Público
Público

Exclusiva de Público

Memoria Histórica El Ejército mantiene numerosos símbolos, placas y escudos franquistas en los cuarteles y en salas del Estado Mayor

Una investigación de Público ha podido identificar abundantes muestras de que el franquismo pervive en el seno de las Fuerzas Armadas, que todavía luce en sus acuartelamientos lemas destacados de Franco, su escudo de armas y otros emblemas de la dictadura. Muchos de ellos permanecen en el Cuartel del Rey de la Guardia Real. También se nombran salas de reuniones con recuerdos del Alzamiento fascista, incluso en las del Cuartel General de la Unidad Militar de Emergencias.

Placa de cerámica en el Cuartel El Rey de El Pardo, sede de la Guardia Real, que mantiene el águila con el yugo y las flechas, y el lema "Una, Grande, Libre", del régimen franquista.
Placa de cerámica en el Cuartel El Rey de El Pardo, sede de la Guardia Real, que mantiene el águila con el yugo y las flechas, y el lema "Una, Grande, Libre", del régimen franquista. Público

La versión oficial del Ministerio de Defensa sigue siendo que en el seno del Ejército se han cumplido las instrucciones del Gobierno –Acuerdo del Consejo de Ministros de 31 de octubre de 2008– para la retirada de símbolos franquistas dispuesta por la Ley de Memoria Histórica de 2007. Sin embargo, Público ha podido constatar que las Fuerzas Armadas mantienen numerosos símbolos, placas y escudos franquistas en los cuarteles y en salas del Estado Mayor, tal como se muestra en la selección de imágenes recopiladas por este diario.

Uno de los ejemplos de la postura negacionista de Defensa frente a esta realidad –que demostraremos con pruebas fotográficas y testimonios de fuentes militares– fue la reciente respuesta del Gobierno a la pregunta del diputado Jon Iñarritu, de EH-Bildu, referente al nomenclátor de las calles del Arsenal de la Base de Ferrol, denunciado por la iniciativa "Sacar el franquismo del Ejército" impulsada por diversos integrantes de las Fuerzas Armadas.

Los militares antifranquistas entregaron un dosier a Defensa, mostrando cómo el callejero del Arsenal de Ferrol incluye a "responsables principales y directos de la sublevación" franquista contra la República –como la Calle Almirante Vierna, la Plaza Marqués de Alborán o la Avenida Salvador Moreno–, así como a mandos militares que "se unieron inmediatamente a la rebelión y colaboraron con ella" –como la Avenida del Almirante Fernández Martín y las calles Cándido PérezGonzález Llanos–.

Militares sublevados "vinculados con la ciudad de Ferrol"

Respuesta del Gobierno sobre el callejero franquista del Arsenal de Ferrol. Público

Los militares denunciantes constataron con documentos gráficos que todavía hay al menos nueve placas del callejero con nombres de militares franquistas (así como del Crucero Baleares, símbolo de la Marina franquista) en el interior del Arsenal de Ferrol, pero la respuesta del Gobierno a la pregunta del parlamentario –emitida el pasado 9 de abril, más de un mes después de la solicitud del diputado– simplemente niega la mayor (como se puede ver en esta reproducción):
"En cumplimiento de esa Ley y de la normativa que la desarrolla, se revisaron los símbolos y los nombres. Algunos de estos, que no vulneran lo establecido en aquellas, se mantuvieron, ya que recuerdan a miembros de la Armada o buques con vinculación con la ciudad de Ferrol".​

Una argumentación que podría esgrimirse también, por ejemplo, alegando que se pueden poner placas en Sevilla en honor del teniente general Gonzalo Queipo de Llano, en recuerdo de "su vinculación con la ciudad".

Placas con el yugo y las flechas, y escudos de armas de Franco, en el cuartel de la Guardia Real 

Todo esto no es más que un ejemplo de que el franquismo pervive en el seno de las Fuerzas Armadas, que todavía luce en sus acuartelamientos lemas destacados de Franco, su escudo de armas y otros emblemas de la dictadura. Muchos de ellos permanecen en el Cuartel del Rey de la Guardia Real, situado en El Pardo, donde está la placa de cerámica que encabeza este artículo, en la que el águila con el yugo y las flechas, y el lema "Una, Grande, Libre" de la dictadura, ilustra el lema castrense:

Todo servicio en paz o en guerra se hará con igual puntualidad y desvelo que al frente del enemigo. El que tuviere orden absoluta de conservar su puesto a toda costa, lo hará.

Una de las tallas en piedra del escudo de armas que adornan la fuente del Cuartel El Rey. Público

En este acuartelamiento de la Guardia Real –que lo comparte como sede con el Cuartel La Reina y La Princesa, en el distrito de Fuencarral-El Pardo junto a Madrid– hay muchos otros recuerdos del franquismo, empezando por el escudo de armas de Franco que adorna los laterales de la gran fuente del centro del patio principal, cuyo detalle mostramos en esta foto de una de las tallas en piedra.
Pero éste no es el único lugar del Cuartel "El Rey" presidido por el escudo de armas de Franco. También figura en una vidriera que está junto a la cantina de oficiales, y en la antigua Sala Mora dentro del Estado Mayor, al que no se puede acceder salvo que se tenga rango de oficial. La zona del Estado Mayor está separada del resto del edifico por medio de accesos con tarjetas magnéticas y sólo pueden entrar los que allí trabajan, así que las vidrieras de esas puertas, que mostramos a continuación, no son visibles para los soldados o visitantes.

Entrada de la Sala Mora del Cuartel El Rey de la Guardia Real, en El Pardo, cuyas vidrieras lucen el escudo de armas de Franco. Público
Puerta del Estado Mayor del Cuartel El Rey, con el águila franquista con el yugo y las flechas. Público

Y no son sólo éstas las muestras de simbología franquista que jalonan todo este acuartelamiento de la Guardia Real, ya que en el acceso principal del Estado Mayor del acuartelamiento El Rey, sobre la puerta de entrada que luce el lema "Todo por la patria", en el lado izquierdo de la balconada sigue presidiendo el escudo del águila franquista con el yugo y las flechas, en una placa cerámica colocada allí durante la dictadura, como se puede observar en el recorte fotográfico que mostramos aquí.
Además, la proliferación de simbología franquista en el interior de instalaciones militares no se limita a ​unos pocos cuarteles y los mandos en esas plazas impiden que su presencia sea fotografiada y denunciada.

Los que revelan símbolos franquistas temen represalias

Algunas de las numerosas fuentes militares consultadas por este diario para elaborar este informe adujeron que no podían aportar fotos de los símbolos franquistas expuestos en sus unidades, como murales de frases de Franco sobre la disciplina militar, porque "van a saber que he sido yo, ya que me he quejado varias veces".

Placa con 'enseñanzas' de Franco situada en el Regimiento de Artillería Antiaérea Nº73. Público

No obstante, Público ha conseguido la imagen de una de esas claras muestras de la pervivencia de la doctrina franquista con la que se sigue aleccionando a los uniformados. Se trata de esta placa, con una lección de Franco sobre el valor de la disciplina incluso ante órdenes arbitrarias o erróneas, situada en el Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 73 del Acuartelamiento Tentegorra, en Cartagena:
...¡Disciplina!... Nunca bien definida y comprendida...​ ¡Disciplina!... Que no encierra mérito cuando la condición del mando nos es grata y llevadera.
...¡Disciplina!... Que reviste su verdadero valor cuando el pensamiento aconseja lo contrario de lo que se nos manda: cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía o cuando la arbitrariedad y el error van unidos a la acción del mando.

Esta es la disciplina que os inculcamos. Esta es la disciplina que practicamos. Este es el ejemplo que os ofrecemos.
Francisco Franco

Semejantes enseñanzas no parecen muy acordes​ con los que un país democrático y moderno debería esperar de sus Fuerzas Armadas en el siglo XXI.

Sala franquista en el Cuartel General de la UME

Todavía menos si se trata de la nueva Unidad Militar de Emergencias (UME), creada en 2005 por el Gobierno de Zapatero para mejorar la respuesta del Estado como unidad de primera intervención frente a supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas. Tareas claramente incompatibles con una disciplina ciega incluso a la hora de cumplir órdenes arbitrarias o erróneas.

Placas en la entrada de la Sala Sania Ramel de la UME (Cuartel General). Público

No obstante, "en la Unidad Militar de Emergencias también se hace apología del franquismo al nombrar las salas de reuniones del Cuartel General [en Torrejón de Ardoz]", asegura uno de los militares consultados que –como todos ellos– ha pedido explícitamente mantener el anonimato por temor a represalias de los mandos. "Por ejemplo, a una de ellas la han nombrado Sania Ramel, y ése es el nombre del aeródromo de Tetuán donde el sublevado Francisco Franco aterrizó proveniente de las islas Canarias para ponerse al mando de las tropas traidoras a la Segunda República", subraya.
Sin duda, sería difícil argumentar que esa elección no tiene nada que ver con el alzamiento fascista, sino que ​se debe a su vinculación con las tareas militares frente a catástrofes, puesto que Sania Ramel es actualmente un aeropuerto internacional marroquí de una sola pista, con escaso y anticuado instrumental de asistencia a los aviones, cuyos aterrizajes con viento de cola revisten auténtico peligro.

Otro de los ejemplos aportados por las fuentes consultadas por Público es el del Cuartel de Atocha de la Fuerza Logística Operativa (FLO) en A Coruña, donde la puerta del Comandante de Guardia luce también, biselado en un vidrio de estilo claraboya, el águila franquista de la bandera preconstitucional, como se puede ver en estas imágenes, igualmente tomadas a escondidas:

Detalle de la puerta del Comandante de Guardia del Acuartelamiento de Atocha de la Fuerza Logística Operativa (FLO) en A Coruña. Público
Cruz en honor a los fallecidos en el hundimiento del Crucero Baleares, en la parroquia castrense San Francisco de Ferrol. Público

También es habitual que se mantengan en instalaciones militares las placas de mármol rindiendo homenaje a los "caídos por Dios y por España", sin corregir los textos originales franquistas que por supuesto obvian por completo a las víctimas de la Guerra Civil que defendieron al Gobierno legítimo de la República frente a las fuerzas sublevadas, aliadas de la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini. Como es el caso de las colocadas en las columnas que flanquean la entrada del Tercio de la Armada (TEAR) de Infantería de Marina, en San Fernando (Cádiz).
Igual que en la parroquia castrense de San Francisco en Ferrol, a la que asisten asiduamente los mandos militares de la Escuela de Especialidades de la Estación Naval de La Graña (ESENGRA) –unidad cuya única referencia es el Edificio Crucero Canarias, del bando sublevado en el 36–, se mantiene una cruz "a los caídos por Dios y por España" y otra cruz que honra al ya mencionado Crucero Baleares, símbolo de la Marina franquista, como se aprecia en la imagen adjunta.

"Los fascistas campan a sus anchas repartiendo ideología"

Todos estos ejemplos, y muchos más, de la pervivencia de la simbología franquista y las enseñanzas de Franco en el seno del Ejército hicieron comentar a uno de los militares participantes anónimamente en el chat Ciudadanos de Uniforme de Telegram lo siguiente:

Comentario publicado en el chat Ciudadanos de Uniforme de Telegram. Público

Hoy ha dicho la Señora ministra que los golpistas son una minoría. Todo militar sabe que eso por desgracia no es cierto, que los fascistas campan a sus anchas repartiendo ideología política y los que no pensamos igual o que no apoyamos el antiguo régimen de Franco no estamos bien vistos. Y voy más lejos aún, si retwiteas alguna noticia de diarios de izquierdas (sin dar opiniones) es probable que te acabe llamando tu S2 [la Sección Segunda, de Seguridad e Información] diciendo que te cortes un poco que eres militar. Y cuando le dices que no te has identificado como militar y tampoco has dado tu opinión en público te dice que igualmente que tengas cuidado. Así que señora ministra, no, no son una minoría y si lo son da igual porque son los que tienen el poder en las FAS. Y o miras para otro lado, u opinas como ellos o acaban contigo y lo harán bien, de forma que no puedas demostrar nada porque pueden y saben hacerlo, porque llevan toda la vida haciéndolo.

Comentario al que otro de los participantes, también militar en activo, respondió:

Con respecto a este comentario, me gustaría felicitar al autor, es uno de los mejores comentarios que he leído. Yo había comentado con mis compañeros, en la intimidad, mi ideología política y poco después ya toda la compañía lo sabía, e incluso algunos me hacían el saludo fascista al verme, aparte de pasar a llamarme "comunista", en vez de por mi nombre... Y he de decir que había compañeros que abiertamente eran y decían que estaban a favor de Franco, e incluso tenían carteles en sus taquillas con su imagen... Se ve que llegó hasta oídos de las altas esferas, porque desde entonces han habido faltas de respeto hacia mí e incluso a mi familia y actualmente estoy sin destino porque no podía soportar esa situación... Mucha fuerza para aquellos que día a día están soportando tratos similares o peores en las Fuerzas Armadas.

Más noticias