueza Servini continúa investigando

Desde CEAQUA se indica que la jueza Servini, titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal 1 de la República Argentina, sigue con su investigación de los crímenes del franquismo y recientemente ha ordenado una serie de diligencias para "reforzar aún más la carga probatoria respecto a la autoría mediata y responsabilidad de Martín Villa en los citados crímenes", consta en el comunicado de la plataforma. 

Los 12 homicidios por los que Martín Villa está imputado son los siguientes: Pedro María Martínez Ocio, Romualdo Barroso Chaparro, Francisco Aznar Clemente, José Castillo y Bienvenido Pereda Moral, durante la Masacre del 3 de Marzo de 1976 en Vitoria/Gasteiz; Rafael Gómez Jáuregui, el 12 de mayo de 1977 en Rentería; José Luis Cano Pérez, el 14 de mayo de 1977 en Iruñea/ Pamplona; Francisco Javier Núñez, el 15 de mayo de 1977 en Bilbao; José María Zabala Erasun, el 8 de septiembre de 1976 en Hondarribia; María Norma Menchaca, el 9 de julio de 1976 en Santurce; de Arturo Ruiz García, el 23 de enero de 1977 en Madrid. Y de Germán Rodríguez, el 8 julio de 1978, en Iruñea/Pamplona.

Más noticias