Público
Público

Valle de los Caídos El Foro por la Memoria pide que Franco no sea enterrado en ningún lugar que suponga privilegio u honor

La organización firma un manifiesto en el que defiende que el Estado "debe garantizar" que los restos del dictador "no se depositen en ningún lugar en Madrid que por su singularidad pueda derivarse un estatus de privilegio o de honor".

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4

Vistas del Valle de los Caídos - J.J.Guillen | EFE

El Foro por la Memoria pide que Franco no sea enterrado en ningún lugar que suponga privilegio u honor.

Integrado por organizaciones políticas, sociales, sindicales, vecinales y confesionales, el Foro por la Memoria ha adoptado un manifiesto en el que defiende que el Estado "debe garantizar" que los restos del dictador Francisco Franco "no se depositen en ningún lugar en Madrid que por su singularidad pueda derivarse un estatus de privilegio o de honor".

Según el manifiesto, "la catedral de la Almudena se podría convertir en lugar de culto para los neofascistas y para una parte de la iglesia que, a juicio de las redes cristianas y comunidades cristianas populares, vendría a denigrar aún más a una Iglesia que asignó en su día el título de Cruzada a la guerra y la represión que generó el golpe militar fascista".

Los firmantes, entre los que se incluyen Izquierda Unida de Madrid (IU), Partido Comunista de Madrid (PCM), Podemos Madrid, Ganemos Madrid, CCOO Madrid, UGT Madrid, Asociación de la Memora Social y Democrática de España (AMESDE), Asociación Marcos Ana, Club de Amigos de la Unesco de Madrid (CAUM), Federación Estatal de Foros por la Memoria, Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid y Madrid Laica, entre otros, rechazan así los planes de la familia del dictador de enterrar sus restos en la cripta de la Catedral de la Almudena, tras la exhumación del Valle de los Caídos.

Asimismo, defiende que "corresponde al Estado garantizar que el emplazamiento definitivo de los restos de Franco no suponga reconocimiento ni privilegio alguno preservando así la dignidad de las personas de la resistencia que fueron ejecutadas, torturadas, encarceladas, depuradas o exiliadas".

En este sentido, recuerda que "en Madrid se centralizó e institucionalizó toda la maquinaria del terror jurídico-policial del régimen franquista", y relata que "con el asesoramiento de sus aliados nazis, la policía político-social torturó, asesinó y encarceló a miles de personas resueltas a oponerse a la dictadura".