Público
Público

Memoria histórica Los bombas fascistas en Barcelona tenían como blanco los barrios más poblados

Buscaron los barrios más poblados, como la Barceloneta, Gràcia, Ciutat Vella, Poblenou o el Eixample, según revela el primer censo de inmuebles y víctimas causados por los bombardeos elaborado por el Ayuntamiento de Barcelona.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Efectos de los bombardeos del 30 de enero de 1938 sobre Barcelona. ARXIU HISTÒRIC DE LA CIUTAT

Las numerosas bombas que arrojó la aviación fascista sobre Barcelona durante la Guerra Civil buscaron los barrios más poblados, como la Barceloneta, Gràcia, Ciutat Vella, Poblenou o el Eixample, según revela el primer censo exhaustivo y geolocalizado de inmuebles y víctimas causados por los bombardeos.

Este censo lo ha editado el Ayuntamiento de Barcelona en forma de libro bajo el título Topografía de la destrucción. Los bombardeos de Barcelona durante la Guerra Civil.

Mireia Capdevila, una de las historiadoras que ha elaborado el censo, ha explicado este miércoles en rueda de prensa que se trata del "primer censo cuantificado y geolocalizado de los inmuebles de Barcelona afectados por las bombas".

El volumen recoge los principales episodios que han quedado grabados en la memoria de la ciudadanía como los bombardeos de la Barceloneta, la Escuela del Mar, la iglesia de Sant Felip de Neri o la Catedral de Barcelona, ha explicado Capdevila.

Mireia Capdevila ha destacado la valentía de la ciudadanía de Barcelona, ya que "la ciudad y la población estuvieron sometidos a una situación de terror aéreo sistemático y, aunque sobre todo se recuerdan las bombas de marzo de 1938, lo cierto es que hubo bombardeos constantemente y durante más de 24 meses".

La publicación "aporta información tan precisa como el número de víctimas mortales y heridos, la calle, el número de puerta, la hora en que se dio la alarma y la hora en que cayó la bomba", ha explicado la segunda autora, Laia Arañó.

"Se trata de un censo completo de los daños materiales y humanos causados por las bombas fascistas, con información precisa y detallada y en orden cronológico: desde la primera bomba en 1937 hasta la última en enero de 1939, sólo horas antes de que Barcelona cayera en manos franquistas", ha indicado Arañó.

Además, ha continuado Arañó, "una vez tuvimos todos los datos censados de todos los bombardeos nos planteamos publicarlo como un índice, pero decidimos ir más allá e incluir geolocalización y materiales complementarios, como extractos de la prensa de la época, fotografías, citas y fragmentos memorialísticos de aquellos que lo vivieron".

El libro también incorpora por primera vez unos "mapas fusión" en los que se pueden ver todos los bombardeos registrados en la ciudad condal, a pesar de que las autoras han alertado de que las bombas en zonas montañosas o que caían en el mar no solían notificarse.

También han comentado los problemas que tuvieron para contabilizar todas las bombas y las víctimas, ya que todo su libro se ha basado en extraer información de fuentes primarias (es decir, archivos de aquella época, no posteriores) y "no siempre se recogían todos los parámetros".

Más noticias en Política y Sociedad