Público
Público

Memoria histórica Fallece el último superviviente español del campo de exterminio de Buchenwald

Exiliado después de la Guerra Civil, se integró en la Resistencia francesa. En enero de 1944 fue deportado a Buchenwald donde pasó 15 meses, hasta la liberación del campo

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Vicente García Riestra en una imagen de archivo.

El asturiano Vicente García Riestra (Pola de Siero, 1925), el último español que podía contar de viva voz y en primera persona que había sobrevivido al campo de exterminio de Buchenwald, ha fallecido este jueves por la mañana en la localidad francesa de Perigoux, muy cercana a Trélissac, la ciudad en la que residía desde hace muchos años.

García Riestra, de 94 años y republicano de pura cepa, se exilió en Francia tras la Guerra Civil. Era un adolescente cuando marchó a Francia por Catalunya después de que cayera el Frente Norte. 

Tras la invasión alemana, García Riestra se enroló en la Resistencia francesa y allí fue detenido por los nazis y deportado en 1944 por la Gestapo al campo de exterminio de Buchenwald, donde se buscaba la muerte de las personas internadas a través del trabajo esclavo para la industria de guerra de la Alemania nazi. Allí ingresó con el número 42.553 en enero de 1994 tras ser capturado y sobrevivió durante 15 meses al horror.  

Riestra recibió varios homenajes en su tierra natal en 2018 —como la inauguración de una placa en su honor en Oviedo— a partir de la publicación de su biografía: 42.553: Depués de Buchenwald, el libro ganador del Premiu Máximo Fuertes Acevedo de Ensayo, obra de Xuan Santori, al que Riestra, condecorado con la Legión de Honor francesa, dio el sí después de que otros autores le pidieran escribir su historia.

"Lo que he vivido quiero que nadie lo vuelva a vivir", afirmó Riestra en la presentación del libro en Oviedo, donde explicó que dedicó toda su vida, "desde que deje Alemania", a luchar por "despertar a la juventud para defender la libertad de todos y una vida armoniosa".

"Lo que pasó no lo perdono, pero que hay olvidarlo", añadió en aquella ocasión recordando que los restos de su padre están todavía en una fosa común en Oviedo y los de su hermano, Pepín, "en alguna cuneta que no sabemos". Toda una lección de vida.

Más noticias en Política y Sociedad