Público
Público

Metro de Madrid La Comunidad de Madrid no informó hasta después de las elecciones del cierre de la línea 4 del Metro durante dos meses

Dos días antes de la cita electoral, la consejera Rosalía Gonzalo aseguraba a Inés Sabanés que el cierre no estaba decidido pero el 3 de junio Metro de Madrid publicaba el contrato con el pliego de condiciones del servicio de sustitución.

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

Un convoy de Metro entra en la estación de Bilbao, de la línea 4.

La Comunidad de Madrid aguardó a que pasaran las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo para confirmar que se procederá al cierre de la línea 4 de Metro durante dos meses.

Según informa El Mundo, dos días antes de la cita electoral, se reunió el Consejo de Administración del Consorcio Regional de Transportes presidido por la consejera Rosalía Gonzalo. En esa reunión, Inés Sabanés, vicepresidenta del organismo y delegada de Movilidad y Medioambiente del Ayuntamiento de Madrid, preguntó sobre si se iba a cerrar la línea 4 de Metro, a lo que Gonzalo respondió que "no estaba decidida aún".  

Sin embargo, Metro de Madrid publicó el 3 de junio un documento en el que se licitaba el pliego de condiciones para la contratación del servicio de sustitución de transporte de la línea 4. La alternativa la asumirá la Empresa Municipal de Transportes (EMT) en el tramo que comprenden las estaciones de Argüelles y la de Pinar de Chamartín, cabeceras de dicha línea de Metro por el periodo que va del 24 de agosto al 24 de octubre.

Pese a ello, fuentes de la Consejería de Transportes, Infraestructuras y Vivienda han asegurado a El Mundo que los trabajos todavía no tienen fecha de inicio prevista y que la que figura en el pliego de condiciones particulares para la contratación es "estimada". 

El contrato del servicio de sustitución tiene un valor estimado de 7.110.102,38 euros, en el que se prevén los autobuses alternativos al Metro durante ese periodo de dos meses. No obstante, se valora la posibilidad de que los trabajos se prorroguen hasta 60 días más. Dichos trabajos consisten en la instalación de catenaria rígida y adecuación a 1.500 vcc (la graduación de la tensión eléctrica que lleva el convoy). La reforma la realizará una UTM conformada por las empresas Comsa, EYM, Inabensa y Lantana por un importe de 5.696.381,77 euros.

Este contrato se publicitó solo un día después de que se produjera el cierre del túnel de Recoletos, que durará seis meses, periodo en el que se sustituirán los raíles actuales por otros de hormigón y la catenaria también se cambiará por una rígida. También se instalará una señalización digital de última tecnología.

La Comunidad de Madrid tendrá que valorar la repercusión para la movilidad de la ciudad que coincidan dos obras de esta envergadura. Hay que tener en cuenta que la línea 4 de Metro soporta una afluencia de 120.000 personas al día mientras que por el túnel de Recoletos transitaban unas 200.000 personas en los 470 trenes que lo atravesaban a diario.

Más noticias en Política y Sociedad