Público
Público

El movimiento de pensionistas vascos llama a "no bajar la guardia" en el tercer aniversario de su nacimiento 

Este viernes se cumplen tres años del inicio de las movilizaciones en Euskadi, donde cobraron especial relevancia. Desde entonces han protagonizado un amplio número de protestas, ahora centradas también en la situación de las residencias.

Pensionistas vascos
Pensionistas vascos en una imagen de archivo. Miguel Toña / EFE

Al principio hubo pancartas y miradas cómplices. Luego llegaron las manifestaciones gigantes. Después apareció una pandemia que los obligó a recluirse en casa. Hoy, el movimiento de pensionistas vascos vuelve a estar en la calle, mascarilla y distancia social mediante, para mantener vivo el reclamo de unas pensiones dignas junto a otra reivindicación: garantizar una atención de calidad en las residencias, focos habituales de coronavirus.

Todo empezó hace exactamente tres años. Un 15 de enero de 2018, los pensionistas salían por primera vez a la calle para denunciar el ínfimo aumento de 0,25% que les había anunciado vía carta la entonces ministra Fátima Báñez (PP). Entonces Mariano Rajoy era presidente, el PSOE oposición y nadie hubiese imaginado que España, en cuestión de dos años y dos meses, se vería inmersa en una pandemia global.

La marea pensionista vasca se hizo fuerte cada lunes, con las concentraciones realizadas en los ayuntamientos de un amplio número de localidades. También cogió dimensión con las impresionantes manifestaciones que desbordaron las calles de Bilbao. Entonces la marea se convirtió en motor y modelo de otros colectivos de pensionistas a lo largo y ancho del Estado.

"Llevábamos varios años con las pensiones congeladas o con la mísera subida del 0,25%. Era tal el cabreo y hartazgo de la gran mayoría del mundo pensionista, que de un modo un tanto espontáneo y sin coordinación, decenas de millares de hombres y mujeres pensionistas salieron a las calles el 15 de
enero del año 2018 en Hego Euskal Herria (Euskadi y Navarra) y en otros pueblos del resto del Estado", señala el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia (MPB) en su último boletín.

En ese documento, admite que "era difícil pensar o prever que aquel inicio del movimiento de pensionistas pudiera prolongarse y consolidarse como se ha hecho, de un modo especial en Hego Euskal Herria. Son ya tres años, dentro
de 6 días, en que venimos concentrándonos todos los lunes, sin práctica interrupción en las cuatro capitales y en unos 70 pueblos de toda la geografía vasca, o vasco-navarra". "Hemos llevado a cabo múltiples manifestaciones de pueblos, comarcales y provinciales", subraya. A ese listado de hitos se suma incluso la huelga general celebrada el 30 de enero de 2020 en Euskadi y Navarra en defensa de unas pensiones dignas.  

La llegada de la pandemia les obligó a suspender las concentraciones de los lunes y, al mismo tiempo, hizo que el movimiento centrase sus preocupaciones en la dramática situación que se vivía en las residencias. "Las reivindicaciones que ya manejábamos en relación a la situación de las residencias y los servicios sociosanitarios, donde veíamos problemas estructurales, se acentuaron a raíz de la pandemia y forman parte de la actividad cotidiana que llevamos a cabo", señala a Público Jon Fano, uno de los rostros más conocidos del MPB.

"Cuando llegó la pandemia del Covid-19, a inicios del año pasado, tomamos aún más conciencia de la enorme importancia de la sanidad y de los cuidados, en especial para las personas mayores y dependientes en las residencias y otros centros sociosanitarios", señala precisamente el balance publicado por ese movimiento en su último boletín.

En tal sentido, el movimiento de pensionistas advierte ahora sobre "la excusa o coartada de las élites económicas y políticas" en torno a los problemas generados por la pandemia para imponer "medidas y recortes en pensiones y otros derechos". Por ello, sostiene que la plataforma no debe "bajar la guardia" ni dejar de lado sus protestas y movilizaciones. "Al contrario, tenemos que multiplicarlas buscando que sean unitarias y plurales, condición importante para que sean masivas", apuntan.

Residencias públicas

En tal sentido, Fano sostiene que entre las reivindicaciones centrales del MPB figura "multiplicar los servicios de prevención y atención de todas las personas residentes, incluidas las plantillas", así como "publificar" los servicios sociosanitarios, "incluidas las residencias concertadas". Reclaman además que se "aceleren y universalicen" las vacunaciones contra el coronavirus y que se elimine el copago sanitario, así como la gratuidad de las mascarillas.

Con esas consignas sobre la mesa, el movimiento de pensionistas tiene previsto realizar una concentración el próximo día 25 ante el Parlamento Vasco, donde harán llegar "a los partidos del gobierno y a todos los grupos políticos parlamentarios" sus críticas hacia los Presupuestos del Ejecutivo autonómico. Asimismo, el 13 de febrero impulsarán "un día de movilización más fuerte y general", para lo que buscarán "el apoyo o coparticipación de los sindicatos y otros colectivos sociales". Tres años después, la batalla continúa. 

Más noticias