Público
Público

medio ambiente El Gobierno andaluz de PP y Cs se pinta de verde… pero no descarta una nueva carretera junto a Doñana

Moreno afirma que se puede hacer y plantea que se hará un estudio de demanda, otro económico y otro ambiental antes de tomar la decisión definitiva.

El Gobierno andaluz se reúne en Doñana. Junta de Andalucía

raúl bocanegra

La reunión semanal del Consejo de Gobierno andaluz se celebró este martes en el Parque Nacional de Doñana para celebrar los 50 años de su creación. El presidente de la Junta, Juanma Moreno (PP), compareció después en rueda de prensa y quiso expresar un compromiso de su Gobierno con “una auténtica revolución verde” que preserve el bienestar de hijos y nietos.

Sin embargo, Moreno, cuyo Gobierno carece de  una Consejería de Medio Ambiente -sus competencias están integradas en la de Agricultura-, tropezó una vez más con la conexión por carretera entre Huelva y Cádiz, una vieja reivindicación del empresariado y del PP andaluz que ya fue descartada por los Gobiernos socialistas por dos razones fundamentales: la cercanía del Parque nacional de Doñana y su alto coste.

El presidente puso palabras bonitas y ciertamente contundentes al servicio de la lucha contra el cambio climático -“todos los miembros del Gobierno están embarcados en una gran apuesta, una auténtica revolución verde para convertir a Andalucía en un referente en la lucha contra el cambio climático”, dijo-, pero sonaron de otra manera, vacías, cuando Moreno no descartó la manida carretera. El 50 aniversario de Doñana hubiera sido un escenario propicio para hacerlo.

"Técnicamente hoy en día sí se puede hacer porque ya se han hecho en grandes parques nacionales infraestructuras viarias, con unas técnicas muy especializadas y también muy caras”, dijo Moreno sobre la carretera. Luego, añadió que también su Ejecutivo estudia la posibilidad de conectar Huelva y Cádiz por vía marítima, pero no dio muchos detalles relevantes sobre esta idea, por lo que pareció prematura.

"No descartamos nada pero sí queremos dejar claro que cualquier acción que realicemos siempre se va a hacer pensando en el interés general del parque”, dijo. Luego, Moreno agregó que “el desarrollo medioambiental sostenible es viable cuando hay un desarrollo económico: son dos patas de la misma mesa”. “Hay que buscar una fórmula que permita que dos provincias hermanas, las dos únicas andaluzas sin conectar, puedan superar este aislamiento”, remachó.

Moreno narró la hoja de ruta de su Gobierno al respecto de este asunto. "Lo primero que hemos hecho es encargar este estudio de demanda, que es lo primero que queremos saber, y conocer el impacto económico y ambiental", dijo el presidente. Después, en función de lo que digan esos informes "se tomará una decisión”. Moreno también quiere hablar, según manifestó “con distintos colectivos de la provincia de Huelva y Cádiz y con distintos sectores, tanto sociales y económicos, para saber su opinión antes de tomar cualquier decisión".

El traje verde

Moreno, cuando se enfundó el traje verde, lo hizo a conciencia en el discurso. Primero, dijo que Andalucía es la región de Europa "más vulnerable" al cambio climático y aportó datos al respecto: la temperatura ha aumentado un grado en el litoral andaluz en las últimas décadas y las precipitaciones han disminuido más de un 30% en los últimos 25 años.

El presidente presentó lo que bautizó el "presupuesto verde”, que describió como una iniciativa que permitirá saber qué efectos climáticos tienen las decisiones presupuestarias. "Es una buena herramienta para estimular las buenas prácticas y muy demandada por los expertos. Vamos un paso por delante", dijo.

Moreno contó también que se han iniciado los trámites para la creación del Comisionado para el Cambio Climático en Andalucía, que ocupará un alto funcionario y “que supone un impulso a la Oficina Andaluza para el Cambio Climático”, según la Junta.

El Gobierno andaluz, según informó en una nota de prensa, está inmerso en la creación de diversos organismos y normas de, como mínimo, rimbombantes nombres, como son la Comisión Interdepartamental de Cambio Climático y del Consejo Andaluz del Clima, la Ley de Economía Circular, el Plan Andaluz de Acción por el Clima, el nuevo Plan Integral de Residuos de Andalucía, la reforestación o la estrategia para adelantar la eliminación del consumo de bolsas de plástico de un solo uso en Andalucía.

"Nos comprometemos también en materia hídrica con el Pacto por el Agua en el que ya trabajamos o con la apuesta por las infraestructuras y la depuración a la que esperamos destinar 800 millones de euros hasta el 2022”, manifestó también el presidente.

Sin embargo, a pesar del tinte verde que se ha dado hoy el Ejecutivo andaluz, hasta el momento, se ha destacado por anteponer las necesidades empresariales frente a la protección del medio ambiente, como, por ejemplo, la reforma anunciada de la Ley de Gestión Integrada de la Calidad, la que protege los ecosistemas andaluces de proyectos desmesurados, en la que se favorecerán los proyectos emprendedores.