Público
Público
Únete a nosotros

Morenés se pone enfermo en plena eclosión del caso de la comandante acosada

El ministro de Defensa alega problemas de salud y se ausenta de unas maniobras justo cuando la gente le pide que dé la cara tras la emisión de un programa que narra el calvario vivido por Zaida Cantera, víctima de acoso laboral y sexual en el Ejército

Publicidad
Media: 3.30
Votos: 30

Pedro Morenés en una foto de archivo. EFE

El Ministerio de Defensa ha informado del aplazamiento de unas maniobras militares previstas para hoy con fuerzas del acuartelamiento del Mando de Operaciones Especiales (MOE) de Rabasa (Alicante) a causa de problemas de salud del ministro Pedro Morenés, quien iba a seguir el ejercicio. Según han informado fuentes de Defensa, la exhibición estaba programada a partir de las 13.30 horas en el campo de maniobras y tiro de Agost (Alicante) y ha quedado aplazada para otra fecha por determinar.

Se trataba de una exhibición de una fuerza de reacción rápida sobre un objetivo y de una acción de rescate de rehenes, donde la presencia del ministro había sido anunciada junto a la del jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, el general de Ejército Jaime Domínguez Buj, y otras autoridades militares. La primera parte del ejercicio estaba previsto que fuera seguida por la cúpula militar desde el centro de operaciones del cuartel de Rabasa, mientras que las evoluciones de la segunda iban a ser observadas a bordo de un helicóptero

El Ministro de Defensa se encuentra en el ojo del huracán después de que el programa Salvados de La Sexta emitiera ayer un programa narrando el calvario vivido por Zaida Cantera. Esta capitana del Ejército de Tierra sufrió acoso sexual y laboral por parte de un superior, el coronel Isidro José de Lezcano-Mújica.

La Justicia Militar dio la razón a Zaida y condenó al coronel. Sin embargo, no se hizo justicia. El resto de superiores de la capitana decidió desde aquel momento hacer la vida imposible a Zaida por haberse significado denunciando la injusta situación que estaba padeciendo. Tanto el ministro Morenés como Jaime Dominguez Buj decidieron declinar la oportunidad que el programa les ofreció para dar explicaciones sobre el asunto como responsables últimos de Defensa.

La Capitán Zaida Cantera denuncia su caso en un libro

La capitán del Ejército de Tierra Zaida Cantera, que se encuentra de baja médica desde febrero del pasado año, denuncia en el libro "No, mi general" el acoso sexual y laboral que asegura haber sufrido en el Ejército.

Zaida Cantera:"Hay que denunciar a los responsables, porque hay muchos militares honrados dejándose la piel, y hay que diferenciarlos"

Zaida Cantera ha decidido romper su silencio en un libro escrito por la diputada de UPyD, Irene Lozano, en el que critica la desprotección de los militares que se atreven a hacer frente al acoso de sus superiores. Basado en su historia personal, la militar justifica la publicación de este libro porque "hay que denunciar a los responsables, porque hay muchos militares honrados dejándose la piel, y hay que diferenciarlos".

"No todos somos iguales, como se ha demostrado. No lo somos ante la ley, lo que es lamentable, pero tampoco lo somos ante la corrupción, el caciquismo y el servilismo", dice.

El libro, editado por Plaza Janés, relata su "experiencia brutal y traumática de ser acosada sexualmente primero, y perseguida laboral, profesional y personalmente, después, a modo de escarmiento, por aquellos que tendrían que haberla protegido".

Después de sufrir una agresión física, y desalentada por la pasividad de sus superiores, se decidió a denunciarlo para poner fin a semen situación de desamparo

En 2008, Zaida Cantera, tras regresar de una misión en Líbano, se reincorporó a su puesto en el Ejército de Tierra y dio comienzo la historia de acoso por parte de uno de sus superiores, el coronel Isidro José de Lezcano-Mújica. En el libro se dice que "durante un año aguantó sus miradas lascivas, sus insinuaciones y tocamientos, y después de sufrir una agresión física, y desalentada por la pasividad de sus superiores, se decidió a denunciarlo para poner fin a tan grave situación de desamparo".

El Tribunal Militar Central, en sentencia dictada el 8 de marzo de 2012, condenó al entonces coronel a dos años y diez meses de prisión por delito de "abuso de autoridad", con trato degradante, ya que entonces el acoso sexual no estaba tipificado en el Código Penal Militar.

Zaida Cantera, que ingresó en el ejército en 1997, se encuentra de baja médica desde febrero de 2014. El 14 de julio de ese año solicitó la incoación de un expediente de insuficiencia de condiciones psicofísicas para determinar si todavía posee las facultades para continuar en el Ejército.

"Las fuerzas armadas han significado mi vocación desde niña. No me voy, me han echado. No creo que sea imposible luchar desde dentro contra un sistema anquilosado en el pasado, pero el desgaste personal es terrible. Al engranaje del Ejército le falta el aceite con el que se impregna la democracia actual", según afirma en el libro.

Actos de individuales de coraje frente a la indefensión

​El Teniente Luis Gonzalo Segura, represaliado por publicar un libro narrando una multitud de casos de corrupción y acoso vistos por su propios ojos en el ejército, ha hecho público su apoyo a Zaida. El Teniente lamenta que no haya una infraestructura ni unas redes de solidaridad entre los soldados que ayuden a levantarse contra las injusticias dentro del cuerpo.

El diagnóstico es claro, las Fuerzas Armadas no son democráticas. Por ello, Segura propone un plan de tres puntos vitales para acabar con la indefensión de los subordinados en el Ejército. "La solución es relativamente sencilla, sólo hace falta un cambio de mentalidad", apunta.

La primera parte de la hoja de ruta propuesta por Segura pasa por independizar la justicia militar. A su modo de ver, si los jueces fuesen civiles expertos en derecho militar en lugar personas que desarrollan su carrera en el cuerpo, se haría efectiva de una vez por todas la separación de poderes necesaria para el normal desarrollo de cualquier labor judicial.

El segundo punto es que se garantice a todos los soldados el derecho a la libertad de expresión. "Era demoledor ver como Zaida temblaba ante algunas preguntas durante la emisión del programa", señala el Teniente, que recalca que no su puede vivir con miedo a hablar.

La última propuesta de Segura para fiscalizar externamente al estamento militar pasa por hacer que la Guardia Civil, encargada de investigar cualquier suceso en el Éjercito, deje de depender de Defensa y que Interior se convierta en su única responsable.

Más noticias en Política y Sociedad