Público
Público

Mas confía en seguir sumando con Unió

El president de la Generalitat no ha conversado con Rajoy desde julio: "No tiene ganas de hablar conmigo", interpreta Mas.

El president de la Generalitat, Artur Mas, durante la entrevista en RAC1.

EUROPA PRESS

BARCELONA.- El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha expresado este viernes su deseo de que las próximas elecciones catalanas del 27 de septiembre sean la última vez en las que se presente como cabeza de lista, y ha confiado en seguir sumando con UDC y con su líder, Josep Antoni Duran.

En una entrevista en Rac1, Mas ha dicho que quiere que CiU se presente como tal en las elecciones, bajo la misma denominación que ha usado desde 1979, y que su propósito es liderar una "gran casa", incorporando a independientes.

Su propósito es que, tras el 27-S, el soberanismo alcance la mayoría absoluta, para lanzar un mensaje potente a la comunidad internacional aunque, si no suma pero CiU gana las elecciones con comodidad, tratará de volver a ser escogido presidente de la Generalitat. 

"[Si hay mayoría absoluta] el 28 tendremos que espabilar para hacer entender a Europa y al mundo que hemos tenido el resultado que hemos tenido", ha recalcado. Después se constituirá un nuevo Parlamento, un nuevo gobierno, hay que ver cómo empezar a hacer este trabajo. Deberá haber un ofrecimiento por parte de las instituciones catalanas de negociar la constitución de un estado en Catalunya, en el que todos se sientan llamado a defender sus intereses".

Mas ha avanzado que firmará el 3 de agosto la convocatoria de las elecciones, independientemente de cómo evolucione la querella del 9-N. Sin embargo, ha reconocido que, si no hubiera habido acuerdo, habría planteado dos fechas para las elecciones: juntos el 22 de marzo y separados el 27 de septiembre.

El presidente de la Generalitat ha admitido que no ha tenido ningún tipo de conversación desde julio con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras el encuentro que ambos mantuvieron en el palacio de La Moncloa de Madrid.

Mas ha afirmado que durante esta reunión, Rajoy le dijo que le llamaría a lo largo del verano, algo que no hizo, por lo que su interpretación es clara: "No tiene ganas de hablar conmigo". "Quedamos en que me llamaría durante agosto o septiembre, me dijo que me llamaría él y no me ha llamado", ha concretado.

Mas ha lamentado que en estos momentos, el diálogo entre la Generalitat y el Estado se haga "vía querellas", una opción que ha rechazado. Preguntado por la posibilidad de que sea inhabilitado, ha dicho que aunque no ha pensado mucho sobre ello, está convencido de que no ocurrirá: "No lo creo".

"Pienso que el proceso judicial acabará bien" y que si lo inhabilitan, será por haber cumplido con su compromiso electoral y el mandato parlamentario de impulsar una votación sobre cómo tiene que ser la relación entre Catalunya y el resto de España durante esta legislatura.

Mas ha augurado que, si es inhabilitado, habrá un gran malestar en Catalunya y en este sentido, ha recordado que lo único que ha hecho es "haber escuchado al 1,5 millones de persones que han salido en la calle" en las manifestaciones de la Diada de 2012, 2013 y 2014. En estas convocatorias, ha participado "un cuarto de la población adulta" de la comunidad, un porcentaje que no se alcanzó este domingo en Francia, durante las manifestaciones en contra el terrorismo yihadista en París y otras ciudades, ha puntualizado.

Mensaje al PSOE y a Podemos

En cuanto a la reforma de la Constitución que proponen los socialistas, ha dicho que él es "escéptico, lo que no quiere decir intransigente". "Si en algún momento alguien tiene un planteamiento concreto para Catalunya, lo escucharemos porque es nuestra obligación", ha dicho Mas.

El president ha puesto una única condición: que la vía que se proponga pueda ser votada por la ciudadanía, porque ya no sirven pactos "en los despachos".

En cuanto a Podemos, ha destacado que sus tesis tienen fecha de caducidad: "El discurso de la casta se acaba el día en que ellos gobiernen, porque entonces ellos serán casta".

Por todo ello, ha pronosticado que los argumentos de Podemos "se les girarán en contra en 48 horas" si gobiernan, porque entonces los que estén instalados en el poder serán ellos.

En cualquier caso, Mas ha considerado que no se puede simplificar el debate sobre el ejercicio del poder político mediante el concepto 'casta', una tesis que para él, es u un "boomerang sobre la propia sociedad".

Más noticias de Política y Sociedad