Público
Público

Más de dos mil kilómetros de carrera a favor del euskera: comienza la "Korrika"

En su edición número 20, la iniciativa popular comenzará este jueves en Otxandio y no parará hasta llegar el domingo 9 a Pamplona. “Los objetivos siguen siendo los mismos que en 1980”, sostienen desde AEK, la entidad organizadora.

Imagen de la Korrika,la carrera a favor del euskera, del 2015

Se puede correr y, al mismo tiempo, llorar. También reír. O las dos cosas al mismo tiempo. Puedes hacerlo a las tres de la mañana en pleno monte, o sobre una larga avenida bajo el sol de primavera. Da igual cómo o dónde. Lo importante es el por qué. Desde este jueves y durante los próximos diez días y noches, miles de personas saldrán a las calles de Euskal Herria para correr a favor del euskera.

Se trata de la vigésima edición de Korrika (Carrera), una iniciativa que se celebra de forma bianual desde 1980. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero los objetivos, dicen sus impulsores, siguen siendo los mismos.

“Estamos en unos días de locura, ajetreo y tensión”, resume a Público Asier Amondo, portavoz de Korrika. Cuando dice “estamos”, se refiere a las dos mil personas que trabajan para hacer posible esta peculiar carrera.

La organización recae en AEK, la Coordinadora de Euskaldunización y Alfabetización de personas adultas. “Se trata de un trabajo inmenso que no podríamos hacer nosotros solos”, subraya Amondo. Así quedará demostrado a partir de las 17.00 de este jueves en la localidad de Otxandio (Bizkaia), donde se dará el pistoletazo de salida.

Imagen de la Korrika, la carrera a favor del euskera, del 2015

Diez días y 2.535 kilómetros después, la Korrika llegará a Pamplona. Allí se descubrirá el mensaje de este año, encerrado dentro de un “testigo” que pasará de mano en mano a lo largo de estas jornadas. Cumpliendo con el ritual de años anteriores, hasta ese día no se conocerá su contenido. Tampoco se sabrá quién será la persona encargada de su lectura. Son los misterios que también forman parte de esta iniciativa.

En su trayecto, la carrera popular recorrerá distintos puntos de Euskal Herria. Lo hará de manera ininterrumpida, día y noche. Según consta en el itinerario, habrá localidades que recibirán el testigo en plena madrugada. Así ocurrirá en lugares como Tutera (Navarra), Hazparne (Iparralde, al otro lado de la frontera) o Zestoa (Gipuzkoa).

Habrá muchos que madrugarán, como lo harán en Sestao (Bizkaia). Da igual la hora. Tampoco importa si uno está acostumbrado a correr o si lleva dos años sin calzarse las zapatillas. La cuestión principal, dice sus impulsores, es formar parte de esta historia.

Fomentar el idioma

Desde su primera edición en 1980, Korrika persigue dos objetivos muy claros. El primero, contribuir a la financiación de AEK, una entidad muy ligada al movimiento popular que en los años noventa se vio afectada por la teoría del “Todo es ETA” que impulsaba la Audiencia Nacional. A pesar de ello, su reputación ante la sociedad vasca no se vio afectada: miles de personas han aprendido –y continúan aprendiendo- a hablar en este idioma en sus prestigiosos euskaltegis –academias de aprendizaje-.

Del mismo modo, la carrera que atraviesa Euskal Herria busca “fomentar el euskera en todo el territorio vasco”. “Esas dos realidades siguen vigentes –explica Amondo-. Por eso decimos que los objetivos son los mismos que hace 37 años”. Y también por eso, sus organizadores aprovecharán esta vigésima edición para homenajear a todos aquellos que pusieron en marcha la primera Korrika. “Se lo debemos”, puntualiza el portavoz.

Imagen de la Korrika, la carrera a favor del euskera, del 2015

Desde entonces, el euskera ha ido ganando espacio en las tres entidades administrativas donde se habla: Comunidad Autónoma Vasca, Comunidad Foral Navarra e Ipar Euskal Herria o Iparralde (País Vasco Norte), este último bajo jurisdicción francesa. En cualquiera de esos lugares, los vascoparlantes siguen enfrentando trabas para comunicarse íntegramente en su idioma. “En la administración aún hay ciertas dificultades para hacer todos los trámites en euskera.

Tampoco puedes elegir a tu médico en base a criterios lingüísticos, mientras que en los negocios privados no tiene todo el auge que debería”, afirma Amondo.

A eso se suman los habituales recursos de la Delegación de Gobierno en Euskadi contra los ayuntamientos de municipios euskaldunes –donde la totalidad de los vecinos hablan en euskera- por enviar las actas de sus plenos exclusivamente en lengua vasca.

“Es incomprensible que en el siglo XXI, cuando hablamos de plurilingüismo y pluralidad, sigan produciéndose estas situaciones”, se queja el portavoz de la Korrika. A partir de este jueves lo dirá corriendo.

Más noticias de Política y Sociedad