Público
Público

Mas desoye la exigencia de déficit del Gobierno y prorroga sus cuentas

El techo fijado por el Ejecutivo central es del 1,58% para 2013, alejado del 2,1% que pedía la Generalitat. El Govern presenta un requerimiento contra el Estado para que modifique ese objetivo, paso previo a interponer un recurso contencioso admi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha confirmado este martes que el Govern prorrogará los presupuestos para 2013 y que ha autorizado a la Consejería de Economía a presentar un requerimiento contra el Estado para que modifique el objetivo de déficit, paso previo a interponer un recurso contencioso administrativo. Esta decisión se ha tomado en la reunión monográfica extraordinaria del Consell Executiu, en la que el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ha presentado un informe para valorar qué opción era la más adecuada, después que el Estado notificara la semana pasada que el déficit para Cataluña de este año es del 1,58%.

En concreto, el requerimiento es contra el acuerdo del Consejo de Ministros que aprueba un objetivo de estabilidad presupuestaria para los ejercicios que van desde el 2014 hasta el 2016, y contra el acuerdo que fija un déficit para las autonomías del 1,3% para 2013. El Gobierno catalán siempre ha admitido que la prórroga de presupuestos la han utilizado como 'medida de presión' al Estado para que flexibilizara al alza el objetivo de déficit, y en este caso si la vuelven a llevar a cabo será la tercera y servirá para adaptar el techo del 1,3 al 1,58%.

Desde los partidos, los dos máximos dirigentes de ERC, Oriol Junqueras y Marta Rovira, han avisado desde el día después del CPFF que la opción de su partido es clara: prorrogar los presupuestos y empezar a negociar las cuentas de 2014.

El diagnóstico de ERC coincide con el del líder de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, que este fin de semana explicó que no ve posible hacer unas cuentas y apuntó que es 'imposible a no ser que se quiera ahogar definitivamente' a los más débiles y las clases medias.

El partido de Junqueras, el único socio de CiU en el Parlamento para aprobar las cuentas, no amenaza con romper el pacto si el camino elegido por el Gobierno catalán es otro y no la prórroga, pero sí exigen que para el 1 de enero de 2014 estén en vigor todos los nuevos impuestos que recoge el acuerdo de gobernabilidad.

Con estos impuestos, ERC aspira a suavizar el nuevo recorte previsto para las cuentas de 2014 que, según los republicanos, deben ser los 'últimos presupuestos autonómicos' antes de una Cataluña independiente con su hacienda propia.

El resto de partidos de la oposición exigen un presupuesto para este año, y mientras PSC, PP y C's avalan que sea con el 1,58% déficit fijado por el Estado, ICV-EUiA pide que la Generalitat desobedezca al Gobierno y fije el objetivo que considere oportuno y que evite recortes.

La opción de la desobediencia no ha estado nunca sobre la mesa de la Generalitat porque, según argumenta ERC, es imposible desatender al Gobierno cuando la tesorería y la liquidez del Gobierno autonómico dependen exclusivamente de las transferencias del Estado.

Más noticias en Política y Sociedad