Público
Público

Ministra de Justicia Dolores Delgado, la primera ministra de Sánchez reprobada 

El Senado reprueba a la ministra de Justicia porque defender a Pablo Llarena, el juez instructor del 'procés', era "una obligación jurídica y moral", según el PP.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

25/09/2018.- La ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante el pleno del Senado celebrado hoy en Madrid, y en el que se debate la moción en la que el PP pide su reprobación. EFE/Zipi

El Pleno del Senado ha aprobado con 149 votos a favor, 82 en contra y 7 abstenciones la reprobación de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, por el trato de su departamento al instructor del procés en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, en relación a la demanda civil presentada contra él en Bélgica.

La senadora del PP Cristina Ayala ha defendido la moción porque se tardó mes y medio en decidir defender al juez, lo que constituía "una obligación jurídica y moral" y ha aludido a la polémica suscitada tras conocerse el contenido de unas grabaciones que habrían sido realizadas a la ministra por el comisario jubilado José Manuel Villarejo en las que ésta se refiere al actual ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska como "maricón". "No podemos permitirnos una ministra, notaria mayor del reino, que mienta", ha manifestado Ayala en relación a los dos asuntos.

Aunque no era tema de la reprobación, las escuchas difundidas sobre la presencia de Delgado en una comida celebrada en 2009 junto al exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, Villarejo y otros altos mandos policiales han sobrevolado durante toda la discusión en la Cámara Alta, en particular en las intervenciones de Ayala y la del senador de Compromís Carles Mulet, que ha llegado a pedir el cese de Delgado por unas manifestaciones que ha calificado de "repugnantes", "homófobas" y "misóginas".

Tanto Mulet como el senador del PdeCAT Joan Bague han presentado dos enmiendas al texto del PP, que han sido rechazadas, en las que pretendían apoyar la reprobación de Delgado pero por un motivo diferente, ya que consideran irregular que se haya empleado dinero público en la defensa del magistrado del Supremo por unas manifestaciones que éste realizó en el ámbito privado.

A lo largo de sus dos intervenciones en este debate, la senadora conservadora Ayala ha insistido en que Delgado ha traspasado "la línea roja" para un miembro del Gobierno en relación a sus contactos con Villarejo, y "ha elegido hacerse la víctima, pero solo es víctima de sí misma, de las mentiras que ha vertido y de su propia trampa".

Respecto al tema de Llarena, ha reprochado a la titular de Justicia que tardara mes y medio en contratar un abogado para el juez del procés "que parece que lo buscaban con candil" y ha calificado su actitud de "bochornosa", porque solo se actuó tras el "clamor" político, social y mediático que causó su inacción.

"Navegando por las alcantarillas del Estado"

Por su parte, Mulet ha señalado que Delgado debería ser reprobada pero por utilizar dinero público en un juez, Llarena, de quien ha llegado a cuestionar que fuera elegido para el Supremo por criterios de mérito y capacidad, "todo para que fuera él quien llevara la causa contra los independentistas".

Por eso ha reclamado que el dinero destinado a su defensa se gaste en "fines sociales". Ha añadido que se trata de una ministra "que ha estado navegando por las alcantarillas del Estado" y que, lejos de disculparse durante su intervención de este martes en la sesión de control del Senado ha intervenido en el Pleno con una total "falta de educación".

Lorena Roldán, de Ciudadanos, ha recordado que desde que Gobierna el PSOE todo lo que ha hecho es "promover indultos" o pasar por encima de la separación de poderes, y que la titular de Justicia "no ha estado a la altura". Ha coincido en este punto con la senadora de Foro Rosa María Domínguez, que ha apoyado también la reprobación de Delgado por "presumir de feminista cuando no quiere mujeres en los órganos judiciales", en alusión a las palabras de la ministra en la grabación de Villarejo.

Joan Bagué, del PDeCAT, cuyo grupo se ha abstenido, ha recordado que toda la justicia europea está desautorizando a Llarena y que frente a ello "tenemos una autarquía judicial a prueba de bombas". Ha recordado el caso del asalto de ultraderechistas a la librería Blanquerna para asegurar que "hay quienes llevan un año en la cárcel sin juicio mientras que otros con sentencia firme no han entrado".

Quien ha expresado claramente su oposición a la reprobación ha sido el senador del Grupo parlamentario vasco Jokin Bildarratz, a quien le cuesta entender la propuesta "cuando el Gobierno ha adoptado una decisión que es lo mismo que el Partido Popular quería, que es gastar 540.000 euros" en la defensa del juez Llarena. Ha añadido que este asunto está además ya solventado y que la ciudadanía lo que exige es eficacia en la justicia en vez de atrasos.

El senador de ERC Miguel Ángel Estradé -cuyo grupo no votado esta moción-, ha cargado por su cuenta contra el juez Llarena acusándole de "dinamitar el estado de derecho", asegurando que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos "acabará por anular su instrucción". "Quieren aplastar el movimiento democrático y pacífico más importante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, pero no lo van a conseguir", ha llegado a señalar.

El senador de En marea Enric Morera, cuyo grupo también se ha opuesto a la reprobación, ha reprochado al PP que no hable de la lentitud de la justicia ni la falta de medios y que haya utilizado esta moción en el Senado para ejercer "un patriotismo jurisdiccional cuando no hicieron lo mismo en el caso Couso, no defendieron a la familia ante EEUU".

Finalmente, el socialista Antonio Julián Rodríguez Esquerdo ha calificado la propuesta del PP de "improcedente y demagógica" porque Delgado ya dio "las suficientes explicaciones" sobre la defensa de Llarena y de la jurisdicción de los tribunales españoles ante Bélgica hace quince días en esta misma cámara. "¿Tienen alguna legitimidad cuando cinco de sus ministros han sido reprobados en el Congreso? Aún no han asumido que están en la oposición", ha interpelado a los senadores populares, acusándoles de estar "haciendo el caldo gordo a los independentistas".