Público
Público

Matanza de Atocha El ultra de la matanza de Atocha detenido en Brasil será juzgado por fugarse al extranjero

La Audiencia Nacional solicitó a la Fiscalía que estime si puede pedir al país suramericano la entrega del pistolero fascista, quien se fugó en 1992 durante un permiso carcelario cuando le quedaban por cumplir diez años y medio de prisión, a lo que el Ministerio Público ha respondido afirmativamente.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Carlos García Julia, uno de los autores de la matanza de los abogados laboralistas de Atocha, fue detenido en Brasil.

El condenado por la matanza de los abogados de Atocha Carlos García Juliá, detenido este jueves en Brasil, deberá someterse a un nuevo juicio cuando sea entregado a España por quebrantamiento de condena, según fuentes jurídicas. García Juliá, que se fugó de España durante un permiso penitenciario en 1994 cuando aún no había cumplido toda la condena por aquellos asesinatos, tendrá que ser entregado a España próximamente, pero el trámite se puede alargar unos días.

Las fuentes consultadas explican que primero se debe revisar la vigencia de la orden internacional de detención y entrega que España emitió a su fuga y que ha motivado el arresto en Sao Paulo. En todo caso, la Sección de Ejecutorias de la Audiencia Nacional trasladó a la Fiscalía para que emita informe sobre la vigencia de la orden y se pronuncie sobre si procede su entrega a España, a lo que el Ministerio Público ha respondido que instará a la Audiencia Nacional a pedir la extradición del reo a España.

Se fugó cuando le quedaban diez años y medio de cárcel

Una vez el Ministerio Público emita su dictamen, la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, el tribunal que le sentenció, tendrá que emitir un auto en el que solicite a Brasil la entrega. A partir de ahí, tendrá que cumplir la condena que dejó a medias con su fuga, unos diez años y medio de prisión (concretamente, 3.855 días) de acuerdo a las mismas fuentes, y afrontar nuevos cargos por el quebrantamiento de condena en el que incurrió al fugarse del país.

García Juliá fue condenado por la matanza de los abogados laboralistas de Atocha a 193 años de cárcel en 1980. Los hechos tuvieron lugar en el centro de Madrid el 24 de enero de 1977, cuando un grupo de terroristas de extrema derecha perpetraron el asesinato de cinco personas en un despacho de letrados Comisiones Obreras, en el número 55 de la calle Atocha. 

Manuela Carmena, podría haber estado en el escenario del crimen. La actual alcaldesa de Madrid era la titular de aquel despacho de abogados, donde había concertado una cita. Sin embargo, una llamada para cambiar el lugar del encuentro le salvaría la vida.

Oculto en Chile, Argentina y Brasil con identidad falsa

García Juliá fue detenido en Sao Paulo el pasado 5 de diciembre gracias a una investigación de la Policía Nacional y de la Policía Federal de Brasil, que había detectado su identidad falsa con la que se mantuvo oculto 24 años en países como Chile, Argentina, Venezuela y, finalmente, Brasil, donde fue arrestado y ahora aguarda a su posible extradición a España.

Sobre la detención del autor de la matanza de Atocha, darán detalles la Policía brasileña y la española en una rueda de prensa conjunta que se celebrará este viernes. García Juliá era reclamado desde 1994 por la Audiencia Nacional por participar, junto a otras tres personas, en el atentado, cuando tenía 22 años.

Sánchez, Carmena y Almeida celebran su arresto

El presidente del Gobierno celebró su arresto. "Hemos conocido la detención en Brasil del ultra Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza de Atocha. El fascismo quiso poner de rodillas a la Democracia. Pero la Democracia y la Justicia siempre vencen a sus enemigos", escribió Pedro Sánchez en Twitter.


Por su parte, Manuela Carmena afirmó que "lo mejor que puede pasar es que el círculo de la justicia se cierra" y dejó claro que, en asesinatos de este tipo, el cumplimiento de las sentencias es "completamente necesario, no solo por lo que significa cumplir el ciclo de la justicia, sino porque hay que pensar en el dolor de las víctimas". Un dolor, añadió la alcaldesa, "absolutamente insuperable que hizo que aquellos compañeros de despacho, todos jóvenes entonces, no hayan podido vivir".

Cristina Almeida, que ejerció la acusación particular en el caso, señaló que los "herederos ideológicos" del detenido son los que "hoy abucheaban a los presidentes de izquierdas a las puertas del Congreso". La abogada recordó aquel "horrible asesinato" de los abogados, cuyo "compromiso con la libertad y la democracia" posibilitó la transición, y advirtió del "peligro" de que resurjan los partidos de extrema derecha: "Tenemos que movilizarnos".

El expresidente del Congreso de los Diputados José Bono, que ejerció la acusación particular en la matanza de los abogados de Atocha de 1977, confía en que Carlos García Julián, detenido en Brasil, pueda "venir" a España y cumplir con la sociedad por sus crímenes. Bono ha señalado: "Me parece muy bien que un criminal como García Juliá pueda venir a cumplir con la sociedad española sus crímenes y que finalmente haya prevalecido, aunque muy tardíamente, el principio de justicia".

Más noticias en Política y Sociedad