Público
Público

Moreno logra tramitar la Ley del Suelo tras el cambio de opinión de Vox y del PSOE

Unidas Podemos y Adelante Andalucía arremeten contra una norma que "abre la espita de un urbanismo salvaje por el que Andalucía ya ha pagado un alto coste" y que "esconde una concepción nostálgica de un urbanismo que ha hecho muchísimo daño".

Reunión entre el presidente de la Junta, Juanma Moreno (d), y el candidato del PSOE-A a la presidencia de la Junta, Juan Espadas (i) a 24 de junio del 2021 en el parlamento andaluz.
Reunión entre el presidente de la Junta, Juanma Moreno (d), y el candidato del PSOE-A a la presidencia de la Junta, Juan Espadas (i) a 24 de junio del 2021 en el parlamento andaluz. Una imagen de archivo. María José López / Europa Press

El Gobierno andaluz, formado por PP y Ciudadanos, ha logrado que la Ley del Suelo, que fue tumbada hace unas semanas, inicie su recorrido parlamentario tras el cambio de opinión de Vox, que ha pasado de la abstención a favorecer la tramitación, al haber llegado a un pacto con Juanma Moreno y garantizarse así la aprobación de algunas de sus reivindicaciones, y del PSOE, que tras las primarias que ganó Juan Espadas a Susana Díaz, ha virado de un rechazo frontal a la norma a negociarla con el Gobierno y a la abstención. Así, Unidas Podemos y Adelante Andalucía se quedaron solos en su posición contraria a la ley.

La norma es estratégica para el Ejecutivo –"es un texto clave para ordenar nuestro territorio y un revulsivo económico para muchísimos municipios", considera el presidente Juanma Moreno– y para inversores y promotores, pero ha causado alarma en las organizaciones ecologistas. Para la izquierda, Unidas Podemos y Adelante Andalucía, la norma es un despropósito que no resuelve los problemas urbanísticos y remite a tiempos pasados, los años del pelotazo.

Ahora, tras superar el debate de totalidad la ley pasa a ser tramitada en la Cámara y regresará al Pleno tras el verano para su aprobación definitiva. En este camino, tanto PP como Ciudadanos admitirán las enmiendas pactadas con Vox, aunque el diputado ultra Alejandro Hernández manifestó: "Hasta el rabo todo es toro. Lo que vamos a aprobar es la tramitación. Se les ha trasladado un documento de peticiones, que seguiremos negociando".

Está por ver lo que el Gobierno le compra al PSOE, pero después de esta votación, con el apoyo de Vox a la tramitación, no parece que Moreno vaya a tener problemas para sacarla adelante. El voto final del PSOE dependerá de los acuerdos a los que se lleguen.

"En el caso del PSOE es muy sencillo. Compartimos una parte de la norma, pero queremos mejoras en el texto en otra parte, sobre todo, lo relacionado con temas de sostenibilidad. Queremos trabajar para mejorar la norma", dijo Espadas, a quien no le importó aparecer del lado del Gobierno junto a Vox a la hora de permitir que se tramitase la ley. "Lo que vote, no vote o proponga otro partido político es cuestión suya", dijo.

La portavoz parlamentaria, Ángeles Férriz, dijo que el PSOE de Andalucía es "un partido que viene a construir" y que tiene la "filosofía" de "ayudar a leyes que mejoren la situación de los andaluces", según recoge Europa Press. El diputado Gerardo Sánchez, habló de "equilibrio" en la aplicación de la ley.

Urbanismo salvaje

Para Inma Nieto, portavoz de Unidas Podemos por Andalucía, con esta ley, "un alcalde no puede impedir una gran superficie ni una casa de apuestas, ni que un olivar tradicional se transforme en superintensivo. Esto abre la espita de un urbanismo salvaje por el que Andalucía ya ha pagado un alto coste. Esconden una concepción nostálgica de un urbanismo que ha hecho muchísimo daño". Nieto recurrió al proyecto de Barbate que "para meter un campo de golf van a arrasar 240 hectáreas forestales: ¿Para qué? El problema de Barbate es noviembre, diciembre, no es julio y agosto. No necesitan más apartamentos par albergar a más gente a la vez, hay un problema de agua. Eso no es sostenibilidad, revolución verde no son campos de golf". "Es un proyecto lesivo para el interés general y vuelve a las andadas en lo especulativo", remachó Nieto.

La portavoz de Unidas Podemos también insto al PSOE a reflexionar. "El diagnóstico que hicieron con respecto a su proyecto de ley cuando valoraron respaldar esta enmienda a la totalidad era el correcto. Se involucionan 25 años con esta ley y lo saben. Se enfadaban, antes de las primarias, de no haber sido su grupo el que presentara la enmienda a la totalidad. Todo eso ha cambiado. Tenemos máximo respeto a su táctica, pero el texto es el mismo, el diagnóstico anterior era el correcto y Vox ya tiene un acuerdo que aún no conocemos. Nos gustaría que reflexionaran sobre su voto. Una cosa es ser oposición constructiva y otra constructora".

Para Teresa Rodríguez es "lamentable la posición de última hora del PSOE". "Estamos ante una ley que favorece la especualción, el ladrillo y la desregulación del suelo, las. mismas políticas que nos llevaron a la crisis del 2008, un modelo caduco que destruye el patrimonio natural: es el modelo del PSOE de los 90 con el apoyo de Espadas. Supone un urbanismo a la carta, cero sostenbilidad, cero apuesta por las ciudades ecológicas, y por la eficiencia energética. Es una ley clasista, que desregula el centro de las ciudades para las clases más pudientes. Y es una ley que blinda las edificaciones ilegales".

Tanto PP como Ciudadanos rechazaron las críticas de la izquierda: "La prevalencia la tienen siempre los planes de ordenación de recursos naturales", dijo Juan de Dios Sánchez López, de Ciudadanos. "Este proyecto de ley no merece una enmienda a la totalidad"; afirmó Juan Bueno, diputado del PP, quien negó que abra la puerta a los excesos. La consejera de Fomento, Marifrán Carazo (PP), quien defendió la norma, manifestó que "frenar de nuevo esta ley es frenar el desarrollo de Andalucía. No se puede frenar por más tiempo un texto de estas características. España necesita a Andalucía para su recuperación económica".

Más noticias