Público
Público

memoria pública Vox se lanza a derogar la Ley de Memoria de Andalucía y argumenta para ello que alienta "la profanación de tumbas"

La primera proposición de Ley que presenta el partido de ultraderecha en la Comunidad persigue limitar el trabajo de las asociaciones de memoria, deja fuera del texto la represión de la dictadura y toda la etapa franquista e iguala a las víctimas. PP y Cs se desmarcan por completo de la propuesta ultra: "No representa la visión que tenemos de una Ley de Concordia"

Alejandro Hernández, portavoz de Vox. Europa Press
Alejandro Hernández, portavoz de Vox. Europa Press

raúl bocanegra

La primera proposición de Ley que Vox ha decidido promover en Andalucía lo que persigue es derogar la Ley de Memoria Histórica y Democrática, aprobada la legislatura pasada sin votos en contra, con las abstenciones de PP y Ciudadanos.

La proposición del partido de ultraderecha, que ha decidido llamar Ley de Concordia, firmada por su portavoz, Alejandro Hernández, es en realidad de una ley de olvido, que no atiende en absoluto las más elementales recomendaciones de Naciones Unidas, solo se refiere a la guerra civil –deja fuera la dictadura y toda la represión llevada a cabo por el franquismo–, y, además, iguala a todas las víctimas.

Así, Vox, en su artículo 2, escribe que el objeto de la proposición de Ley es "dar el reconocimiento debido a todos los caídos en la guerra civil, cualesquiera que fueran los motivos que les llevaron a participar en el conflicto y con independencia del bando en el que lucharan, sin que sean objeto de discriminación y así rendirles los merecidos honores y cerrar definitivamente las heridas abiertas por el conflicto fratricida, logrando la ansiada reconciliación".

Y en su artículo 4 considera víctimas a "todas aquellas personas que con motivo de la Guerra Civil hayan desaparecido o sea incierto su destino o la sepultura de sus restos".

El texto consta de seis escuetos artículos –lo que invita a pensar que es más un texto destinado a propagar su pensamiento que a un esfuerzo real, serio y verdadero por hacer lo que llaman Ley de Concordia– en los que se reconoce el derecho de los familiares "a conocer el paradero de aquellas personas que, durante la Guerra Civil y, por cualquier motivo, desaparecieron o fueron enterradas en lugar desconocido o en alguna fosa". También recoge Vox lo que llama "el derecho de los familiares a dar digna sepultura a los restos de sus parientes encontrados" y añade que "en ningún caso podrá procederse a la exhumación o traslado de restos sin expresa autorización de sus familiares". Como interesados, Vox considera al "cónyuge, descendientes y ascendientes hasta el segundo grado".

La norma, de aprobarse, vetaría además la participación de asociaciones memorialistas en la promoción de exhumaciones: "Ninguna otra persona física o jurídica, pública o privada, podrá instar a las administraciones a realizar” exhumaciones".

 A lo largo del texto, los redactores de Vox, dejan clara su ideología. En la exposición de motivos, en la que habitualmente se recoge una explicación al porqué de la promulgación de una ley, el partido de ultraderecha recoge literalmente lo siguiente: "La actual ley de Memoria Histórica es contraria a los valores de libertad y tolerancia que impulsaron la transición, al perseguir la intromisión en la esfera privada de los españoles, su memoria individual, penalizar el trabajo de los historiadores si este no se atiene a la interpretación de la historia que hace un partido político que no representa a la totalidad de los ciudadanos y, por último, alentar la profranación de tumbas sin el consentimiento de sus familiares".

Vox reivindica en el preámbulo también la Constitución de 1978, "que fue refrendada por el pueblo español, consagró la concordia y el entendimiento entre los españoles". Además exalta la labor de la monarquía: "La paz fue posible gracias a la Corona y a políticos que trascendieron sus discrepancias en pos de la prosperidad de los españoles y la continuidad histórica de España".

PP y Cs se desmarcan

El texto de la proposición asustó al PP y Ciudadanos, dos partidos que no terminan de comprender la importancia de una Ley de Memoria que incluya los conceptos de verdad, justicia y reparación en un país asolado por una dictadura que duró casi 40 años y que reprimió la disidencia por todos los medios a su alcance. El portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, fue, sin embargo, muy claro, respecto al texto de Vox: "No representa la visión que tenemos de una ley de Concordia". 

Ciudadanos no tiene nada firmado con Vox sobre memoria histórica, pero el PP sí. Para lograr el voto favorable de la ultraderecha a su investidura, el presidente Juanma Moreno asumió el texto siguiente: "Promover una Ley de Concordia que sustituya a la ley de memoria histórica [sic: con esas mayúsculas y minúsculas]".

Nieto informó en rueda de prensa de que el PP lleva bastante tiempo trabajando  un texto con vocación de "unidad, de integrar y de generar concordia", que les permita. Nieto señaló que el diputado del PP por Córdoba, Adolfo Molina, coordina un grupo que trabaja un texto, según recoge Europa Press.

"Tenemos que respetar a las víctimas y sus familias y tenemos que aprender de lo ocurrió hace casi un siglo para que no se repita, y tenemos que ser capaces de gestionar una realidad pasada sin heridas del pasado y sin generarlas en el presente". Nieto insistió en que una futura Ley de Concordia tiene que "integrar la actual Ley de Memoria Histórica y tiene que trascenderla".

El portavoz de Ciudadanos, Sergio Romero, manifestó que en la pasada legislatura se abstuvieron en la votación de la Ley de Memoria en vigor hoy por "tener un sesgo ideológico". "Los andaluces quieren que los políticos miren al futuro, no abrir heridas del pasado, tener más sentido común y no volver a rojos y azules", señaló, según recoge Europa Press.

"Queremos centralidad, sentido común, construir acuerdos, diálogo y moderación, de esa manera Andalucía gana, pero un partido, como Vox, que está día sí y día no planteando cuestiones controvertidas no se llega a la centralidad", agregó Romero.