Público
Público
Únete a nosotros

Moción de censura El "cierre de filas" del PP le lleva a presumir de los legados de Fraga y Aznar

Medio Gobierno salió este lunes en defensa de Mariano Rajoy. La comparecencia de María Dolores de Cospedal en el Congreso, el martes, y la sesión de control al Ejecutivo, un día después, servirán como previas a la moción de censura del PSOE, que se debate jueves y viernes. Pablo Casado sostiene que la "actual" cúpula del partido se siente "orgullosa" del PP de José María Aznar, el mismo que estaba al frente de la formación durante los años en los que germinó la Gürtel.

Publicidad
Media: 3.43
Votos: 7

Rajoy, Aznar. EFE

Cierre de filas y patada hacia adelante con la corrupción en el Partido Popular. La mitad de los ministros del Gobierno han salido este lunes a cargar contra el PSOE, a escasos días de que se someta a votación en el Congreso de los Diputados su moción de censura, así como a agitar el espantajo del miedo a la "inestabilidad" que, aseguran, lleva aparejada esta iniciativa. Y siempre sin rastro de autocrítica, suavizando la condena al PP por Gürtel, con golpes de pecho.

Casado: "A los españoles les ha ido bien con Fraga, con Aznar o con Rajoy"

A su vez, el coordinador general de los conservadores, Fernando Martínez-Maillo, aprovechó este lunes sus primeras entrevistas del día para marcar la línea a seguir durante la semana política; descartó que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se haya planteado siquiera dimitir, pese a esta moción de censura; dio portazo a una posible renovación del PP a corto o medio plazo, e incidió en que hoy toca "cierre de filas". Por no haber, ni siquiera se ha celebrado la tradicional reunión del Comité de Dirección, este lunes, el espacio en el que la cúpula de los conservadores acostumbra a abordar los temas de mayor relevancia.

De hecho, tras el mazazo de la sentencia de la Audiencia Nacional, que sumió al PP en el desánimo más absoluto, fuentes de Génova interpretan que el desafío planteado por Pedro Sánchez ha servido para mantener unido al partido en un momento difícil; para acallar las voces que pudieran pedir un congreso extraordinario y, en definitiva, para reforzar a Rajoy.

Este cierre de filas, así como la asunción del relato triunfalista que hoy promociona el PP, llevó este lunes al vicesecretario de Comunicación de los conservadores, Pablo Casado, a defender el legado de todos los presidentes que ha tenido el Partido Popular: "Estamos orgullosos de la historia del PP, con sus luces y sus sombras, con sus aciertos y sus errores", manifestaba.

Fuentes de Génova interpretan que la moción ha servido para mantener unido al partido en un momento difícil

Así, Casado incluía bajo este paraguas de "orgullo" a los expresidentes del partido, Manuel Fraga (exministro franquista, líder del PP nacional y en Galicia), y José María Aznar (expresidente del Gobierno y antecesor de Rajoy en el PP), sin olvidar al actual líder de la formación. "A los españoles les ha ido bien con Fraga, con Aznar o con Rajoy", apuntaba.

Además, y a preguntas de los periodistas, Casado ha manifestado que "por supuesto", "la dirección actual se siente orgullosa del PP de Aznar". El presidente de FAES y exlíder del partido, al que últimamente se le sitúa más cerca de la órbita de Ciudadanos, acostumbra a utilizar sus apariciones públicas para criticar al PP y a su sucesor en el cargo, pero hasta la fecha no se ha pronunciado sobre esta sentencia.

El relato del PP sitúa a Zaplana y a la corrupción de Gürtel como propios del "pasado": él fue ministro y portavoz del Gobierno de Aznar, y la trama corrupta germinó durante su mandato

Por si fuera poco, tras la detención de Eduardo Zaplana el pasado martes, y la sentencia por Gürtel, el jueves, distintos portavoces del PP señalaron de forma más o menos clara al expresidente del Gobierno.

El relato del PP sitúa a Zaplana y a la corrupción de Gürtel como propios del "pasado". Él fue ministro y portavoz del Gobierno de Aznar, y la trama corrupta germinó durante su mandato, como han señalado implícitamente distintos dirigentes del PP. Hoy, su consigna es que ningún miembro de la actual dirección tiene que ver con los hechos condenados por la Audiencia Nacional, sino que estos han sido heredados.

Consciente de esta situación, Casado, que precisamente trabajó como asesor de Aznar, aprovechaba su comparecencia para intentar borrar el rastro de culpa en torno al expresidente: "Cuando decimos es cosa del pasado, no estamos descargando responsabilidad en el pasado", aseguraba, tildando de "lamentable" que dirigentes del PP hayan tenido "conductas ilegales". "El PP está muy por encima de esas actuaciones"; su "honorabilidad" y su "gestión brillante e histórica", decía, no se pueden verse empañadas "por dos personas".

Cospedal, forzada a afrontar la condena por Gürtel

Por otro lado, en público, el PP afea a Sánchez que no se haya reunido con el resto de partidos antes de impulsar esta moción, y se muestra optimista sobre sus posibilidades de mantenerse en el poder. En privado, desde Génova sí admiten cierta preocupación, de la que no esperan librarse hasta que la moción sea sometida a votación en la Cámara Baja, entre el jueves y el viernes de esta semana.

Antes de ello, la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, debe comparecer en la Comisión de Investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP, en la misma cámara, este martes. Servirá como previa al debate de la moción de censura, y obligará a Cospedal a responder preguntas sobre la condena por Gürtel, algo que ha podido esquivar hasta la fecha -guareciéndose tras el portavoz parlamentario, Rafael Hernando, o el propio Maillo-.

El miércoles, en la sesión de control, previsiblemente le tocará calentar a Rajoy, que ha despejado su agenda de estos días para preparar el debate de finales de semana; es la segunda moción de censura en su contra en menos de un año, y su actuación puede reforzarle como líder, o sentenciarlo definitivamente, aún en el caso de que la iniciativa no salga adelante.

Más noticias en Política y Sociedad