Público
Público

Memoria Histórica La Ley de Memoria Democrática avanza en el Congreso, pero sigue sin convencer a los socios del Gobierno

Durante la defensa del texto en el Pleno, Félix Bolaños ha ensalzado la norma, instando al resto de fuerzas del arco parlamentario a apoyarla por "imperativo moral", y asegurando que habrá "flexibilidad" del Gobierno con las enmiendas.

18/07/2021.- Varias decenas de personas participan en una concentración contra la impunidad del franquismo frente a las puertas del Congreso. Alberto Ortega / Europa Press
Varias decenas de personas participan en una concentración contra la impunidad del franquismo frente a las puertas del Congreso. Alberto Ortega / Europa Press

Tal como estaba previsto, el proyecto de ley de Memoria Democrática del Gobierno ha superado este jueves el debate de enmiendas a la totalidad. El Congreso ha rechazado los dos vetos de devolución presentados por PP y Vox (cargados de revisionismo histórico y desprecio a las víctimas) y la propuesta de texto alternativo de ERC.

Si bien, la norma pilotada en el Gobierno por la ex vicepresidenta primera Carmen Calvo está lejos de cosechar los apoyos necesarios para recibir luz verde en la Cámara Baja, un aspecto que ha obligado a Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, a aclarar la plena "flexibilidad" del Gobierno durante el trámite parlamentario en la comisión ante las exigencias de los grupos, que son muchas.

Durante la defensa del texto en el Pleno, Bolaños ha ensalzado la norma, instando al resto de fuerzas del arco parlamentario a apoyarla por "imperativo moral", ya que "hay gente que no tiene tanto tiempo". "Es una ley para el reencuentro, que servirá para afianzar las bases de una convivencia futura y en paz", ha lanzado desde la tribuna de oradores. 

El proyecto legislativo, aprobado por el Consejo de Ministros 14 años después del paso adelante que supuso en esta materia la Ley de Memoria Histórica, declara ilegítimos aquellos tribunales de excepción que dictaron sentencias solo durante la Guerra Civil, declarándose nulas. Establece además dos fechas anuales para homenajear a las víctimas: el 31 de octubre será el día de todas las víctimas de la Guerra Civil, del golpe de Estado y de la dictadura, y el 8 de mayo será el día de los exiliados.

La ley también encomienda al Estado la búsqueda de personas desaparecidas durante la guerra y la dictadura, crea un Banco Nacional de ADN para facilitar esa búsqueda, facilita el acceso de los archivos y fondos de consulta para conocer la verdad, crea una Fiscalía de Sala en el Tribunal Supremo para investigar los crímenes del franquismo y contempla la resignificación del Valle de los Caídos, entre las principales medidas.

Los socios del Gobierno optan por la propuesta de ERC

No obstante, todos los grupos de la Cámara Baja, a excepción del PSOE (y de las derechas, que tachan la norma de "innecesaria" y "revanchista"), han expuesto la necesidad de dotar a esta ley de "más ambición", siguiendo el modelo propuesto por ERC en su enmienda con texto alternativo. Y es que, la propuesta del grupo republicano recoge a su vez las reivindicaciones troncales de los colectivos memorialistas, que este mismo jueves han vuelto a exigir mejoras, ya que el proyecto legislativo actual sigue impidiendo su acceso a la Justicia por mantener la Ley de Amnistía de 1977.

"¿Saben por qué la derecha y la ultraderecha no quieren pasado? Porque les avergüenza. Y la izquierda, ¿qué quiere en cuanto a Memoria Histórica y Memoria Democrática: postureo o reparación?", ha comenzado su intervención el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, cuya enmienda ha cosechado los votos de EH Bildu, Junts, PDeCAT, la CUP y BNG. 

"Y la izquierda, ¿qué quiere en cuanto a Memoria Histórica: postureo o reparación?"

El diputado republicano ha destacado desde la tribuna de oradores las carencias de la Ley de Memoria Democrática del Gobierno, la cual es "incapaz de calificar de ilegal un régimen surgido de un golpe de estado (solo lo declara nulo e ilegítimo)", el mismo régimen que la ONU catalogó de fascista hace 76 años.

Rufián ha rehusado referirse a los diputados y a los grupos para apelar directamente a sus señorías "antifascistas": "¿Votarían una ley de memoria que hablara de reconocimiento y reparación de las victimas, pero sin fijar ni un solo mecanismo o cantidad de reconocimiento o reparación real de esas victimas? ¿Votarían a favor de una ley que no abra la puerta a una sola reclamación patrimonial de la misma? No hablan de ninguna indemnización porque queda muy bien darle un diploma a la nieta de un desparecido en una cuneta. Ahora, devolverle la casa, el dinero o la tierra que le robó a su abuelo un fascista hace 90 años ya no porque vale dinero".

Y es que, pese a los avances que contiene la ley en materia de reconocimiento de las víctimas (sin tener en cuenta a los represaliados tras la muerte del dictador), la norma sigue impidiendo su acceso a la Justicia y, por ende, sentar en el banquillo a los verdugos del régimen. "¿Votarían una ley de memoria sin memoria? Lo van a hacer porque tienen que hacerlo, pero es una vergüenza", ha zanjado Rufián.

Unidas Podemos, por su parte, ha reconocido que comparte con ERC "muchos de los contenidos" expuestos. Por ello, ha pedido a los republicanos llegar a un acuerdo para "hacer una síntesis" de su texto con el del Gobierno. "Nadie podría entender que no lleguemos a un consenso", ha sostenido la diputada del espacio confederal Martina Velarde.

Con todo, la ley memorialista del Ejecutivo ha superado este jueves su primer examen, pero no por tener los apoyos garantizados. El debate de totalidad ha sido el preludio de una ardua tramitación que, de fracasar, pondría en peligro la aprobación de esta norma y, como consecuencia, prolongaría la deuda pendiente con la democracia.

Más noticias